Vuelta al cole para los espartanos

Llegaba el mes de marzo y la crisis estallaba, el bicho (Covid 19) lo paraba todo, y el fútbol no iba a ser menos. Eso afectaba de lleno a los espartanos, que venían desarrollando una temporada de ensueño, siempre en los lugares de privilegio de su grupo, y con una exitosa participación en el campeonato de España, Copa S.M. El Rey, donde estuvo a punto de dejar en la cuneta a todo un primera división como el Real Valladolid. Pero la crisis va remitiendo y el fútbol vuelve poco a poco a su normalidad.

Mes de Marzo del 2020, estalla la crisis del bicho (Covid 19), y todo se frena de repente. La salud evidencia que siempre es lo primero, por delante de cualquier otra motivación u evento de la vida del ser humano. Poco a poco veíamos cómo se iban sucediendo los hechos: primero se daba por suspendidas una serie de jornadas ligueras, para posteriormente dar por finalizada la temporada regular.

Esto conllevaba una serie de rumorologías alrededor de cómo finalizar la temporada 2019-2020, pues la LFP obliga a promocionar a cuatro equipos. Esto ha sacado a la luz la gran necesidad de reforma que necesita la categoría de bronce del fútbol patrio (una reforma que se llevará a cabo dentro de dos años), y lo difícil que resulta hacer coincidir los intereses de todos los clubes que la conforman.

Vaya por delante, que para este humilde escriba la resolución más justa hubiera sido terminar la liga regular sobre el verde, pero como esto no ha sido posible, y una vez examinada todas las circunstancias creo que la decisión de la RFEF es totalmente acertada, (esto es una disputa de un play-off exprés entre los 16 equipos clasificados).

Desde el punto de vista de los espartanos, el parón llegó en un mal momento, pues solo una semana antes el equipo del “capitán” Cubillo transcurría en los más alto de la clasificación (lo que le hubiera proporcionado la oportunidad de ascender en 90 minutos). Pero por el contrario, parece que el parón le puede acabar beneficiando, pues en los últimos partidos se vio a los espartanos algo más espesos. Además, sus tres flamantes fichajes invernales parecían necesarios de un tiempo de acople, que no se veía factible durante el desarrollo de la temporada regular.

Teniendo en cuenta que la disputa de los tres encuentros decisivos por el ascenso a la liga de plata del fútbol patrio se disputará a finales de julio, y que los espartanos ya han vuelto al “cole”, se ve cada vez más cerca el sueño de toda una ciudad, que ansía volver a tener fútbol profesional en el fortín del Antonio Lorenzo Cuevas.

Así pues los espartanos tienen por delante dos meses para preparar una semana donde se jugará el futuro del club.

Imagen: Cortesía del Departamento de Prensa del Marbella FC.