La reacción del Granada se quedó a las puertas del premio (1-2)

Y llegó el día, el de toda una generación de granadinistas. Un Granada – Real Madrid a falta de tres jornadas (ya dos) con la entidad nazarí jugándose entrar de lleno en competiciones europeas por primera vez en su historia. Sí, la misma temporada en la que llegó a estar a nueve minutos de una semifinal copera. Precisamente, la última vez que el Real Madrid visitó el Nuevo Los Cármenes fue también en una jornada 36, pero de 2017. Y el Granada de aquella ocasión ya estaba descendido matemáticamente, y no dejaba en muy buen lugar al club en cada campo por donde pasaba. Aquel día de mayo sí había público en el feudo del Zaidín, pero los goles que celebraba era de un Madrid jugándose el campeonato liguero (eso no ha cambiado). Un poco distintas hubieran sido las cosas de haberse disputado el choque de hoy con aficionados.

Bien es cierto que la victoria justo antes de la Real Sociedad en el Madrigal no ayudaba a la situación clasificatoria de los rojiblancos, pero este equipo ya ha demostrado que no hay nada imposible para él. Así, Diego Martínez hizo varios cambios con respecto a la última jornada, y dio entrada a Germán, Gil Dias, Azeez, Fede Vico y Machis, en lugar de Vallejo, Neva, Eteki, Puertas y Soldado. Además, el técnico gallego salió con una línea de cinco atrás, con el objetivo de controlar más los ataques merengues. Azeez y Yangel formaron el doble pivote, con Fede Vico y Machis a las bandas, y Carlos Fernández como la referencia ofensiva.

Sin embargo, en el primer cuarto de hora toda esa ilusión se desvaneció ante el futuro campeón de Liga, y es que apenas cumplido el primer cuarto de hora el Real Madrid ya logró una ventaja de dos goles. El primero fue de Mendy con un zurdazo que entró por el palo de Rui Silva, quizás algo desafortunado a la hora de cubrir su portería. Y el segundo, del mejor jugador madridista esta temporada, Karim Benzema, que definió con un disparo cruzado dentro del área una contra blanca. Esta vez sí era inalcanzable para el meta portugués.

Los dos goles visitantes cayeron como dos jarros de agua helada sobre el plantel de Diego Martínez, que durante el paso de los minutos no inquietó en exceso a Courtois. La sensación era de que tendría que mejorar mucho si quería volver a meterse en el encuentro con un gol que recortara distancias. Pudo llegar con un cabezazo de Domingos Duarte tras la pausa de hidratación, pero se encontró con una gran respuesta del Zamora de la competición, en lo que fue la primera llegada con cierto peligro del Granada en el partido.

La réplica merengue no se hizo esperar, y Benzema se sacó un disparo durísimo que ésta vez si encontró bien colocado a Rui Silva. No estuvo tan acertado en un despeje posterior que le llegó a Isco en la frontal del área, pero su derechazo, que iba bien dirigido. lo rechazó Germán.

Diego Martínez movió fichas en el descanso y sacó del verde a Víctor Díaz por Puertas, con la clara intención de intentar tener más protagonismo en ataque y buscar un tanto que le meta a su equipo de nuevo en la lucha por los puntos. Y lo logró muy pronto, nada más comenzar el segundo tiempo. Una pérdida de balón de Casemiro provocó un contragolpe perfecto del Granada y Machis definió ante Courtois tras un gran pase interior de Yangel Herrera.

El tanto, sin duda, dio alas a un Granada que vio como Foulquier tenía que abandonar el campo por unas molestias y dejaba su sitio a Montoro, reapareciendo así con la rojiblanca horizontal medio año después.

Machis tuvo, otra vez en sus botas, el empate, pero su remate con la derecha a centro de Puertas no encontró portería por poco. En la jugada siguiente Isco lo intentó con una rosca desde fuera del área que blocó bien Rui Silva. La reacción nazarí hizo que Zidane hiciera sus primeras modificaciones, y metió a Rodrygo y Asensio por Valverde e Isco. La sensación de no tranquilidad y la intención de sentenciar con el tercero era clara por parte del técnico francés.

Fue en la recta final del choque cuando el Granada tuvo una doble oportunidad clarísima para igualar el marcador. Courtois se lució tras un gran remate de Antoñín, y la misma jugada la terminó Azeez en el segundo palo sin portero en la meta, pero Ramos sacó la pelota en boca de gol.

Con esa ocasión, y con poco tiempo para más debido a las pérdidas de tiempo visitantes, el Granada murió en la orilla. Un esfuerzo titánico en la segunda parte que no encontró su justo premio, y que deja al conjunto andaluz más alejado de los puestos europeos, actualmente a cuatro puntos a falta de dos jornadas.

Ficha Técnica

Granada CF Rui Silva; Foulquier (Montoro, 54´), Víctor Díaz (Antonio Puertas, 46´), Germán Sánchez, Domingos Duarte, Gil Dias; Azeez, Yangel Herrera (Yan Eteki, 74´), Fede Vico (Antoñín, 74´), Machis (Köybasi, 84´); Carlos Fernández.

Real Madrid Courtois; Carvajal, Varane. Sergio Ramos, Mendy; Casemiro, Fede Valverde (Asensio, 63´), Modric, Kroos; Isco (Rodrygo, 63´) y Benzema.

Goles 0-1 Mendy (min. 9); 0-2 Benzema (min. 15); 1-2 Machis (min. 49).

Árbitro Santiago Jaime Latre (Comité aragonés). Por parte del Granada CF amonestó a Domingos Duarte y Gil Dias. Por parte del Real Madrid amonestó a Mendy y a Courtois.

Estadio Nuevo Los Cármenes (Granada).