Rueda de prensa de Diego Martínez post partido RCD Mallorca 1 – 2 Granada CF

Diego Martínez, entrenador del Granada CF, compareció ante los medios de comunicación en la rueda de prensa realizada de forma virtual tras la importantísima victoria de su equipo en el Visit Estadi Mallorca, que le valdrá para tener muchas posibilidades para lograr el pase europeo en la última jornada por primera vez en su historia.

En primer lugar, el técnico quiso mandar un mensaje a su rival, que con esa derrota certificó su descenso matemático: “lo sentimos mucho por el RCD Mallorca”.

Los tres puntos llegaron al lograr la segunda remontada tras la reanudación del campeonato, aunque es un hecho que a los demás equipos les está constando mucho conseguir, el darle la vuelta a un marcador adverso, sobre todo por la fatiga física. “Este equipo cree en lo que hace, tenemos organización y deseo de ganar, pero estamos justos y extenuados. Antes de comenzar el partido los restos de cansancio y fatiga ya eran evidentes, y eso condicionó la alineación. Sin embargo, el detalle de haber remontado dos veces en esta etapa post confinamiento es algo espectacular. Es para darle la enhorabuena al equipo por su creencia y fuerza mental, algo que siempre hemos destacado. Espero que siga así durante mucho tiempo, porque es lo que nos ha traído hasta aquí” aseguró el técnico.

“Fue un partido muy difícil y complicado, pero afortunadamente sacamos tres puntos que se han logrado desde el corazón” afirmó.

De cara al próximo choque histórico ante el Athletic, el vigués declaró que “Quién nos iba a decir hace un año que estaríamos en esta situación, con opciones de ponernos incluso sextos. En sí mismo, esto ya tiene un mérito tremendo. Quiero agradecérselo a todos los jugadores, porque cuando llega con 53 puntos a falta de una jornada con los grandes rivales que tenemos, demuestra que es un gran vestuario y una plantilla para quitarse el sombrero”.

También habló sobre la curiosa situación de Ángel Montoro, asistente en el segundo gol, cuando saltó al campo, y es que el centrocampista ya tenía una amarilla que vio estando en el banquillo: “Fede Vico no aguantaba más sobre el campo, pensamos que tendríamos espacios y que necesitábamos a alguien que lo organizara. Montoro, desgraciadamente, tenía ese hándicap, pero es un riesgo que teníamos que asumir. Hoy ha salido bien, y creo que pocos analistas, con todo el fútbol que se está viendo ahora, son conscientes de la dificultad que estamos teniendo para configurar los onces y afrontar los partidos, y las decisiones tenemos que tomarlas antes. Todo tiene que ver con el gran esfuerzo de los jugadores y la creencia que estamos teniendo”.

Por último, se refirió a la ocasión histórica de entrar en Europa League, y cómo lo afrontará el equipo: “no hay tiempo para pensar en nada. Tenemos que recuperarnos como podamos, pero el domingo estamos ante un partido para disfrutar, competir y dejarnos el alma una vez más. Queremos disfrutar de llegar a esa última jornada en esta situación extraordinaria, aunque se me queda corto este adjetivo”.