Tomas Vaclik, Jesús Navas y Éver Banega ya saben lo que es jugar ante el Slavia de Praga

El Sevilla FC volverá a la acción en la UEFA Europa League, enfrentándose en la ida de los octavos de final al Slavia de Praga. Un duro contrincante, ante el que el conjunto nervionense tratará de obtener un resultado positivo para llegar en buena situación a la vuelta en la República Checa. Por ello, será necesario que todos y cada uno de los jugadores que alinee Pablo Machín este jueves ofrezcan su mejor versión.

Lo cierto es que el Slavia de Praga no es un adversario demasiado conocido por parte de los miembros que integran la plantilla del Sevilla FC. A pesar de ello, Pablo Machín cuenta a su disposición con tres futbolistas que ya saben lo que es medirse al combativo cuadro checo. Son los casos de Tomas Vaclik, Jesús Navas y Éver Banega. Tres jugadores que tratarán de aportar esta experiencia previa para que su equipo obtenga un resultado satisfactorio.

Tomas Vaclik es, de todos los jugadores del Sevilla FC, quien más veces se ha tenido que enfrentar al Slavia de Praga. No en vano, el guardián de la meta nervionense ha vivido seis duelos ante los checos. Todos ellos, durante su etapa en el campeonato de la República Checa: lo hizo jugando para el Viktoria Zizkov (un duelo) y el Sparta de Praga (cinco partidos). Obtuvo un bagaje positivo: cuatro triunfos, un empate y una derrota.

Por su parte, Jesús Navas puede presumir de ser el único superviviente de los dos primeros duelos entre Sevilla FC y Slavia de Praga. Duelos que se disputaron en el marco de la fase de grupos de la UEFA Champions League de la temporada 2007-2008, en los que el palaciego aportó su granito de arena para que los sevillistas consiguieran la victoria: 4-2 en el primer choque y 0-3 en el segundo. En ambos encuentros, formó parte del once titular nervionense.

Éver Banega también sabe lo que es enfrentarse al Slavia de Praga. Un rival al que se midió en su etapa en el Valencia CF, en partido correspondiente a la fase de grupos de la UEFA Europa League de la temporada 2009-2010. En Mestalla, los dos equipos acabaron firmando las tablas: el argentino comenzó en el banquillo, entrando en acción a partir del minuto 77 de juego.