Marbella FC: La Intrahistoria de una venta, ¿fallida?

Corría el mes de marzo del presente año, cuando saltaba la noticia. El presidente del club, Alexander Grinberg, recibía una oferta de compra por parte de un grupo inversor de origen belga (encabezado por el sr. De Vries).

La noticia venía como una bendición sobre unas de por sí maltrechas cuentas de la sociedad.

Para ser correctos en el relato necesitamos remontarnos al mes de septiembre del año 2017: por aquel entonces comenzaba en el seno del club un nuevo proyecto, mucho más austero y con el sustento único y exclusivo en la figura del sr. Grinberg. Pero la historia empezó truncada cuando el presidente fue detenido por un presunto delito de integración en organización delictiva y blanqueo de capitales. De repente en el Marbella FC, un equipo que había estado toda la temporada 2016/2017 coqueteando con los play-offs, saltaba por los aires una operación que descabezaba al club y que creaba una cierta incertidumbre en todo el contexto que rodea al equipo representativo de la ciudad y al club en sí mismo.

En primera instancia, y gracias a la inestimable colaboración del que por otra fuera valedor del Sr. Grinberg en su desembarco en el club, el Sr. Antonio de Coz el, club prosiguió su camino dentro de  un clima de cierta estabilidad, hasta la aparición del grupo inversor del Sr. De Vries.

Un grupo el cual fue anunciado a bombo y platillo por el actual presidente y que en la actualidad tienen un litigio en los tribunales contra el Sr. Grinberg, que impide al presidente poder vender sus acciones.

Sin embargo, este problema judicial no impide que el presidente siga recibiendo ofertas para adquirir la sociedad. Que haya transcendido a la opinión pública, el Sr. Grinberg ha recibido otras dos ofertas más, una vinculada al ex- futbolista y ahora empresario Vinny Samways, y otra vinculada a la figura del Sr. Antonio de Coz.

Como el tema es ya de por sí un poco enrevesado, no vamos a exponer aquí los montantes ofrecidos por dichos grupos o la clase de proyecto que conllevaba la compra del club por parte de alguno de ellos.

Eso sí, a priori , todas parecían ser buenas ofertas tanto para el crecimiento necesario del club, como para el propio Grinberg, el cual se vio obligado a depositar en el juzgado una cantidad muy considerada como fianza, para recuperar su libertad.

Y entonces ustedes pensaran, ¿por qué no ha cambiado de dueño el Marbella FC? La respuesta es compleja pero no cabe duda que el paso por prisión del presidente tiene algo que ver, según el propio Grinberg las cantidades depositadas por el sr. De Vries nunca fueron cobradas y la venta nunca llegó a ejecutarse, las informaciones esgrimían una desconfianza por parte del presidente sobre la procedencia del dinero. De la oferta del grupo encabezado por Samways, la verdad es que nunca más se volvió a saber nada, hasta ahora, en el que parece ser que la oferta sigue en firme y a la espera de una respuesta por parte de Grinberg. Pero si alguien tiene unas ganas “locas” de hacerse con el control de la entidad ese es Antonio de Coz, que a través del grupo inversor sigue tensando la cuerda, estando incluso dispuesto a hacerse con las acciones, no paralizadas por parte del juzgado.

Alexander Grinberg sigue negando la mayor, y por activa o pasiva expone una y otra vez que solo está abierto a una colaboración y nunca a una venta, pero lo que ha quedado notorio es que la desinversión en el club es alarmante. Solo se ha conseguido retener a dos jugadores del año pasado y los fichajes no son los deseados por la gran mayoría de la afición, que refleja su enfado en la poca repercusión que está teniendo la campaña de abonados (que aunque no hay cifras oficiales) parece que son ridículas.

Lo que parece claro es que el culebrón sigue abierto y que ni siquiera el mercado de fichajes, que me permitirán que les diga han remontado el nivel con los dos últimos nombres (Peris y Elías Perez), es capaz de cubrir.