Entrevista a Antonio Flores, entrenador del Super Eagles FC

Antonio Jesús Flores Flores (Bendorf, 07-03-1972) es un auténtico trotamundos del mundo del fútbol. El técnico almeriense cuenta con una más que interesante trayectoria en el fútbol africano, donde ha trabajado en países como Uganda, Argelia, Lesotho y Sudáfrica. Precisamente, en el fútbol sudafricano desembarcó en esta temporada 2017-2018 para tomar las riendas del Super Eagles FC, de la National First Division. Para hablar de esta nueva experiencia en los banquillos y para repasar su trayectoria internacional, concedió esta entrevista a El Córner del Sur.

Esta temporada decidió afrontar un nuevo reto en el fútbol africano, comprometiéndose con el Super Eagles FC. ¿Qué le llevó a recalar en este conjunto?

Me vino esta oferta de Sudáfrica porque es país de Lesotho, donde estábamos liderando la clasificación con el Lioli FC. Pero claro, Sudáfrica a nivel africano es la máxima experiencia que un entrenador puede tener y entonces no lo pensé.

¿Con qué objetivo desembarcó en su actual equipo? ¿Se están cumpliendo dichas expectativas?

Mi actual equipo está en la National First Division, una categoría en la que Super Eagles es nuevo. Entonces, estamos compitiendo por mantener la categoría. Ahora mismo estamos remontando el vuelo y en Copa superamos la primera ronda eliminando a Balck Leopards: un gran equipo de Sudáfrica. Ahora tenemos que afrontar la segunda ronda ante otro grande, el Free State Stars: es el derbi de la ciudad.

Si tuviera que destacar, en estos momentos, una virtud y un defecto del Super Eagles FC. ¿Cuáles serían? ¿Por qué?

En el Super Eagles ahora mismo tenemos un juego muy agresivo, creamos muchas oportunidades durante el partido: somos un equipo que vamos muy en busca del objetivo del gol. Tenemos una plantilla llena de jóvenes jugadores: no tenemos jugadores con una gran experiencia, pero nuestros futbolistas quieren aprender día a día.

¿Cómo ve la National First Division de Sudáfrica? ¿Cuál le parece que es la principal dificultad de esta categoría?

En esta competición todos los equipos te combaten. Puede darse cualquier resultado porque es una Liga muy dura, muy dura. Es un poco como la Segunda División española: cualquiera le puede ganar a cualquiera. Esa es la mayor dificultad que hay.

Hablemos un poco de usted como entrenador. ¿Cómo le gusta que jueguen sus equipos?

Lo típico del fútbol español: buen trato del balón y creando ocasiones a nivel de mantener el balón. Mi mayor reto es el buen trato del balón, teniendo un juego creativo.

¿Piensa que se juega como se entrena?

Sí. Entrenamos y jugamos del mismo estilo.

A lo largo de su trayectoria en los banquillos ha tenido la oportunidad de trabajar en países como Uganda, Argelia, Lesotho y Sudáfrica. ¿Qué le han aportado estas experiencias tanto a nivel personal como profesional?

A nivel personal te aportan mucho, porque estas experiencias te abren mucho la mente. Conoces la cultura de los países, la gente, cómo se mueve el país en sí. En el plano personal te abre todo. Como entrenador también te adaptas a África. África no es como Europa: te tienes que adaptar tú al continente africano. Poniendo lo de allí y adaptándote a lo de aquí, te reconviertes en el entrenador que tienes que ser en África.

Su primera aventura internacional se produjo en las filas del SC Vila de Uganda. ¿Cómo se produjo su fichaje por ese club? ¿Con qué se queda de aquella experiencia?

A través de un contacto de un agente de Inglaterra, me puso en contacto con este club. Necesitaban un entrenador de perfil español o alemán: apliqué y se decidieron por mí. No era el único candidato que había, pero ellos optaron por cogerme a mí.

Fue buena: fue la primera vez que me introduje en el continente africano a través del fútbol y aprendí muchas cosas. Sobre todo, aprendí lo que no debo hacer cuando llegas a un país africano en un nuevo club. Fue el inicio del aprendizaje como entrenador en el continente africano. Además, fue una experiencia muy buena incluso compitiendo a nivel internacional en la extrapolación de la UEFA: la Confederations Cup. Llegamos a tres finales y las perdimos por penaltis.

Posteriormente recaló en el banquillo del SARL Star Foot argelino. ¿Qué cambios encontró entre la forma de trabajar en este club y el SC Vila?

Argelia es un país en ese sentido muy parecido a España: está a una hora de Almería, de donde yo soy. Digamos que las infraestructuras, los materiales, la metodología de trabajo eran una copia de lo que había en España. Las categorías inferiores se trabajan mucho en Argelia, cosa que igual en otros países del África negra no se trabajan tanto. Quizás esa sea la mayor diferencia: la infraestructura de estadios y el trabajo con las categorías inferiores.

¿De qué forma valora su paso por este club?

Una experiencia positiva, aunque diferente a lo que es África: más como un enlace Europa-África. Lo valoro bien, todo es positivo. En Argelia vi a bastantes jugadores con un gran potencial: de hecho es un gran país exportador en las grandes competiciones europeas.

Los siguientes clubes en los que recaló fueron Sundawana FC y Lioli FC, ambos en Lesotho. ¿Qué destacaría de ambas experiencias?

En el Sundawana FC viví mi primer paso por la Premier League de Lesotho. Fue un equipo al que llegué para salvar la categoría y a falta de tres jornadas lo conseguimos. A partir de ahí me introduje en esa Liga y me hice conocido. El Lioli FC me permitió dar el salto al mejor equipo junto con Bantu FC que hay en la Premier League. Empecé en este club en la presente temporada y en la primera vuelta finalizamos invictos: fue el enganche que me llevó a Sudáfrica.

En líneas generales, ¿cómo considera el nivel del fútbol africano a nivel de clubes?

En África hay equipos muy buenos, que podrían competir incluso en competiciones europeas. Por desgracia, no se conoce tanto el fútbol africano en Europa. Hay clubes de Egipto, de Congo, de Nigeria, de Sudán, de Kenia que podrían competir con los grandes equipos de allí.

¿Cómo vive el aficionado en un continente como el africano el fútbol a nivel de clubes? ¿Ha encontrado mucha diferencia en los países en los que ha tenido la oportunidad de dirigir?

Aquí es como su vida: la gente aquí va al campo como un festival. Igual que cuando ganan son muy efusivos, cuando pierden también. No hay término medio: todo es muy radical. Viven con mucha pasión el fútbol, con demasiada.

Podemos separar el continente entre el África negra y el África norte. El África norte es muy parecida a lo que es España. Lo que es el África negra, el deporte y el fútbol es muy pasional. No tiene punto de comparación: los campos se llenan, con cánticos, rituales, mezclan hasta brujería…

Ya para finalizar, ¿qué espera tanto a nivel personal como colectivo del resto de esta temporada en el Super Eagles?

El reto sin duda es mantener la categoría y también nos gustaría pasar esta ronda de Copa, porque vamos a jugar con nuestros vecinos del Free State Stars: digamos, un Atlético de Madrid-Real Madrid. Vamos semana a semana, pero  es cuestión de salvar la categoría este año para el que viene luchar por el título.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.