Entrevista a Pepe Murcia, entrenador de Al-Shahaniya SC

José Murcia González, Pepe Murcia (Córdoba, 03-12-1964) asumió esta temporada un nuevo reto en su carrera en los banquillos, asumiendo los mandos del Al-Shahaniya SC. Un histórico del fútbol qatarí, que la pasada campaña sufrió el descenso a la categoría de plata de este país. Esta nueva aventura en su carrera está teniendo un desarrollo muy positivo, ya que su equipo marcha como líder destacado en la búsqueda de su regreso a la Star League.

A lo largo de su trayectoria en los banquillos, Pepe Murcia ha tenido la oportunidad de trabajar en países tan variados como España, Rumanía, Bulgaria, Finlandia o Qatar. Un país en el que trabaja para asentar una idea de fútbol distinta a lo habitual en el campeonato liguero con el Al-Shahaniya SC. Muy amablemente, el técnico cordobés atendió a El Córner del Sur para valorar su etapa en este club y también, repasar su interesante trayectoria en el fútbol extranjero.

En este curso 2017-2018 se produjo su llegada al banquillo de Al-Shahaniya SC. ¿Cómo se produjo su fichaje por este club? ¿Qué fue lo que le atrajo de la posibilidad de entrenar en Qatar?

Efectivamente, este pasado mes de julio comencé una nueva experiencia fuera de España: Qatar es el destino, Doha la ciudad y Al-Shahaniya SC el club. Actualmente está en Segunda División y el objetivo es el ascenso a Star League, categoría que perdió la temporada pasada. Los contactos se realizaron a través de mi agente, Istvan Bognar directamente con el club y desde un principio se mostraron interesados. El mayor atractivo es el reto del ascenso a nivel deportivo y  profesional. Personalmente, necesitaba retarme a mí mismo tras mi recuperación.

Bien, el reto lo acometimos sin tener muy en cuenta el objetivo: buscamos conceptos básicos y sencillos para determinar la forma de juego y poder desarrollarlos en un contexto que nos era desconocido. La ayuda de la bondad del grupo y en especial de Álvaro Mejía ha sido fundamental para conseguir convencerlos de cómo creíamos que tenían que jugar. Lo más atrayente es volver a encontrarme. ¿El lugar? Lo de menos.

El gran objetivo de su equipo en esta campaña es el de conseguir el ascenso directo a la Star League. ¿Cómo ha lidiado con la presión de tener que lograr el ascenso a la máxima categoría del fútbol qatarí?

La presión de un objetivo no debe ser el gran problema, lo es más el camino y las formas con las que te topas en un país sin mucha tradición y cultura de futbol, pero de momento en relación a la parcela deportiva no tenemos esa sensación pues somos líderes de la clasificación. La mayor dificultad no radica en la categoría ni en el nivel de su fútbol, la mayor dificultad es la diferente forma de interpretar el fútbol de competición. Es muy peculiar pues va unida a la forma que tienen de vivir y de entender la vida. Después de haber sido entrenador del Atleti…

De acuerdo con su experiencia en la Segunda División de Qatar, ¿cuál le parece que es la mayor dificultad de esta categoría?

La mayor dificultad no viene del nivel más o menos profesional de las entidades y jugadores sino un poco más de la forma de interpretar el fútbol en un país donde repito la cultura de fútbol no es algo que esté arraigado. Si a esto le unes su forma de vida y de entender la misma, la resultante es que todos los que vamos a trabajar a este país debemos aportar para que crezca su fútbol.

Lo cierto es que el desempeño de su equipo en el campeonato, por el momento, está siendo muy satisfactorio: son líderes, sin haber conocido la derrota y con seis puntos de ventaja sobre el Al-Wakrah. ¿Dónde cree que radica la clave de este éxito?

En los jugadores, en la dinámica que tiene el grupo a nivel humano y en la intención de nosotros de introducirle el gen competitivo del futbol español. Intentamos que sepan que al fútbol se juega también con balón. Sí, así, con balón. En lo deportivo hemos dado paso a poder jugar de una forma muy diferente a como juega el resto de equipos en Qatar, incluidos los de Star League. Ninguno juega como lo hace nuestro equipo, muy a la española.

El día de su presentación con Al-Shahaniya SC, junto a sus integrantes del cuerpo técnico, Marina y Pindado. Foto: Cortesía de Pepe Murcia.

Si tuviera que destacar una virtud y un defecto de Al-Shahanya sobre el terreno de juego. ¿Cuáles serían? ¿Por qué?

La mayor virtud es la bondad y la magnífica calidad humana que tiene el grupo, que hace que nosotros podamos trabajar e inculcar lo que queremos. Sin eso sería imposible. El convencimiento que tienen como grupo en lo que hacen.

¿Defectos? Difícil, creo que los lógicos de un equipo que juega un fútbol que no se practica mucho en este país y eso nos cuesta hacerlo entendible a veces.

Esta experiencia está suponiendo su regreso a los banquillos tras el susto que vivió en Finlandia. ¿Cómo se está sintiendo en su vuelta a la actividad?

Te aclaro, ya volví el uno de febrero en la misma Finlandia hasta que acabé allí, pero en esta reentre me encuentro muy fuerte y más seguro en todo y de todo lo que creo que debo hacer en la dirección de un grupo humano. La experiencia con la muerte ha significado un antes y un después para poder modificar ciertos comportamientos que me están reportando mayor madurez, diferente forma de ver la vida e interpretar situaciones y encontrar el momento para volver a un status profesional que yo solo perdí.

