Manuel Chumilla, el jugador con más partidos de la historia del Real Jaén

Manuel Chumilla Nocete (Cabra, 16-01-1969) tiene un hueco reservado en la historia del Real Jaén. Un club en el que el mediocampista desarrolló la práctica totalidad de su trayectoria deportiva (a excepción de dos breves etapas en el Real Valladolid y en el Xerez CD) y en el que ostenta el récord de ser el jugador con más partidos jugados. Además, pudo conseguir cuatro ascensos con los jiennenses: dos a Segunda División B y otros dos a Segunda División.

Su debut con la camiseta del Real Jaén se produjo con apenas 17 años, en la temporada 1986-1987. Una campaña más tarde, Manuel Chumilla consiguió asentarse definitivamente en la primera plantilla del cuadro jiennense, contribuyendo al ascenso del club a Segunda División B. Y es que, en el curso 1987-1988, el equipo logró dar el salto a la división de bronce de nuestro fútbol, tras acabar en lo más alto de la tabla del Grupo IX de Tercera División.

Así las cosas, en la temporada 1988-1989, Manuel Chumilla debutó con el Real Jaén en Segunda División B, si bien no pudo disputar muchos partidos por la realización del servicio militar. Más continuidad tuvo en el curso 1989-1990, en el que no pudo evitar que su equipo descendiera a Tercera División: jugó 24 encuentros, marcando tres goles en la competición liguera.

Fue una breve estancia en el Grupo IX de Tercera División, ya que en esa misma temporada 1990-1991 el Real Jaén consiguió recuperar la categoría perdida. Los jiennenses se clasificaron para la liguilla de ascenso al finalizar en cuarta posición. Ya en la postemporada, acabaron por encima de oponentes como el Écija Balompié, Talavera CF y CP Cacereño.

En las siguientes tres campañas, Manuel Chumilla pudo jugar en Segunda División B con el Real Jaén, siendo decisivo sobre el terreno de juego. Es más, tanto en el curso 1992-1993 como en el 1993-1994 pudo jugar la promoción de ascenso a Segunda División: fases de promoción en la que a su equipo le faltó la fortuna necesaria para acabar dando el salto a la categoría de plata.

Estas buenas actuaciones posibilitaron que, en la temporada 1994-1995 diera el salto a la máxima categoría, recalando en el Real Valladolid. No tuvo suerte en Pucela, donde permaneció inédito. Por ello, en enero regreso al Real Jaén, con el que logró tres goles en 16 partidos y volvió a disputar la promoción de ascenso. Una campaña más tarde, Manuel Chumilla pasó al Xerez CD, jugando 22 encuentros en Segunda División B.

Tras ese breve paréntesis en Chapín, Manuel Chumilla regresó a la disciplina del Real Jaén en la temporada 1996-1997. Una campaña histórica para los jiennenses, que lograron ascender a Segunda División. Durante la fase regular, el mediocampista fue decisivo, logrando nueve goles en 33 partidos. Un rol que también ostento en la postemporada, donde marcó un tanto en cinco encuentros.

La temporada 1997-1998 fue la primera en la que este futbolista jugó en Segunda División. Una campaña saldada con el descenso de los jiennenses a Segunda División B y en la que el mediocampista participó en 28 encuentros. Tan solo dos años más tarde, Manuel Chumilla festejó su segundo ascenso a la categoría de plata con el Real Jaén. Todo ello, tras jugar 33 encuentros y anotar tres goles.

Su segunda estancia en el fútbol profesional fue más prolongada: y es que pudo disfrutar de Segunda División en los cursos 2000-2001 y 2001-2002. En el primero, jugó 25 partidos; en el segundo, participó en 24 duelos ligueros. Tras el descenso del Real Jaén de aquella última campaña en la división de plata, Manuel Chumilla se mantuvo en el club. No obstante, acabó colgando las botas por culpa de las lesiones.