Manolín Cuesta, máximo goleador de la historia del Córdoba CF

Hablar de Manolín Cuesta (Córdoba, 26-02-1950) es hablar de un futbolista con un puesto destacado dentro de la historia del Córdoba CF. Un club en el que dio grandes tardes de fútbol y en el que fue capaz de rebasar la barrera del centenar de goles. La blanquiverde no fue la única camiseta que defendió al máximo nivel en su carrera deportiva, puesto que en la máxima categoría del fútbol español también integró la disciplina del RCD Espanyol.

Su andadura deportiva, sin embargo, no empezó en las filas del Córdoba CF. Tras no haber podido entrar en los escalafones inferiores del Atlético Cordobés, su padre fundó el Séneca CF. Un club en cuyos escalafones inferiores fue progresando hasta llegar al cuadro blanquiverde en edad Juvenil. Posteriormente, pasó por las filas de conjuntos como Iliturgi y Real Jaén. En la temporada 1969-1970, con apenas 19 años, Manolín Cuesta vivió su debut con el primer equipo cordobés.

Fue en la primera jornada del campeonato liguero de Segunda División, visitando al Calvo Sotelo. En Puertollano, Manolín Cuesta ingresó al terreno de juego tras el descanso, ocupando el puesto de Rojas. Aquel encuentro marcó el inicio de su brillante trayectoria deportiva. En la temporada de su debut como blanquiverde, este futbolista tuvo la oportunidad de anotar cuatro dianas en la categoría de plata de nuestro fútbol. Cifras que mejoraría notablemente en el resto de temporadas.

Sin ir más lejos, en la temporada 1970-1971 resultó decisivo para que el Córdoba CF consiguiera el ascenso a la máxima categoría. Se trató, además, de un éxito inesperado, al estar el plantel repleto de jóvenes jugadores cordobeses: el equipo acabó en cuarta posición, obteniendo el último cupo hacia Primera División. Fue una campaña en la que Manolín Cuesta cargó con la responsabilidad ofensiva en la escuadra blanquiverde, marcando un total de 15 tantos en el campeonato liguero.

Tan solo jugó una campaña en Primera División con el Córdoba CF. Y es que los califales acabaron perdiendo la categoría en el curso 1971-1972, al finalizar en decimoséptima posición. Pese al descenso, Manolín Cuesta volvió a brillar con luz propia en el equipo blanquiverde, siendo nuevamente el máximo artillero: anotó nueve dianas durante todo el campeonato. Pese a sus buenas cifras, continuó en las dos siguientes temporadas en este conjunto en Segunda División.

En la temporada 1972-1973, Manolín Cuesta disputó 40 partidos en la categoría de plata, dejando nuevamente clara su impronta goleadora: materializó 17 dianas. Un gol menos consiguió en el curso 1973-1974, en el que puso fin a su primera etapa en el Córdoba CF. Aquella campaña, sin embargo, el extremo estuvo ausente en los últimos compromisos del equipo, puesto que se fraguó su fichaje por el RCD Espanyol. No obstante, tuvo que volver a jugar con los cordobeses en la promoción por la permanencia ante la AD Almería, en la que su equipo logró la permanencia. Una eliminatoria en la que tuvo un papel muy destacado, al marcar en los dos encuentros de la misma.

Así las cosas, a partir del curso 1974-1975, Manolín Cuesta integró la disciplina del RCD Espanyol. Un club en el que se mantuvo durante seis temporadas en la máxima categoría, teniendo un rol más destacado en las cuatro primeras. No en vano, en las dos últimas su participación resultó más marginal, no pudiendo marcar goles en el campeonato liguero en ninguna de ellas. Como jugador periquito, el extremo cordobés disputó un total de 170 compromisos oficiales, anotando 39 dianas.

Su etapa en Sarrià resultó muy destacada para él, puesto que le permitió vivir dos importantes hitos en su carrera. El primero de ellos, ser convocado por Ladislao Kubala con la selección española: fue en el Dinamarca-España valedero para la Eurocopa de 1976, en el que no pudo debutar finalmente. El segundo, fue la participación en la Copa de la UEFA de la temporada 1976-1977. En aquella competición, Manolín Cuesta disputó seis encuentros, consiguiendo un gol: ante el OGC Nice, en la ida de la primera ronda.

En la temporada 1980-1981, este futbolista decidió retornar a un Córdoba CF que se encontraba en dificultades: no en vano, los cordobeses competían en la categoría de bronce del fútbol español. Su regreso resultó triunfal, puesto que Manolín Cuesta fue determinante para que el equipo consiguiera el ascenso a la categoría de plata. Una división en la que jugó por última vez como blanquiverde en el curso 1980-1981, logrando siete dianas en 36 partidos.

No llegó a colgar las botas en el Córdoba CF. Así, Manolín Cuesta vivió sus últimos días vestido de corto en el Rute y el Iliturgi. Tras su retirada, continuó vinculado al mundo del fútbol en el Séneca CF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.