Pablo Sarabia sufrió la segunda expulsión de su carrera en Primera División

Pablo Sarabia fue uno de los protagonistas de la derrota que sufrió el Sevilla FC en su visita al CD Leganés, en la vigésimo novena jornada de la Liga Santander. El mediocampista madrileño no pudo brillar como ha acostumbrado a su afición esta temporada, terminando el duelo antes de lo previsto. No en vano, acabó siendo expulsado del terreno de juego en el minuto 84 por doble amonestación.

Alberola Rojas, árbitro de la contienda, mostró la roja por doble amarilla al mediocampista sevillista a seis minutos para la conclusión del encuentro. El colegiado manchego amonestó por primera ocasión a Pablo Sarabia en el minuto 74, por “derribar a un contrario en la disputa del balón”. Apenas 10 minutos más tarde volvió a amonestar al talentoso futbolista del Sevilla FC, por “dar una patada a un contrario en la disputa del balón”.

Una expulsión que supone la primera que sufre Pablo Sarabia desde que recalara el curso pasado en la disciplina del Sevilla FC. Sin embargo, no se trata de la primera ocasión en su carrera en la que se ve obligado a abandonar un partido antes de lo previsto. Y es que, en su etapa en el Getafe CF, el mediocampista madrileño ya fue expulsado en una ocasión.

Sucedió en la temporada que marcó su debut en la máxima categoría del fútbol español, la 2011-2012. Una campaña en la que jugó en las filas del Getafe CF, donde tuvo un rol bastante secundario: 19 partidos ligueros, manteniéndose durante 916 minutos en activo. La despedida de aquel curso no fue positiva para Pablo Sarabia, que acabó siendo expulsado en la última jornada ante el Real Zaragoza.

El partido, celebrado en el Coliseum Alfonso Pérez, se saldó con derrota getafense por 0-2 ante los maños. Un duelo muy accidentado para el equipo madrileño, que vio cómo Teixeira Vitienes expulsaba a dos de sus jugadores: el primero de ellos, Pablo Sarabia, por doble amarilla. En el minuto 25 vio la primera amonestación, por “encararse con un contrario sin llegar al insulto ni a la amenaza”. Acto seguido, el juez de la contienda volvió a amonestarlo, por “aplaudir una decisión mia con ánimo de mofa, después de haber sido amonestado por otro motivo”.