Pedro Bazán, el goleador insaciable del CD Málaga

Uno de los jugadores más destacados en los primeros éxitos del CD Málaga fue Pedro Bazán Romero (La Algaba, 26-03-1922). El atacante dejó huella en el conjunto malacitano, siendo protagonista de importantes éxitos gracias a sus goles y a su desparpajo en ataque. Cualidades que le llevaron a vivir los primeros ascensos de la historia del club boquerón a la máxima categoría del fútbol español e, incluso, a jugar con la selección española “B” estando en la categoría de plata.

Los primeros pasos de su carrera deportiva estuvieron en equipos de categorías inferiores del fútbol español. Tras iniciarse en el Colegio Salesianos, pasó posteriormente por el Sevilla FC amateur y por el Sparta Sevilla. En la temporada 1943-1944 recaló en el Hércules Cádiz, para una campaña más tarde dar el salto a la SO Olímpica Jaén. En este conjunto permaneció dos temporadas y media en Tercera División, dejando su sello como goleador.

A mediados de la temporada 1946-1947, con 24 años, Pedro Bazán dio el salto a Segunda División de la mano del CD Málaga. Sus buenas actuaciones en el combinado jiennense llamaron la atención del conjunto blanquiazul, en el que empezó a dar muestras de su interesante olfato goleador. No en vano, en los 12 encuentros que disputó en el campeonato liguero, acabó anotando seis goles.

Unas prestaciones que Pedro Bazán incrementaría notablemente de cara a la temporada siguiente. No en vano, acabó marcando la friolera de 29 goles en 26 partidos con el CD Málaga. Cifras que, sin embargo, no bastaron para que el equipo pudiera lograr el ascenso a la máxima categoría, al finalizar la temporada en cuarta posición. Pese a ello, fue un curso en el que el delantero andaluz hizo historia, protagonizando una brillantísima actuación ante Hércules CF en la decimocuarta jornada.

Aquel duelo se saldó con una contundente victoria para el CD Málaga: 9-2. Los nueve goles del partido llevaron su firma. Así, Pedro Bazán se convirtió en una pesadilla tanto para la zaga alicantina como para su portero, Cosme. Este, se vio obligado a recoger el balón del fondo de sus redes tras ser batido por nuestro protagonista en los minutos 9, 13, 48, 51, 65, 69, 75, 78 y 83 de juego.

También resultó brillante su desempeño ofensivo en la temporada 1948-1949, en la que Pedro Bazán volvió a rebasar la veintena anotadora: festejó hasta 26 goles en 25 partidos. Registros que lo auparon a lo más alto de la lista de realizadores de la categoría de plata y que fueron decisivas para que el CD Málaga acabara logrando el primer ascenso a la máxima categoría de su historia. El conjunto boquerón finalizó el campeonato en segunda posición, empatado a puntos con el líder, la Real Sociedad.

De este modo, el algabeño debutó en Primera División en la temporada 1949-1950: anotó cinco goles en 27 partidos. Sus cifras mejoraron de cara al curso siguiente, en el que sin embargo el CD Málaga acabó perdiendo la categoría. Logró 14 tantos en 28 partidos: fueron sus mejores guarismos en la élite de nuestro fútbol defendiendo los colores malaguistas.

El regreso a Segunda División de Pedro Bazán resultó breve, pues en la temporada 1951-1952 el CD Málaga logró el título en la división de plata. Mucha culpa de ello la tuvo este delantero, que marcó la friolera de 25 goles en 27 encuentros. Igual de breve fue su segunda aventura en Primera División: al término del curso 1952-1953 el cuadro boquerón acabó descendiendo. Una campaña positiva para él en lo que a cifras respecta, puesto que logró 12 goles en 26 partidos. Su última aventura en La Rosaleda estuvo en el curso 1953-1954, en el que anotó 17 goles en Segunda División.

Tras haber dejado huella en el CD Málaga, Pedro Bazán cambió de aires en la temporada 1954-1955, en la que se comprometió con el RC Deportivo. Tres fueron las temporadas que este futbolista permaneció en el conjunto coruñés, siempre en Primera División. Como deportivista, logró 30 goles en la competición liguera: 14 en la temporada 1954-1955, 11 en la temporada 1955-1956 y cinco en la temporada 1956-1957.

Asimismo, en el año 1949 tuvo la oportunidad de jugar un partido con la selección española “B”. Fue ante Portugal, en Riazor: un encuentro en el que el combinado español pudo vencer a los portugueses por 5-2 y en el que Pedro Bazán dejó su sello anotador. Y es que logró anotar una diana, batiendo a Capela en el minuto 35.

Deja un comentario