Entrevista a Rubén Sánchez, Coordinador de Fútbol Femenino del CD Guadalcacín

Rubén Sánchez Ruiz (28-07-1989) afronta una nueva campaña como Coordinador de Fútbol Femenino del CD Guadalcacín. Un club que ha apostado firmemente por el fútbol femenino, creciendo con el paso de los años y desarrollando un interesante proyecto en la provincia de Cádiz. Muy amablemente, nuestro protagonista atendió a El Córner del Sur para hablar de la evolución seguida en el club y de sus sensaciones en este inicio de temporada 2019-2020.

Lleva varias temporadas ejerciendo como Coordinador de Fútbol Femenino dentro del CD Guadalcacín. Háblenos de las labores que realiza en el club.

Dentro de esas labores, se encuentra la promoción del fútbol femenino. Son ya seis años los que llevo en esta función y nos hemos centrado siempre en la promoción para hacer llegar el fútbol femenino a la mayoría de niñas de nuestro alrededor. Dentro de esa promoción y conseguir tener esa cantidad, convertir esa cantidad en calidad para que las niñas aprendan y luchen por objetivos mejores que el día anterior. Si al final se consiguen resultados, mejor. Pero sobre todo nos centramos en que haya niñas jugando al fútbol y que aprendan.

¿Cuáles son los aspectos más gratificantes de su trabajo para usted? ¿Y los aspectos más complejos?

Sobre todo, lo más gratificante es el agradecimiento del colectivo femenino al trabajo que hacemos. Muchas veces se le echan muchas horas que nadie valora, pero en el femenino las niñas son muy agradecidas. Sus palabras, sus gestos y demás hacen que sigas adelante. Aquí no estamos por dinero: estamos por vocación y por ellas.

El aspecto más complejo es la gestión de grupo. Cuando se trabaja con personas, sean de diferentes edades o de diferentes o igual sexo, es lo más complicado. A esto se le suma que al final un vestuario masculino y un vestuario femenino son diferentes. No es mejor ni peor, pero cuando uno viene del fútbol masculino mientras que las entiende y aprende a gestionar su forma de ser y su forma de vivir las emociones… Al final difiere un poco, los sexos se toman las cosas de forma diferente. La mayoría de la gente se inicia en el fútbol masculino porque es el más popular y el de más fácil acceso, entonces ahí está la complejidad. Pero una vez le pillas el rollo, todo va sobre ruedas y no supone ningún problema: es gente muy fácil de gestionar, una vez se aprende. Al principio es un poco más complejo.

¿Qué cambios ha notado dentro de la parcela de fútbol femenino del club en estos años que lleva en el mismo?

Hemos crecido muchísimo. En número al principio, que es lo que todo el mundo ve. Pero no solo ha sido el cambio en  eso. Tú empiezas a trabajar, gestionando bien las redes sociales , unos proyectos con los colegios para difundir el fútbol femenino… Y como te comentaba antes, aumenta la cantidad y de cara a la gente es lo que más se ve. Pero yo lo que más valoro es la fidelidad de las jugadoras: hay jugadoras que entraron a la vez que yo y no han decidido marcharse. Su decisión siempre ha sido la de formarse con nosotros. Ahí radica el cambio con respecto al masculino, que ves que los niños van y vienen. Aquí no, las niñas están muy orgullosas de donde están.

A nivel deportivo, cuando valoras los resultados aunque no sea nuestra prioridad, estamos alcanzando objetivos que parecían impensables. Al principio era formar un equipo femenino, dos, tres… Ahora los equipos ganan campeonatos. Aunque el ganar como tal no sea un objetivo que nos quite el sueño, pero si gracias a ganar una Liga una niña puede vivir una experiencia como es disputar un Campeonato de Andalucía ante rivales como el Real Betis o el Sevilla FC… Quieras que no, es una experiencia con la que se quedan y el aprendizaje. Va todo bastante bien.

¿Cuál ha podido ser el momento más especial en estos años?

Hombre, el momento más especial fue cuando ganamos por primera vez algo. La sociedad está montada para los resultados, para el rendimiento… Vivir esa situación de ver cómo los proyectos a largo plazo sí son reales, porque hay gente a la que parece que trabajar para el futuro le da miedo, y ver que niñas que habían estado con nosotros desde el principio habían ganado una Liga… Fue un orgullo. Los que estuvimos desde el principio, nada más con mirarnos a los ojos, la emoción que teníamos era por encima de lo que podía sentir o entender cualquier otra persona.

¿Cómo es la relación con las instituciones para desarrollar el trabajo dentro de la parcela femenina del club?

Dentro del club, está bien. Siempre nos han dado facilidades: dentro de la misma institución, genial. Fuera, al final es como todo. A nivel de Federaciones, ayuntamientos… Ahora mismo, supuestamente, el papel del deporte femenino está cambiando y de cara a la gente es lo que se vende, pero no es la realidad. Es verdad que nosotros aprovechamos eso: el año pasado organizamos una Copa y, con el auge del fútbol femenino, conseguimos que el ayuntamiento nos diera un estadio como Chapín para la final. Aprovechamos este auge para conseguir cosas así, pero muchas veces cuando hablas con instituciones tienes que recordar que eres el fútbol femenino y que estás por debajo del otro para que te den más, cuando realmente deberían tratarte igual. Después, a nivel de la Federación, en teoría somos todos iguales pero el fútbol femenino tiene algunas normas peculiares. Al final, tenemos la culpa los mismos que estamos dentro, porque no ponemos lo suficiente de nuestra parte para que esto sea lo suficientemente serio para que sea todo igual. Pero bueno, ya sería meternos donde no nos llaman y meternos en problemas (risas).

