La primera aventura del Recreativo de Huelva en Primera División

El Recreativo de Huelva, club Decano del fútbol español, tardó bastante tiempo en estrenarse en la máxima categoría. Los albiazules eran un clásico de la división de plata, pero no habían tenido oportunidad de dar el salto a Primera División. Una circunstancia que cambió en la recta final de la década de 1970, cuando la afición onubense pudo disfrutar de ver a los suyos compitiendo contra los mejores del panorama nacional.

El histórico ascenso a Primera División de la temporada 1977-1978

La temporada 1977-1978 estuvo marcada por los cambios en la plantilla del Recreativo de Huelva. El verano había sido intenso en el seno del club albiazul, debido a las bajas registradas con respecto al año anterior: 13 futbolistas no continuaron. Una circunstancia que obligó a incorporar hasta a 12 jugadores, con el objetivo de conseguir la permanencia en Segunda División. Un objetivo que, nuevamente, la directiva puso en manos de Eusebio Ríos.

El técnico de Portugalete afrontaba su tercera aventura en el banquillo recreativista, al que llegó avalado por su buen hacer previo en el Real Jaén y en el Barakaldo CF en la temporada 1975-1976. Tras dos años en los que había conseguido mantener al Recreativo de Huelva en Segunda División, Eusebio Ríos logró en su tercer curso en el estadio Colombino uno de los mayores éxitos de la historia de la entidad.

Lo cierto es que el campeonato comenzó de forma inmejorable para el Recreativo de Huelva, que prácticamente desde el principio se situó en la zona noble de la tabla en Segunda División. Y es que, la única jornada en la que la escuadra albiazul no permaneció en posiciones de ascenso fue la sexta: aquella jornada el equipo sufrió su primera derrota del campeonato, visitando al Real Valladolid (1-0).

El estadio Colombino se convirtió en un auténtico fortín para el Recreativo de Huelva, que acabó haciéndose extremadamente fuerte ante su afición. De hecho, los onubenses vencieron en ocho de los nueve primeros duelos que jugaron como locales: el partido restante acabó en empate. Esta circunstancia propició que los recreativistas llegaran al ecuador del campeonato en primera posición, con cuatro puntos de ventaja con respecto al cuarto.

La segunda vuelta fue algo menos positiva que la primera, si bien el Recreativo de Huelva siguió manteniéndose entre los tres mejores de la competición liguera. De este modo, dispuso de una primera oportunidad de certificar su ascenso a Primera División en la penúltima jornada: debía vencer en el estadio Colombino al Getafe Deportivo y esperar que el Barakaldo CF no ganara su encuentro. Esta segunda premisa no se cumplió, propiciando que el ascenso se aplazara.

Fue en la última jornada cuando el Recreativo de Huelva tocó el cielo, consiguiendo ascender por primera vez en su historia a Primera División. Los albiazules lo consiguieron rindiendo visita al CD Castellón, que se jugaba la permanencia. El resultado final valió a los intereses de los dos contendientes: 0-0.

De este modo, el Recreativo de Huelva consiguió ascender por primera vez a la máxima categoría, obteniendo el subcampeonato de Segunda División. Los onubenses sumaron 46 puntos: cuatro menos que el campeón, el Real Zaragoza. Su saldo fue de 18 victorias, 10 empates y 10 derrotas.

El debut en la élite, en el curso 1978-1979

El esperado estreno del Recreativo de Huelva en Primera División se produjo en la temporada 1978-1979. Aquella campaña, el Decano del fútbol español hizo acto de presencia por primera vez en la élite, pagando en exceso su condición de novato. No en vano, el equipo onubense finalizó en el fondo de la tabla clasificatoria, tras haber sumado 21 puntos en 34 jornadas.

Y eso que el arranque de campaña para el Recreativo de Huelva fue más que positivo. El conjunto onubense puntuó en sus primeros tres encuentros, saldándolos con dos victorias (ante el Real Zaragoza en la primera jornada por 3-0 y ante la Real Sociedad en la segunda jornada por 2-3)  y un empate (0-0, ante el Rayo Vallecano). La cuarta jornada deparó el primer tropiezo onubense: 6-1 ante el Sevilla FC. Una goleada de la que, sin embargo, los chicos de Eusebio Ríos se levantaron al vencer en la quinta jornada al Racing de Santander (2-1).

Sin embargo, a partir de ahí el Recreativo de Huelva entró en una irregular dinámica de resultados, que propició que el equipo acabara cayendo a la zona de descenso en la décima jornada. Una zona que los albiazules no abandonaron más, a excepción de la undécima jornada. Fue en la decimonovena jornada cuando la escuadra onubense pasó a ocupar la última plaza, que tampoco abandonaría.

A pesar de ello, ese primer año del Recreativo de Huelva en Primera División deparó importantes hitos en la historia del club onubense. Sobre todo, en el estadio Colombino. Un escenario donde, por ejemplo, los albiazules fueron capaces de empatar a cero ante el FC Barcelona en la novena jornada. O donde, por ejemplo, los recreativistas derrotaron a gallitos como el Athletic Club (3-2, en la jornada 11), el Sevilla FC (2-1, en la jornada 21) o el Valencia CF (4-3, en la jornada 23).

La última victoria que el Recreativo de Huelva celebró en su primera aventura en Primera División se produjo en la jornada final. Una trigésimo cuarta jornada en la que los albiazules derrotaron por 3-1 al RCD Espanyol. Hubo que esperar hasta el curso 2002-2003 para volver a ver a la escuadra onubense vencer otro choque en la élite, pero eso será otra historia.