Entrevista a Víctor Afonso, entrenador de Lincoln Red Imps

Víctor Manuel Afonso Mateo, Víctor Afonso, (Las Palmas de Gran Canaria, 27-08-1971) afrontará la próxima semana la ronda preliminar de la UEFA Champions League a los mandos del Lincoln Red Imps. El técnico conquistó la Premier de Gibraltar con este equipo, logrando el billete para la máxima competición continental. El primer adversario que los gibraltareños deberán afrontar será el campeón de Kosovo, el Feronikeli. Sobre ello y sobre lo que supuso la conquista del campeonato liguero habló el entrenador, muy amablemente, en esta entrevista con El Córner del Sur.

La próxima semana, Lincoln Red Imps afrontará la fase preliminar de la UEFA Champions League. ¿Cómo llega su equipo a esta cita?

Nos ha venido bastante bien el acabar una semana antes el campeonato. Cuando le ganamos al Europa FC dimos descanso a los chavales. Sabemos que es igual de importante tanto entrenar como descansar. En ese sentido nos vino bien. Volvimos el día 4 y tuvimos unas primeras dos semanas con un poco de carga y después, para que los jugadores que han venido nuevos se adaptaran al trabajo táctico. Una vez supimos quién nos tocó, enfocamos los entrenamientos a lo que nos espera el día 25. Esta semana, lo que nos falta es coger ese punto de intensidad y de chispa para el partido.

Nos tocó el anfitrión, de Kosovo. Lo que hemos visto de él, es un equipo bastante completo y que tiene una idea de juego muy clara. Sabe adaptarse muy bien a cualquier fase del juego. En líneas generales, es bastantes completo, pero ya sabes cómo es esto del fútbol: hay que llegar bien al partido y tratar de contrarrestar las cosas buenas de ellos para afrontarlo de la misma forma en la que lo hemos hecho desde que llegué al Lincoln Red Imps.

¿Qué supone para ustedes tener la oportunidad de participar en la máxima competición continental?

Ha sido para lo que hemos trabajado durante todo el año. El poder jugar una preliminar de la Champions es mucha responsabilidad para nosotros. Es un reto del equipo y del club. Tenemos muchísima ilusión. Siempre, en una eliminatoria, puede pasar de todo: más cuando es a un partido solo. Son partidos en los que el que menos errores cometa, tendrá más posibilidades de estar en la siguiente ronda. Son detalles los que te hacen ganar o perder partidos.

Somos dos equipos muy parejos, muy parecidos en muchos aspectos. Las diferencias se marcarán  en detalles: en una estrategia, en un error o en una mala toma de decisiones… Va a ser una eliminatoria en la que tenemos que cometer pocos errores. Y estos, si los cometemos, que sean lejos de nuestro campo.

¿Por dónde cree que pueden pasar las claves del éxito para conseguir un buen resultado ante el Feronikeli?

En primer lugar, nosotros debemos seguir en la misma línea. Nosotros llegamos en diciembre y, desde entonces, le hemos dado importancia al balón, a las pérdidas, a acabar las jugadas… Le damos importancia a cualquier balón, en cualquier minuto y en cualquier sitio del campo. Eso no lo podemos perder de vista, porque si perdemos eso, estaremos perdidos. Tenemos que ser un equipo como hemos sido desde diciembre.

Y luego, hay otros factores que son bastante importantes: el factor de tensión, de nervios… Que el equipo salga con esa tensión pero no con nervios: tenemos que salir tensos porque es un partido en el que nos jugamos mucho, pero en el fútbol si sales con nervios se te acaba poniendo en tu contra. Hay que ser valientes, saber leer bien los partidos porque eso va a ser fundamental. A partir de ahí, cometer los menos errores posibles y manejar los tiempos de partido. Se va a jugar en un campo grande y tendremos que ser intensos, sobre todo con el balón.

Mirando a su equipo, ¿cuál diría que es la mayor virtud de Lincoln Red Imps sobre el terreno de juego?

