La UB Lebrijana se hizo con el experimentado Juan Carlos Romero

Continúan los movimientos en el seno de la UB Lebrijana, que trabaja en la confección de un plantel experimentado y de garantías para afrontar el curso 2019-2020 en el Grupo X de Tercera División. Una categoría que conoce a la perfección la última incorporación de los lebrijanos: Juan Carlos Romero. Y es que, a lo largo de su trayectoria, ha jugado en esta competición en el Arcos CF y el Conil CF.

Fue a través de una publicación en sus perfiles en redes sociales como la UB Lebrijana se hizo eco de la llegada de este futbolista. “Juan Carlos Romero Cabral, nueva incorporación para nuestro primer equipo, llega procedente del @conilcfoficial Experiencia y veteranía para el centro del campo. Bienvenido Juanca”, indicó al respecto el club.

Tras haber pasado por el Balón de Cádiz, Juan Carlos Romero debutó en el Grupo X de Tercera División en la temporada 2012-2013 con el Arcos CF. Aquella campaña disputó 12 compromisos ligueros, anotando dos dianas. De cara al curso siguiente, el mediocentro pudo participar en otros 15 partidos con los arcenses, siendo titular en nueve de ellos. Mucho más positiva desde el punto de vista personal resultó la temporada 2014-2015, en la que jugó 27 encuentros y anotó un gol.

Un rol importante, que mantuvo en el curso 2015-2016: completó 28 partidos en el Grupo X de Tercera División, logrando dos dianas. Sin duda, la temporada más especial de su etapa en el Arcos CF fue la siguiente, en la que jugó el play-off de ascenso. Entre la fase regular y la postemporada, Juan Carlos Romero afrontó 31 partidos y anotó tres dianas. Su última campaña en el estadio Antonio Barbadillo fue la 2017-2018, manteniéndose en el equipo durante la primera mitad del campeonato.

Fue entonces cuando Juan Carlos Romero cambió de aires, aceptando el reto que suponía jugar en el Conil CF. Con este equipo, el mediocentro ayudó a la consecución del ascenso a Tercera División, jugando 14 partidos y marcando un gol. La pasada campaña, ya en el Grupo X de categoría nacional, jugó 29 partidos para ayudar a que los conileños consiguieran la permanencia.