El CD Guadalcacín cuenta con un equipo femenino Cadete y otro Alevín. ¿Qué importancia tiene la cantera dentro del club?

Nosotros tenemos otro equipo más femenino que no has nombrado, que es el Infantil. Somos uno de los pocos equipos que lo tienen en Andalucía. Nuestro equipo Infantil femenino juega en la Liga de niños porque no hay Liga Infantil femenina, está englobada en la Cadete.

La cantera es lo que tenemos que trabajar más de cara al futuro. En el equipo Senior, el 80% o el 90% de las jugadoras tienen menos de 20 años: son Juveniles casi todas. Eso te lo da el trabajar bien desde abajo y que cuando lleguen a adultas y tengan más obligaciones, puedas tener una base. Nosotros nos centramos en la promoción y captación en niñas pequeñas de primaria. Ya hacia arriba, como quien dice, son  las nuestras las que van creciendo y vamos trabajando sobre ellas. Cuando más trabajes la base, mejor te va a ir. Construir la casa por el tejado no es lo ideal.

Mirando al equipo femenino Senior del CD Guadalcacín, ¿cómo valora el arranque de la temporada?

El arranque de temporada es el mejor que se podía tener. Hemos ganado los primeros seis partidos,  encajando un gol en contra nada más. Es verdad que hemos jugado ante rivales que posiblemente peleen por otros objetivos diferentes a los nuestros. Pero hasta ahora, estamos muy contentos. Las niñas están muy bien, todas estas pudiendo jugar. Está siendo uno de los mejores arranques, ya no solo por el resultado, sino porque ves la ambición en el equipo. Ellas son mayores y sí se les puede hablar de ganar o de intentar ganar lo que es la Liga.

¿Cómo ve en esta temporada 2019-2020 la pelea por las posiciones de cabeza de la Segunda Andaluza Femenina de Cádiz?

Este año está bastante más abierta. En los años anteriores, con el Cádiz CF que tenía otros medios y otro tipo de plantilla, los demás estábamos un poco más por debajo. Creo que este año está más igualado por dos cosas: porque no está el Cádiz CF y porque este efecto propicia que a nivel mental los equipos afronten la temporada sin ver que hay un gran dominador y que no están tan lejos. Esto hace que todos los partidos sean más competitivos; cualquiera te va a poder ganar. Así, se ha producido un subidón de que todos los equipos se ven capaces de algo más. Después, quien conoce la Liga sabe que va a haber cuatro o cinco equipos un pelín más arriba, pero lo que veo es que cualquier equipo te puede ganar y cree que puede ganar la Liga. Y eso es muy importante porque empezar la Liga pensando que no tienes opciones, es muy complicado. Eso es lo mejor que hay ahora mismo.

En cuanto a los equipos Cadete  y al equipo Alevín femenino, ¿cómo los ves?

El arranque ha sido bastante bueno. Vienen los dos de haber sido campeones de Liga y la exigencia del entorno, aunque nuestra prioridad no sean los resultados, es que den una imagen al menos: cuando vienes de ganar una Liga, parece si pierdes muchos partidos que dejas en mal lugar lo hecho anteriormente. Pero bueno, no nos centramos en eso. Si hablamos de méritos deportivos, el Alevín ha ganado todos los partidos que ha jugado y el Cadete ha ganado todos menos uno, que lo ha empatado. Se plantea un año bastante bonito porque los equipos van a estar arriba y parece que van a disfrutar de más victorias que derrota, que es lo que más se valora actualmente.

En su opinión, ¿cómo es el estado actual del fútbol femenino en la provincia de Cádiz?

Hombre, si se compara con años anteriores, estaríamos en un momento bueno. Está creciendo, con cada vez más proyectos, más equipos y más niñas jugando. Pero creo que es un reflejo de la sociedad y de lo que es la Liga de Primera División. Ahora mismo está de moda, la igualdad… Pero realmente, es mentira. Ahora mismo estamos inmersos en una huelga de las jugadoras de Primera División. Eso se refleja en todos los sitios: estamos muy lejos de lo que la gente se puede creer con respecto a fútbol femenino. Sobre todo, en cuanto a facilidades, competiciones… Una Liga de niños tiene 20 equipos, nosotros ahora mismo llegamos a 10. Queda mucho trabajo. Quejarme no me estoy quejando, estamos creciendo gracias a la ayuda de la Federación y de los que estamos, pero hace falta un poco más de implicación.

Para acabar, ¿qué expectativas tiene de cara a este curso 2019-2020?

Se diferencian un poco en el equipo Senior y en el resto. En el resto, lo que es la cantera, las expectativas son que hagan un buen año, que aprendan, que sigamos en una buena dinámica priorizando la actitud, los valores y el orgullo de llevar este escudo en el pecho. En el Senior, a todo eso, se le suma un poquito el intentar pelear la Liga hasta el final. Esas son las expectativas, después hay que ver la realidad. Hasta ahora, estamos en el buen camino porque está yendo todo bien.

Fotografías: Juan Caraballo – Pasión por el fútbol base.