Entrevista a Nono Delgado, jugador del DVTK húngaro

La temporada 2017-2018 es la segunda que afronta en la disciplina del DVTK húngaro. Nono Delgado Villar (El Puerto de Santa María, 30-03-1993) asumió la temporada pasada el reto de abrirse paso en el país magiar. Tras haber jugado en equipos de nuestro país como el Real Betis Balompié, el Elche CF o el UCAM Murcia CF, el mediocampista andaluz decidió afrontar su segunda experiencia en el exterior. Una experiencia que, por el momento, está resultando bastante satisfactoria en lo que a minutos se refiere. 

No en vano, la temporada pasada, Nono Delgado llegó a disputar 23 compromisos ligueros con el DVTK, logrando un gol. Sus actuaciones acabaron resultando decisivas para que el equipo lograra la permanencia en la máxima categoría. En esta campaña, su rol en el equipo continúa siendo importante: ha afrontado otros 13 partidos oficiales, logrando un gol. Números que lo hacen ser un pilar en un conjunto que aspira a no pasar apuros en el torneo liguero en este curso 2017-2018. El Córner del Sur se puso en contacto con el futbolista andaluz para valorar su estancia en Hungría, atendiendo nuestra llamada muy amablemente. 

Esta es su segunda campaña en las filas del DVTK. ¿Qué fue lo que le atrajo de la propuesta de este equipo para recalar en sus filas el curso pasado?

Este es mi segundo año aquí como dices. El año pasado también tuve propuestas de España, pero me gustó la idea de cambiar de país, de conocer una Liga nueva. Y por eso decidí venirme a probar suerte en el fútbol húngaro y estoy muy contento aquí.

La pasada campaña el DVTK finalizó el campeonato húngaro en décima posición, tras haber estado peleando todo el curso por eludir el descenso. ¿Cómo recuerda aquella batalla con rivales como MTK Budapest, Gyirmót o Debreceni por la permanencia?

Fueron batallas duras. En la penúltima jornada jugamos contra el MTK Budapest. Son partidos complicados en los que te juegas el no bajar, los contratos y al fin y al cabo son partidos muy tensos. Pero bueno, al final todo salió bien y acabamos salvándonos, que es lo importante.

¿Dónde cree que estuvo la clave para la salvación?

El año pasado fue un año complicado. Pero bueno, yo creo que la clave fue el cambio de entrenador. El nuevo entrenador trajo ideas renovadas, y consiguió aportarnos lo que nos faltaba. Pese a esto, el otro entrenador también era bueno, pero no dio con la tecla. Pero nos acabamos salvando y superando un año que fue duro.

¿Cuáles son los objetivos del DVTK en esta temporada 2017-2018?

Yo creo que para esta temporada tenemos que mirar más allá de la salvación. Creo que podemos quedar entre los cinco o seis primeros, estamos trabajando para ello. Pero la Liga húngara es complicada, todos los equipos te pueden hacer daño. En definitiva, en mi opinión, este año tenemos que trabajar duro para pensar en algo más que la permanencia.

¿Cómo recuerda el último partido de su equipo en el campeonato liguero, donde golearon al Vasas SC?

Fue un partido muy bueno. Donde todo el equipo estuvo muy metido en cada una de las situaciones del partido. Creo que el de ese partido es el camino a seguir para esta temporada.

Si tuviera que destacar una virtud y un defecto del DVTK, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Este tiene muchas virtudes. Si tuviese que destacar una sería la amabilidad de la gente, ya que ayudan mucho a los de fuera. Y el defecto, que hace mucho frío.

Tanto la pasada campaña como en la anterior está teniendo bastante continuidad en el DVTK. ¿Cómo valoraría su etapa en el club hasta la fecha? ¿Cuál ha sido su mejor momento en esta aventura húngara?

Estoy disputando minutos, que es lo que necesitaba. Al fin y al cabo, para crecer como jugador lo importante es jugar. Estoy feliz por los minutos que he disputado, por el trato que recibo. En general está siendo una experiencia muy buena para mí, en la que me he llevado muchas cosas buenas, y espero seguir llevándomelas. Pese a esto, uno quiere volver a casa algún día.

