Rueda de prensa de Diego Martínez previa RCD Mallorca – Granada CF

El entrenador del Granada, Diego Martínez, compareció ante los medios de comunicación a través de una rueda de prensa telemática con motivo del choque de la penúltima jornada de LaLiga Santander, en el que su equipo viajará hasta Mallorca. Supondrá el último desplazamiento de la temporada, y el conjunto rojiblanco apurará sus últimas opciones europeas en el mismo estado donde logró el ascenso a la máxima categoría la temporada pasada.

“Es verdad que Mallorca siempre será especial para este club, este grupo de jugadores y este cuerpo técnico. Quién nos iba a decir que trece meses después estaríamos en una situación tan buena y tan positiva. Pero, los sentimentalismos y la nostalgia no ayudan a competir. Disputaremos un partido muy complejo, de todo por el todo, ante un rival que se juega la permanencia, por lo que necesitaremos lo mejor del equipo, y sobre todo la mejor adaptación posible a estas circunstancias tan especiales que nos toca vivir para poder competir y ganar mañana” afirmó el técnico.

El gallego habló sobre su rival de mañana de la siguiente forma: “el Mallorca me ha gustado mucho durante el año, ha mantenido sus señas de identidad y siempre le ha puesto las cosas muy difíciles a los rivales. Al final, sabemos que los partidos en Primera División se determinan por aciertos y detalles que, en momento, no le han favorecido. En esta categoría, cualquier error te puede provocar un gol en contra, y tenemos que hacer muchas cosas bien durante los partidos para poder ganar, pero es un equipo muy reconocible y competitivo”.

Físicamente, aseguró que la plantilla llega “aprovechando cada segundo para coger aire y recuperar, y ya no es sólo una cuestión física, sino también un desgaste mental. La alineación y los cambios estarán muy condicionados por las sensaciones de fatiga. Estamos viviendo un momento único e histórico, y queremos seguir en esa línea de ambición, de juego y de transmitir, pero está siendo muy complejo el poder llegar en plenitud de condiciones”.

Una de las preguntas estuvo relacionada al estado del delantero Roberto Soldado, a lo que el preparador contestó que “está bien, y lo que intentamos es tomar las mejores decisiones para el equipo y para el jugador”.

De cara a poder alcanzar el sueño europeo, Diego Martínez comentó que “hay tantas posibilidades y combinaciones que, la única cuenta que nos vale e interesa, es ganar en Mallorca para hacer nuestro camino. Y, cuando pite el árbitro el final del partido ante el Athletic, miraremos el casillero. La matrícula de honor la tenemos, y ojalá sea con 56 puntos, porque es lo que queremos, sumar los tres de mañana y los tres del domingo”.

También habló sobre el tema de los cinco cambios por partido, aunque el deseo del técnico, valga la ironía, sería “que nos dejen hacer 20 cambios en lugar de cinco, porque ahora mismo está hablando mi piloto automático y la fatiga general de mi equipo y mía. Vamos a acabar la temporada paso a paso, estamos todos bien, y podemos afrontar un partido más, pero ahora mismo nos tendrían que dejar hacer los cambios como en baloncesto o balonmano”.

En cuanto a los continuos halagos que está recibiendo el Granada, sobre todo desde el duelo ante el Real Madrid, el vigués afirmó que “los entrenadores dependemos de los equipos, y cuando un equipo lo hace bien, evidentemente todos salimos en ese sentido reforzados. Pero, creo que también hemos recibido críticas, y tanto en el caso de las negativas como de las positivas, hemos sabido convivir con ellas con naturalidad, y las hemos llevado centrándonos en nosotros mismos”.

Cabe recordar que el Mallorca llega a la jornada de mañana con un match ball, y en caso de victoria nazarí, los baleares serían equipo de Segunda División: “Sé que son un equipo muy competitivo, con un gran entrenador y jugadores desequilibrantes, y eso es el Mallorca. Va a ser un partido muy complicado, no sólo por la necesidad de puntuación, sino porque es un equipo que siempre le ha puesto las cosas muy difíciles a sus rivales, y será uno de los que más exigencia requiera”.

El míster rojiblanco quiso hacer alusión a una frase del técnico del Baskonia Dusko Ivanovic: “la nostalgia y la esperanza son dos grandes criminales del presente, así que lo más importante es focalizarse en el presente. Presente, Mallorca, y a disfrutar este momento”.

Se refirió a las largas ausencias de jugadores como Monotoro o Quini durante la temporada como “sería injusto para los jugadores si pensara en qué hubiera sido del equipo con ellos a lo largo del año. Está claro que me hubiese encantado haber contado con ellos, pero intento adaptarme a lo que tenemos, y a eso tenemos que darle la mayor confianza. La temporada pasada Montoro jugó 38 partidos, y en esta esa posición ha estado lastrada, pero eso es el fútbol”.

Por último, se mostró optimista de cara a este final de temporada: “Queda menos, hay que seguir luchando y disfrutando en modo positivo, que estamos viviendo cosas muy bonitas. El fútbol pasa, y luego no vuelve, así que tenemos que disfrutarlo todos porque nos lo merecemos”.