Pablo Blanco, uno de los mitos del Sevilla FC

Pablo José Blanco Blanco (Sevilla, 15-12-1951) tiene un lugar especial en la historia del Sevilla FC. Un conjunto en el que este futbolista desarrolló la totalidad de su trayectoria deportiva, llegando a ser hasta hace bien poco el jugador que más veces defendió la zamarra del club nervionense: un récord que le arrebató, la pasada semana, Jesús Navas. No en vano, durante sus 13 campañas en la disciplina sevillista, llegó a saltar al terreno de juego en 415 compromisos oficiales.

La llegada de Pablo Blanco al Sevilla FC se produjo en edad Juvenil. El futbolista desarrolló sus años formativos en el CD Círculo Don Bosco, hasta que acabó siendo descubierto por Casto Ríos. De este modo, el zaguero recaló en los escalafones inferiores del club nervionense, donde pasó por el equipo Juvenil y también por el Sevilla Atlético. Sus buenas actuaciones en la cantera sevillista le valieron para dar el salto al primer equipo con apenas 20, en la temporada 1971-1972.

Su estreno con el Sevilla FC se produjo en la vigésimo cuarta jornada de la temporada 1971-1972, en El Molinón. Un escenario al que el cuadro nervionense acudió para medirse al Real Sporting de Gijón, que logró la victoria tras imponerse por 1-0. En aquel duelo, Pablo Blanco fue alineado de inicio por Guillamón, si bien no completó los 90 minutos de juego: terminó siendo sustituido por Eloy a la hora de juego.

Aquel encuentro en el feudo sportinguista supuso el pistoletazo de salida de la brillante trayectoria de Pablo Blanco en el Sevilla FC. En aquella campaña 1971-1972, el zaguero disputaría otros cuatro encuentros con el equipo de sus amores: ante Real Betis (en la jornada 26), Valencia CF (en la jornada 30), Granada CF (en la jornada 32) y RC Deportivo (en la jornada 33). Una campaña que se saldó negativamente para el conjunto andaluz, que sufrió el descenso a Segunda División tras finalizar en decimosexta posición, a dos puntos de la permanencia.

Durante tres campañas, Pablo Blanco compitió con el Sevilla FC en la categoría de plata del fútbol español. En la temporada 1971-1972, disputó 26 encuentros y anotó un gol: aquella campaña, el equipo se quedó en cuarta posición. Un curso más tarde afrontó 35 encuentros ligueros, marcando otro tanto. Mucho mejor resultó la temporada 1974-1975, en la que logró el ascenso con el equipo sevillano al finalizar en tercera posición. Su contribución a dicho hito fue importantísima, ya que disputó 35 partidos y anotó cuatro goles.

De este modo, volvió a jugar en la máxima categoría en la temporada 1975-1976, contribuyendo en los años siguientes a que el equipo se asentara en Primera División. Todo ello, jugando un papel muy importante: no en vano, siempre disputó un mínimo de 20 partidos con los sevillistas. El curso 1977-1978 fue el que más partidos acumuló: un total de 30 compromisos ligueros; por el contrario, la campaña con menor participación de Pablo Blanco fue la de su retirada, la 1983-1984: un curso en el que disputó 20 encuentros.

Antes de colgar las botas, Pablo Blanco tuvo la oportunidad de jugar en competición europea con el equipo de sus amores. Un hito que consiguió en dos ocasiones: en los cursos 1982-1983 y 1983-1984, disputando en ambos casos la Copa de la UEFA. En la primera campaña, disputó un total de seis compromisos en este certamen europeo, en el que el Sevilla FC fue eliminado en octavos de final por el Kaiserslautern; en la segunda, jugó un encuentro en la competición continental, en la que su equipo cayó en la primera ronda ante el Sporting de Lisboa.

Tras una brillante andadura en el Sevilla FC, Pablo Blanco decidió colgar las botas en la temporada 1983-1984. En reconocimiento de sus méritos sobre el terreno de juego, el club le organizó un partido de homenaje ante el Ferencvaros FC de Hungría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.