Marbella FC: ¿Por qué no responde la afición?

Vamos a hacernos una pregunta , que parece no tener una respuesta sencilla. La cuestión es evidente, ¿por qué no responde la afición del Marbella FC?

Pues bien, la respuesta como ya hemos podido desgranar en el párrafo anterior, no es sencilla, para empezar vamos a intentar explicar a groso modo la historia del fútbol local.

El actual Marbella FC nace en el año 1997, como consecuencia de la trágica desaparición del histórico Atlético de Marbella. Un club el cual consiguió las mayores cotas conocidas en la ciudad, como fueron aquellas inolvidables cuatro temporadas en la categoría de plata de nuestro fútbol patrio; campañas en las que si no llega a ser por la injerencia política del entonces alcalde de la ciudad y presidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil, muy probablemente se hubiera conseguido jugar en la máxima categoría. Pues bien, después de estas campañas el club fue degenerando en una espiral, que le llevó a vivir el tan amargo trance de la desaparición, hecho por el cual muchos de sus aficionados  no volvieron más por el Municipal.

Otra de las cuestiones que podrían explicar la poca afección de la afición marbellí con su equipo es quizás la dispersión de la población de la ciudad. Y digo esto porque si no, no se explica que la segunda ciudad en población de la provincia de Málaga, con un censo real de 150.000 habitantes (y subiendo), no sea capaz de congregar a mucho más de 3.000 espectadores en las gradas.

Tampoco parece ayudar al crecimiento la falta de proyecto deportivo del actual propietario, de origen ruso, al que todos los aficionados blanquillos le están eternamente agradecidos por salvar hace ahora exactamente cinco años al club de lo que por entonces era una más que probable segunda desaparición, con un equipo hundido en Tercera División y plagado de deudas. El equipo necesita un cambio de rumbo evidente y un proyecto a largo plazo, para conseguir un aumento de la masa social.

El por qué de este artículo, en este momento, es sencillo: ayer se cumplieron exactamente 26 años del único ascenso de este equipo a la Segunda División, y este año pasado parecía que los años de éxito volvían a la Costa del Sol. Sin embargo, de nuevo la falta de proyecto a largo plazo y las salidas tanto del director deportivo, Jorge Rodíguez de Cózar, como del entrenador Fernando Estévez; junto a las dificultades para renovar a piezas importantes de la entidad, pueden dar al traste con una base social importante que se había recuperado en parte esta temporada.

El objetivo del club son los 1.000 abonados. Una cifra que parece ciertamente escasa, pero que dados los acontecimientos acaecidos alrededor de la entidad blanquilla, parecen una quimera digna de cualquier película de ciencia ficción.

Dicho todo esto, este servidor se despide, emplazando a la afición blanquilla a hacerse abonada del club de su ciudad, porque solo así, algún día se podrá hacer honra a un escudo y una ciudad que un día vieron cómo jugadores de la talla de Loren, Leal, Pacheta, Andrés Ramos, o entrenadores de la talla de Ramón Blanco o Sergio Kresic pasearon con orgullo nuestro escudo por los mejores campos de España.