Pedro Morilla, quinto técnico de un filial que da el salto al primer equipo este curso en la Liga 1,2,3

De aquí a la finalización de la temporada, Pedro Morilla asumirá las riendas del Granada CF. El técnico sevillano debutará en la categoría de plata del fútbol español, después de que su buena labor al mando del filial nazarí le haya valido ahora para dar el salto al primer equipo. Un conjunto con el que tratará de pelear por el ascenso a Primera División: sin lugar a dudas, un objetivo atractivo a la par que complicado.

Los clubes de la Liga 1,2,3, parecen haberse acostumbrado a buscar en casa las soluciones que necesitan tras relevar a un entrenador de su banquillo. No en vano, el Granada CF se ha convertido en el quinto equipo que promociona al técnico de su filial tras haber optado por la drástica decisión de una destitución. Con anterioridad, tomaron esta decisión clubes como Gimnàstic de Tarragona, UD Almería, Córdoba CF y Lorca FC.

El Gimnàstic de Tarragona fue el primer club de la Liga 1,2,3 en darle la alternativa al técnico de su filial tras la destitución del entrenador del primer equipo. Así, tras la disputa de la cuarta jornada, la entidad tarraconense anunció la destitución de Lluís Carreras y la llegada a su banquillo de Rodri. Un técnico que, hasta el momento, se había desempeñado en el Pobla de Mafumet, del Grupo V de Tercera División. No tuvo fortuna en el banquillo grana, pues fue cesado tras 20 partidos: su saldo fue de ocho triunfos, tres empates y nueve derrotas.

Más breve resultó la etapa de Fran Fernández en el banquillo de la UD Almería. El técnico del filial fue el elegido por la directiva almeriense para sustituir a Luis Miguel Ramis mientras se contrataba a otro entrenador: finalmente, el elegido fue Lucas Alcaraz. Pese a ello, al entrenador del segundo equipo unionista le dio tiempo de dirigir un partido en la Liga 1,2,3: el correspondiente a la jornada 15, saldado con victoria por 3-0 ante el Real Zaragoza.

Tras la disputa de la decimoctava jornada, el Córdoba CF prescindió de los servicios de Juan Merino como técnico del primer equipo. Fue entonces cuando miró al filial, eligiendo a Jorge Romero para tratar de reconducir la difícil situación clasificatoria en la Liga 1,2,3. Este entrenador se mantuvo en el primer equipo blanquiverde durante nueve partidos, cosechando dos victorias, un empate y seis derrotas.

Hasta el momento, el último entrenador de un filial de la Liga 1,2,3 que se sentó en el banquillo del primer equipo había sido Jorge Pérez. El vasco asumió las riendas del Lorca FC durante un encuentro, sirviendo de puente entre la destitución de Curro Torres y la llegada de Fabri González. Fue en la vigésima jornada, ante CA Osasuna: un rival que acabó venciendo en su visita al estadio Artés Carrasco por 0-1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.