A lo largo de su carrera como entrenador, ha tenido la oportunidad de pasar por distintos países. Su primera aventura en el extranjero estuvo en el FC Brasov de Rumanía. ¿Cómo recuerda aquella etapa? ¿Cómo fue salir por primera vez del fútbol español?

Aventura solitaria, primaria y algo descontextualizada o fuera de… Y eso que era Primera División, pero… Cierto es que creo que no era el lugar ni el momento idóneo, pero esto es a toro pasado. Lo dejo en una experiencia más que por ejemplo ahora me sería algo fácil. Ya sabes, la experiencia.

Posteriormente, pasó por el banquillo de uno de los grandes del fútbol búlgaro, como es el Levski Sofía. Pese a tratarse de una etapa breve, ¿qué supuso para usted el haber dirigido a este conjunto?

Es una espina clavada. Lo tiene todo, historia, es el club con más ligas, más afición, buenas instalaciones, cantera, reside en la capital, es grande, pero sólo te pongo un ejemplo: te invito a que mires información de la cantidad de entrenadores que ha tenido en los últimos diez años, te sorprenderías. Para mí fue todo un orgullo entrenar a un clásico en Europa, de los 60, 70, 80, 90, que incluso en formato Champions jugó contra el Barça. Además, tras mi episodio de salud fue de los pocos clubes, y mira que he pasado por equipos, que se interesó directamente por mi estado. Sorpresas te da la vida.

El siguiente destino internacional de su trayectoria fue el FC Legirus Inter finlandés. A nivel deportivo, ¿qué supuso esta experiencia para usted?

Fue otro reto, coger a un equipo con el proyecto comenzado del ascenso y no fallar. Se consiguió el ascenso a Segunda y la Regions Cup. Un fútbol semiprofesional al que de la mano de otros técnicos españoles y jugadores conseguimos dar acento español en el juego. Salvo por el episodio cardíaco y el frío, allí fui feliz.

Junto a Fabio Cannavaro, tras un partido esta temporada. Foto: Cortesía de Pepe Murcia.

Volviendo a su actual etapa en el fútbol qatarí, ¿ha encontrado mucha diferencia entre la forma de trabajar en este país y en Europa? ¿Cuál ha sido el aspecto que más le ha llamado la atención en ese sentido en el tiempo que lleva como técnico de Al-Shahanya?

Sí, existe mucha y si quieren acortar la distancia deben apoyarse en gente de fútbol y dejarse aconsejar en una materia donde la economía es importante, el dinero, pero de igual son las personas capacitadas. Creo que los clubes y la federación están por la labor y por supuesto los que estamos trabajando allí les podemos ser útiles. La mayor diferencia es la cultura de fútbol tan arraigada que hay en nuestro continente en relación con su fútbol.

La mayor sorpresa para mí ha sido las instalaciones con las que cuenta: no he visto aún un campo sintético, todo es césped natural y bien cuidado, se lo están currando.

¿Cómo vive el aficionado qatarí el fútbol?

Existe poca afición local y de momento creo que es labor de la federación, de los clubes y de todos que el gusanillo del fútbol le llegue al corazón. El Mundial y todo el protocolo que están llevando puede ayudar. Se siguen ligas como la española e inglesa con mucha más asiduidad que otras. Están muy expectantes con la sola idea de que van a ser el centro futbolístico y se están esmerando en todos los preparativos.

Qatar será la sede del Mundial de 2022. ¿Cómo es el ambiente en el país y en los clubes de cara a esa cita mundialista? ¿De qué forma cree que beneficiará al fútbol qatarí organizar un evento de esta magnitud?

Empiezo por el final, opinión muy personal, el mayor beneficio que se pueden hacer los catarís a sí mismos es saber escoger a las personas idóneas para que les dirijan en cuestiones organizativas, con experiencia y por supuesto canalizar todo. La capacidad económica te da posibilidades y ellos la tienen y de seguro que no van a dejar pasar esta oportunidad de mostrarse. A partir de que comprendan esto, todo les será más fácil.

Ambiente de momento no se nota como lo podemos conocer nosotros, pero sí es cierto que están poniendo mucho interés y se nota la perfección que quieren conseguir, pues las estructuras e infraestructuras van a ser muy buenas. ¿Instalaciones? Sin problemas, reitero, lo están trabajando muy bien. Aún restan cuatro años.

Ha dirigido en Rumanía, Bulgaria, Finlandia y Qatar. ¿De qué forma le han marcado estas experiencias a nivel personal y deportivo?

Tú lo has dicho, son experiencias que si no las tienes y decides tenerlas no puedes asimilarlas ni utilizar. Personalmente me ha hecho ver que el futbol español es “élite” pero no porque yo ya lo sabía y lo veía, no, sino porque ahora lo he comprobado desde el otro lado de la frontera.

Por último, me sirvió para saber que es cierto que existen los ángeles de la guarda y el mío se llama Luis Anula, mi preparador físico en Finlandia y quien me salvó la vida. ¡Eternamente agradecido! No podía dejar pasar la oportunidad de nombrar a un profesional y gran persona que compartió experiencia conmigo.

Y ya para finalizar, ¿qué espera Pepe Murcia de este año 2018 que recién acaba de comenzar?

A nivel personal deseo seguir mejorando como persona aún a costa de seguir modificando comportamientos y siempre para bien, pues eso me ayudará en todo lo que intente hacer. En cuanto a lo futbolístico deseamos alcanzar los objetivos y dejar huella del fútbol español en el país, en el club y por supuesto que podamos continuar trabajando aquí o… ¿por qué no en España?

Un saludo desde Doha, cuídense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.