Mi mejor momento lo pasé el año pasado, hice muy buenos partidos. Pero al final, cuando estás mejor es cuando el equipo va bien y puedes disfrutar del fútbol y del día a día. Es lo que te digo, uno está bien cuando el equipo lo está y todo funciona.

Su equipo es uno de los más apoyados del fútbol húngaro. ¿Qué destacaría de la hinchada del DVTK?

Destacaría la fidelidad. Los aficionados están todos los fines de semana apoyándonos y más ahora que al estar haciendo el estadio nuevo siempre jugamos fuera y ellos se tienen que desplazar y eso es complicado. Pese a todo, siempre están con nosotros, lo que es de agradecer. Destacaría no sólo la fidelidad de la que hablábamos, sino lo bien que nos tratan.

Lo cierto es que, en los últimos años, el DVTK se ha caracterizado por contar en sus filas con muchos jugadores españoles. Paco Gallardo, José Juan Luque, Fernando, Diego Vela o usted han pasado en los últimos tiempos por sus filas. ¿Qué tiene este club de especial?

Es un club muy especial, que trata muy bien a los jugadores extranjeros. Eso lo hace atractivo no solo para los españoles, sino para todos los que somos de fuera.

¿Qué diferencias encuentra entre el fútbol en Hungría y el fútbol español? ¿Qué es lo que más le ha sorprendido del fútbol húngaro desde su llegada?

La gran diferencia es sin duda el tema físico. Aquí el físico se trabaja mucho más. Otra diferencia es la calidad de los jugadores, en España hay muy buenos jugadores. Pero bueno, creo que la Liga húngara está creciendo mucho y apostando por el fútbol. Pese a que esta Liga este creciendo mucho siempre habrá diferencias con la Liga española, que es una de las mejores del mundo.

Del fútbol húngaro me han sorprendido muchas cosas, sobre todo la intensidad con la que se juega. Aquí todos los equipos te pueden hacer daño, no es como en España que hay dos que destacan sobre el resto. En este fútbol hay mucha alternancia: un año puede haber un campeón de Liga; al otro, otro y al siguiente, uno distinto.

La del DVTK no es su primera experiencia lejos del fútbol español, puesto que en la temporada 2014-2015 pasó por las filas del SV Sandhausen alemán. ¿Cómo recuerda aquella experiencia? ¿Qué le aportó pasar por la 2.Bundesliga?

La experiencia allí no fue muy buena. Llegué cedido por el Real Betis, y venía de una lesión de tobillo por la que estuve parado un par de meses. Vivía en un hotel que me puso el club. La verdad, es que fue difícil. Era la primera vez que estaba lejos de casa y fue complicado. El trato que me dieron allí no fue muy bueno. Creo que si uno coge a un jugador español para que le ayude a mejorar el equipo, creo que se le debe tratar de manera diferente. De Alemania no me llevo nada positivo.

¿Qué espera tanto a nivel personal como colectivo de esta temporada 2017-2018?

A nivel colectivo espero poder disfrutar más y luchar por cotas más altas que la permanencia. En lo personal espero seguir sumando todos los minutos posibles, hacerlo bien y esperar, ya que me queda un año más de contrato aquí. Quiero hacerlo lo mejor posible, y quién sabe si salir o seguir aquí. Pero bueno el futuro ya se decidirá.

Para finalizar, ¿tiene usted pensado volver a corto plazo al fútbol español?

Hombre, uno siempre tiene en mente eso de regresar a su país para estar más cerca de los suyos. Pero me queda un año de contrato, y cuando acabe empezaré a pensar las cosas. Decidiré teniendo en cuenta lo que más me convenga personalmente, y lo que más le convenga al club. Pero sí que me lo planteo. Siempre gusta volver a casa, aunque para ello se tendrían que dar algunas condiciones.

Material audiovisual: Cortesía del Departamento de Comunicación del DVTK.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.