Entrevista a Pablo Gallardo, futbolista del Dreams FC

Pablo José Gallardo Zurera (Sevilla, 19-02-1986) afronta en esta temporada 2017-2018 su segunda aventura en la Premier League de Hong Kong. El experimentado defensa andaluz aceptó el reto que suponía desembarcar en el recién creado Dreams FC con el objetivo de pelear por la permanencia en el campeonato liguero. Un reto que, por el momento, su equipo está cumpliendo con creces, puesto que se encuentra en la zona alta de la tabla clasificatoria.

Todo ello, con Pablo Gallardo como protagonista sobre el terreno de juego. El zaguero es uno de los jugadores más experimentados de la plantilla del Dreams FC, con el que afronta una nueva experiencia internacional. No en vano, en el pasado ya jugó en Hong Kong en las filas del Dreams Metro Gallery, mientras que en la India defendió los colores del Sporting de Goa y del Atlético de Kolkata. Para valorar este inicio de temporada en la Premier League de Hong Kong y su trayectoria lejos del fútbol español, el futbolista concedió muy amablemente esta entrevista a El Córner del Sur.

Esta temporada se produjo su llegada al Dreams FC, de la máxima categoría del fútbol de Hong Kong. ¿Cómo se produjo su fichaje por este equipo?

Es mi segunda etapa aquí en Hong Kong. El entrenador que tuve el primer año es el mismo que ha fichado por este equipo y fue él quien directamente se puso en contacto conmigo. Él quiso que volviera aquí y fue fácil porque el míster ya me conocía, confiaba en mí. Mi llegada fue de ese modo.

¿De qué forma valora los primeros compromisos que ha afrontado en esta temporada con su equipo?

La verdad es que muy bien, porque ahora mismo estamos en cuarta posición, con un equipo muy joven. Desde el principio lo que estaban buscando era la permanencia porque este es un proyecto a largo plazo: nadie se esperaba que fuéramos a empezar tan bien. Solamente hemos perdido un partido ante el Kitchee y en una salida a Guangzhou a China. Lo demás han sido todas victorias. Estamos muy contentos: el club, la afición y el míster. Ojalá podamos seguir así todo el año.

¿Se han cumplido las expectativas que tenía marcadas tanto a nivel colectivo como individual?

Yo creo que se han superado. Ahora mismo individualmente tengo la suerte de ser el único jugador de la plantilla que ha disputado todos los minutos: cuento con la confianza del entrenador porque estoy jugando y estoy bastante bien. A nivel colectivo, estamos bastante por encima de las expectativas que se esperaban de nosotros. Estamos a tres puntos del segundo clasificado, con un buen colchón sobre los equipos que están en la cola. Como te digo, hemos superado con creces las expectativas.

Si tuviera que destacar una virtud y un defecto del Dreams FC sobre el terreno de juego, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Si tengo que destacar algo, es prácticamente lo único que creo que nos falta. Destaco la juventud del equipo, que en cuanto a ilusión y ganas se nota muchísimo. Trabajamos muy bien y hemos hecho un grupo muy bueno. Es sorprendente que jugadores que tenemos de 19 y 22 años están dando un nivel buenísimo en lo que es Primera División. Lo que sí es cierto es que en ocasiones esa juventud nos pasa factura, porque hay gente a la que aún le falta saber llevar el ritmo del partido, saber parar el partido cuando vamos ganando para arañar un poco de tiempo. Por eso, igual que nos da mucho esa juventud del equipo, en algunos momentos nos quita también.

¿Qué destacaría de la Premier League de Hong Kong? ¿Cuál le parece que es la máxima dificultad de esta competición?