Para mí, una de las cosas que tenemos muy claras, es que sabemos a lo que jugamos. Los jugadores siempre tienen que tener muy claro lo que hay que hacer. Nosotros tenemos claro eso. Intentamos que los jugadores estén frescos de cabeza para que la toma de decisiones sea la mejor posible. Cada jugador que tiene el balón siempre tiene opciones y eso es fundamental porque te da mucha claridad. El que tiene el balón siempre tiene dos o tres opciones.

Saber a qué jugar siempre es importante: tenemos muy claro lo que hay que hacer en todo momento. Muchas veces, a pesar de ello, es posible que pierdas porque esto es fútbol. Pero tenemos una idea bastante clara de lo que yo quiero del equipo y de lo que ellos esperan de los compañeros.

El Lincoln Red Imps consiguió su billete europeo tras conquistar la Premier de Gibraltar. ¿Cómo recuerda el mano a mano con el Europa FC por el título?

Fue bastante complicado. Es curioso, porque tuve una conversación con Rafa Escobar antes del partido: hacía cuatro meses que nos conocíamos, él estaba en la UD Los Barrios y yo acababa de firmar por el Lincoln Red Imps y no se nos pasaba la cabeza que nos íbamos a acabar jugando la Liga. Fue un mano a mano apasionante, bastante igualado. Fue un rival bastante difícil de superar. El partido contra ellos se decantó de nuestra parte por lo que hablamos antes, el tema de los errores: nosotros no cometimos prácticamente errores y ellos tuvieron dos o tres errores que fueron los goles.

Para mí, fue un campeonato bastante bonito. Al final se decantó por nosotros. Pero ya sabes, si hubieran ganado ellos, estaríamos ahora en la situación de ellos y ellos en la nuestra. El fútbol tiene estas cosas: este año nos ha tocado a nosotros, el año que viene les puede tocar a ellos. Más en una Liga tan corta, donde hay cuatro o cinco equipos que te pueden poner las cosas muy difíciles. Nosotros en la primera vuelta empatamos ante el Mons Calpe, perdimos ante el Gibraltar, empatamos ante el Lynx… Fue una Liga muy disputada y podría haber caído de lado de cualquiera. Afortunadamente, por la parte que me toca, cayó de nuestro lado.

¿Qué significó para usted conquistar el campeonato liguero?

Un poco era por lo que habíamos llegado aquí: la idea era ser campeón de la Liga. Caímos eliminados ante el Europa FC en la Copa, que era algo que nosotros queríamos poder pelear. Pero al final, creo incluso que nos benefició el hecho de no tener competición entre semana en el sentido físico: solo nos centramos en la Liga. Para mí, como entrenador, ganar una Liga es muy difícil. En cualquier categoría. Yo fui campeón de Tercera División,  jugué un play-off de Segunda División B para ascender a Segunda División… Sé lo difícil que es ser campeón, más ante equipos como el Europa FC o el St. Joseph’s FC. Fue una gran satisfacción, no fue fácil y por eso la alegría tras el partido ante el Europa FC permitió quitarnos una gran tensión. Nos permitió lograr un título en una Liga extranjera y la posibilidad de jugar la Champions.

En su opinión, ¿cómo es la salud a día de hoy del fútbol gibraltareño?

Creo sinceramente que Gibraltar está llamada a tener una Liga que crezca mucho más. Están viniendo grandes jugadores, buenos entrenadores… Cada vez es más atractiva la Liga en Gibraltar. Estoy convencido que en poco tiempo, en dos o tres años, la Liga va a dar mucho de qué hablar. Está creciendo muchísimo. La selección también, está dando pasos muy importantes en su desarrollo. En poco tiempo, va a dar mucho que hablar.

Para acabar y volviendo a la fase preliminar europea, ¿qué significaría para usted poder seguir adelante en las rondas previas de la UEFA Champions League?

Sería un respaldo bastante grande al trabajo que estamos haciendo en el cuerpo técnico, al trabajo de los jugadores… El sacrificio que hace el club es muy grande. Muchas veces vemos solo el resultado, pero no el proceso. El club lo pone todo sobre la mesa para que todos estemos bien y trabajemos con todas las garantías: eso es algo bastante bueno. El hecho de poder pasar la eliminatoria y encontrarnos a otros campeones de otros países en la siguiente ronda, reforzaría mucho todo lo que estamos haciendo.