Nicolás Olivera: El fútbol y el reggae del Parque Rodó que encantó Sevilla

 

Andrés Nicolás Olivera (30/05/1978). Sus inicios fueron en el club del Parque Rodó de Montevideo, el Defensor Sporting Club. Precisamente en el año 1995 debutó en Primera División  a los 17 años. Inteligente, virtuoso y dueño de una calidad diferenciada para el fútbol uruguayo, rápidamente destacó en el club violeta.

Llegó a Sevilla en diciembre de 1998 cedido a préstamo por el Valencia CF, para jugar el restante de la temporada. El club andaluz se hizo con la opción de compra del jugador uruguayo y el resto de la historia ya es conocida y la repasamos a continuación.

Hace 20 años aproximadamente, el Nico bailaba al ritmo de Bob Marley en las canchas españolas principalmente en Sevilla. Su juego dinámico, creativo, sus destellos de calidad, pero sin dudas su carisma, simpatía y humildad, hicieron de Nicolás Olivera un jugador querido por toda la afición.

En la segunda mitad de la temporada 1998/1999, Nicolás Olivera entró en campo en 22 oportunidades, jugando un total de 1476 minutos, convirtiendo 5 tantos. En la temporada siguiente, a pesar de tener un buen rendimiento, el equipo del Sevilla FC perdió la categoría.

Sin embargo, como todo en la vida, a base de convicción, esfuerzo y “positive vibration”, en la temporada 2000/2001 con tan solo 22 años, la joya del Parque Rodó tuvo uno de sus mejores años en Sevilla, logrando el ascenso a la Primera División y consagrándose campeón. A modo personal, el delantero uruguayo sacudió las redes 16 veces en la temporada, siendo pieza fundamental para el equipo andaluz.

En las cuatro temporadas que Nicolás Olivera estuvo en el Sevilla FC, jugó una totalidad de 100 partidos, anotando 31 goles. Su fútbol, su juego, su alegría, su humildad dentro y fuera de la cancha, lo convierten  en un histórico del club hispalense, un jugador querido y recordado por la afición.

Luego de su pasaje por el Real Valladolid, el delantero uruguayo retornó a Andalucía en la temporada 2003/2004 para vestir la casaca del Córdoba CF. Como de costumbre, sus goles se hicieron presente y Nico quedó como el segundo máximo anotador del equipo en la temporada.

Nicolás Olivera dejó su marca en tierras andaluzas, su ritmo hizo vibrar a la afición de Sevilla FC y Córdoba CF, dejando en la memoria de estos, sus goles y su habitual y carismático festejo.