Yo estuve aquí hace dos años y he notado mucho cambio. En esta temporada ha crecido mucho. La verdad es que el nivel de los extranjeros está creciendo mucho la competición, porque ya hay muchos jugadores que quieren venir. Es una Liga muy competitiva, pese a que sí es verdad que hay un equipo que sobresale como es el Kitchee. Después, el resto de equipos estamos muy parejos y te puede complicar la vida cualquiera. El nuestro es un equipo nuevo, con gente muy joven y pese a las expectativas de permanencia nos hemos colocado arriba. Sin embargo, otro equipo que estaba llamado a luchar por el título como es el Eastern AA lo está pasando mal en este inicio de temporada. Cualquier partido se te puede complicar.

Para mí, la mayor dificultad es el cambio con respecto al arbitraje que hay en Europa y el que hay aquí. A veces te descolocas un poco… Jugadas que en Europa como un cuerpo a cuerpo no son ni siquiera falta, aquí pueden ser tarjetas. También siempre lo digo en plan broma: entradas que en España casi te llevan al calabozo, aquí dice el árbitro que siga el juego. Muchas veces te descoloca un poco en ese aspecto.

¿Existe mucha diferencia en lo que a cultura futbolística se refiere con nuestro país?

Mucha, la verdad es que sí. El tema de los entrenamientos aquí se entrena muchísimo más. Son entrenamientos más largo, con dobles sesiones durante la semana. No son tan estrictos a la hora de la puntualidad o si tienes que hacer algún compromiso de papeles los puedes arreglar sin problemas, que eso en España hay que lucharlo más. Es verdad que se toman bastante mejor que nosotros la derrota. En España pierdes un partido y te tiras fastidiado todo el día, durante la semana esperas que llegue un nuevo partido para tener una nueva oportunidad… Aquí es todo un poco más tranquilo: si se pierde lo ven con otra perspectiva, se entrena el lunes y parece que se ha olvidado la derrota. Eso al futbolista que no le gusta tanto la presión le viene bien; a los que nos gusta el tema de la presión echamos de menos eso de España.

Se trata de un campeonato que en los últimos años se ha caracterizado por contar con una marcada presencia de futbolistas españoles. ¿Qué hace de la Premier League de Hong Kong un campeonato tan apetecible para nuestros futbolistas?

Creo que más que para que nosotros sea apetecible, que lo es porque es un país espectacular, nos tratan muy bien y el fútbol es cómodo porque todo está muy cerca, son más ellos los que hacen que queramos venir nosotros. Muestran mucho interés en el futbolista español: les gusta nuestro estilo de juego. Aquí la verdad es que predomina el balón largo y nosotros tratamos de mantener la diferencia en eso, teniendo el balón y haciendo que las posesiones sean largas. Eso es lo que hace que vengan tantos españoles, por el interés de los clubes de que los jugadores extranjeros de sus equipos sean españoles. También hay muchos jugadores brasileños, de los Balcanes… Pero la mayoría de los extranjeros somos españoles.

Háblenos de la afición del Dreams FC. ¿Cómo viven los partidos del equipo?

Sorprendentemente tenemos bastante afición para ser un equipo nuevo. Y como hemos empezado muy bien la competición, cada vez se va enganchando más gente. En nuestro último partido se notó, porque jugábamos contra un rival directo por la permanencia y el público no paraba de animar. Además son muy agradecidos: te esperan a la salida para que te hagas fotos con ellos, están muy pendientes de los jugadores, interactúan mucho por las redes sociales… En ese sentido estamos muy contentos porque igual que nosotros estamos dando mucho a ellos, ellos nos están respondiendo.

Lo cierto es que esta no es su primera aventura en este campeonato, puesto que en 2015 ya jugó en las filas del Dreams Metro Gallery. ¿Cómo recuerda aquella experiencia en el fútbol de Hong Kong? ¿Qué cambios considera que ha podido experimentar la competición con respecto a su primera aventura?

