La segunda amarilla que vio Roque Mesa en El Gran Derbi, sin efectos

Fue una de las acciones que, sin duda, más acabó marcando El Gran Derbi de la tercera jornada de la Liga Santander. En el minuto 65, el extremeño Jesús Gil Manzano tomó la decisión de expulsar a Roque Mesa, dejando al Sevilla FC en inferioridad numérica en el estadio Benito Villamarín. Una amonestación que, sin embargo, ha acabado siendo retirada por el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). De este modo, el canario podrá estar disponible para Pablo Machín para recibir al Getafe CF tras el parón por la fecha FIFA de septiembre.

En este emocionante partido, Roque Mesa fue amonestado en dos ocasiones por el juez de la contienda. La primera de las tarjetas amarillas que el canario vio se produjo en el minuto 44, por “disputar el balón a un contrario de manera temeraria”. Posteriormente, en el minuto 65, Gil Manzano volvió a tomar acciones disciplinarias contra el jugador sevillista, por “interponerse en el avance de un adversario”. Una decisión que obligó al jugador a tomar antes de tiempo el camino hacia el túnel de vestuarios.

Ante esta circunstancia, el Sevilla FC elevó un recurso ante el Comité de Competición de la RFEF, que ha acabado prosperando. De acuerdo con este organismo, el club nervionense alegó que “en relación a la segunda amonestación impuesta al jugador don Roque Mesa Quevedo en el referido encuentro. Considera el club que el acta arbitral refleja un error material manifiesto cuando señala que el futbolista se interpone en el avance de un adversario. Entiende el club que el jugador amonestado no llega a colocarse en el camino del contrario, y que es ese segundo quien cambia de dirección para chocar con el amonestado”.

“Tras el examen y consideración conjunta de las alegaciones formuladas y de la prueba aportada, este Comité entiende que, en efecto, se deduce con evidencia la existencia de un error material manifiesto, único supuesto en el que procede dejar sin efecto las consecuencias disciplinarias de la amonestación impuesta, en aplicación de los artículos 27 y 130 del Código Disciplinario vigente. En efecto, del visionado de las imágenes se observa que el jugador amonestado, si bien se desplaza en dirección del portero rival, no lo hace con tal contundencia como para interpretar que se interpone en su avance. Más bien al contrario, se concluye que es el portero adversario quien se echa encima del jugador amonestado, derribándole. De acuerdo con lo anterior, se estima que existe un error manifiesto en lo reflejado en el acta arbitral. En consecuencia, se estiman las alegaciones formuladas y procede dejar sin efecto la segunda amonestación impuesta y, con ello, las consecuencias disciplinarias que se derivan de la misma”, indicó al respecto el Comité de Competición de la RFEF.

De este modo, Roque Mesa podrá estar a disposición de Pablo Machín para recibir la visita del Getafe CF, en partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga Santander. Una buena noticia para el técnico sevillista, que está depositando bastante confianza en el canario en este arranque de competición.