La inestabilidad, una constante en el banquillo de la UD Almería en los últimos años

Tras el anuncio por parte de la UD Almería de que Lucas Alcaraz no continuará siendo su entrenador, una cosa queda clara: la inestabilidad en el banquillo del estadio de los Juegos del Mediterráneo en las últimas temporadas es más que patente. Desde que la entidad iniciara su actual ciclo en la categoría de plata del fútbol español, entrenar a los almerienses parece un deporte de riesgo. No en vano, los cambios de técnico han sido habituales en un equipo que, temporada tras temporada coquetea peligrosamente con los puestos de descenso.

El regreso de la UD Almería a la categoría de plata se produjo en la temporada 2015-2016, tras haber competido dos años en la élite del fútbol español. En su regreso a Segunda División, el club almeriense vivió una turbulenta campaña, llegando a tener hasta cinco entrenadores distintos. Una gran inestabilidad en torno a la figura del entrenador, pese a la cual la escuadra almeriense acabó logrando el objetivo de la permanencia en la categoría de plata.

Comenzó la temporada al frente del equipo Sergi Barjuán. Un técnico que se mantuvo a los mandos de la UD Almería las siete primeras jornadas, con un bagaje de dos victorias, un empate y cuatro derrotas. Acabó siendo sustituido, brevemente, por un Miguel Rivera que por aquel entonces dirigía al filial: el malagueño saldó sus dos duelos con un empate y una derrota. De este modo, el club contrató a Joan Carrillo para tratar de reflotar la situación. No tuvo suerte el catalán, que no ganó en ninguno de los nueve encuentros que dirigió al equipo: obtuvo seis empates y tres derrotas.

Ante esta mala situación de resultados, la UD Almería contactó con Néstor Gorosito: un entrenador especializado en afrontar este tipo de situaciones en el fútbol argentino. No obstante, no tuvo fortuna: los resultados en los 20 encuentros que dirigió a los almerienses no fueron los esperados. Obtuvo seis victorias, ocho empates y seis derrotas. Números que propiciaron que, a cuatro jornadas para la finalización del campeonato, fuera sustituido por Fernando Soriano. Un técnico que logró la permanencia, al lograr dos victorias y dos empates.

Este hito le valió al aragonés para continuar al frente del equipo el curso pasado. No obstante, Fernando Soriano no tuvo fortuna durante la temporada 2016-2017 con la UD Almería. Dirigió al equipo en los primeros 27 partidos de la Liga 1,2,3, con un saldo de seis victorias, siete empates y 14 derrotas. Finalmente, fue destituido y reemplazado brevemente por Fran Martínez: logró una victoria y un empate. Tras esta breve interinidad, fue Luis Miguel Ramis quien se hizo cargo del cuadro almeriense, logrando la permanencia tras conseguir siete victorias, un empate y cinco derrotas en los 13 últimos partidos del curso.

Esta campaña, Luis Miguel Ramis fue el elegido para encabezar el proyecto de la UD Almería. No obstante, el tarraconense no tuvo fortuna y acabó siendo cesado tras las primeras 14 jornadas de la temporada 2017-2018, con un bagaje de tres victorias, tres empates y ocho derrotas. Nuevamente, Fran Fernández acudió al rescate, con una breve interinidad en la que logró vencer al Real Zaragoza por 3-0.

A partir de la decimosexta jornada de la Liga 1,2,3 se inició la tercera etapa de Lucas Alcaraz en el banquillo de la UD Almería. Sin embargo, una vuelta después, el técnico granadino ha acabado saliendo del club. Lo hace tras haber conseguido seis victorias, seis empates y nueve derrotas en 21 partidos. Números que mantienen, por muy poco, a los unionistas fuera de descenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.