La recuerdo con mucho cariño, porque fue la primera vez que jugué aquí. Fue una gran diferencia con respecto a este año porque ahora somos cinco jugadores españoles en el equipo y hace dos años vine solo. Solamente había un chico japonés que también jugó en nuestro país y hablaba español. Pero lo recuerdo con mucho cariño porque me acogieron muy bien. Fue un año muy bueno: hicimos un año muy bueno con un equipo muy joven y una franquicia nueva en la Liga. Me sirvió para hacer muchos amigos con los que este año he retomado el contacto, para conocer la ciudad y ayudar a los jugadores españoles que han venido nuevos ahora… Hong Kong me ha acogido muy bien. Tanto hace dos años que era nuevo como ahora que he vuelto, la gente ha sido muy cariñosa conmigo.

Sobre todo creo que el cambio ha estado en que los extranjeros que vienen están subiendo mucho el nivel. Ya empieza a haber jugadores que llegan desde la Segunda División de España, de primeras Ligas europeas, en Asia en Ligas importantes… También ha cambiado el sistema de competición porque antes desde el segundo al quinto jugaban unos play-off para decidir lo que sería ir a la UEFA asiática y ahora lo han cambiado con una Copa, en la que el campeón es el que va a la competición. Pierde un poco de chispa ahí la Liga, porque era bonito jugar esos play-off, pero mirándolo por el lado positivo ganamos tiempo al irnos antes de vacaciones. Se compensa un poco.

También ha tenido experiencias en la pujante Superliga India, en las filas del Sporting de Goa y Atlético de Kolkata. ¿Con qué se queda de ambas experiencias?

En Goa estuve en la Primera División de India y fue mi primera experiencia en el extranjero, en un país y una cultura totalmente distinta, nada que ver ni en el día a día ni en el fútbol. En el equipo dejé muy buenos amigos. Yo creo que lo hicimos bien aunque quizás se esperaba un poco más. Después me sirvió para ir a la Superliga con el Atlético de Kolkata. Fuimos campeones aunque tuve la mala suerte de regresar antes del final de la competición porque en un partido me partí tres costillas. Es un país en el que aunque la diferencia cultural comparada con Hong Kong y Europa no tiene nada que ver, a los extranjeros nos trataron muy bien. En Kolkata además contamos con bastantes españoles e hicimos muy buena piña. Los resultados nos acompañaron y la experiencia fue muy buena.

En líneas generales, ¿qué cree que le han podido aportar sus distintas aventuras lejos del fútbol español tanto a nivel deportivo como personal?

A nivel deportivo, te valoran más. Es cierto que el futbolista español una vez sale de España y si lo hace bien está muy bien valorado. Tanto a nivel personal con el trato que tienen contigo como a nivel económico, ahora mismo es mucho mejor que en nuestro país. Aparte, conoces otro fútbol que si te adaptas bien y con la base deportiva que tenemos en España, sueles destacar.

A nivel personal, son vivencias que yo recomiendo a todo futbolista: conocer otros países, ver otras formas de vida… Te sorprenden cosas del día a día: cualquier cosa cotidiana ves que no tiene nada que ver con lo que estás acostumbrado en España. Entonces creo que te aporta muchísimo y te hace valorar mucho lo que tenemos en nuestro país. Son cosas que al final uno se va a llevar cuando acabe el fútbol y como te he dicho, se lo recomiendo a todo el mundo.

Para finalizar, ¿qué espera de esta temporada en el Dreams FC tanto a nivel colectivo como personal?

En el plano colectivo, con que la cosa siga tal como va hasta ahora será una temporada de 10. Porque hemos empezado la Liga con el objetivo de mantener la categoría para el año que viene poder hacer un proyecto más ambicioso y optar a otras cosas y ahora mismo estamos muy por encima del objetivo que nos hemos marcado.

A nivel personal, seguir así. Que me respeten las lesiones, seguir jugando todo lo que pueda e intentar repetir porque hace dos años fui nominado a mejor central de la Liga. Ojalá que haya suerte: sobre todo eso, no lesionarme. Y si el equipo sigue haciéndolo igual de bien, seguramente que a nivel personal las cosas seguirán marchando igual.

Deja un comentario