Entrevista a Paquito Morales, futbolista del Martina Calcio 1947

Juan Francisco Morales Carrasco, Paquito Morales, lleva ya varios años jugando en el fútbol italiano. Un país en el que ha podido defender los colores del Spoltore Calcio, el Chieti FC 1922 y del Martina Calcio 1947. En este club ha aterrizado esta temporada, dispuesto a seguir creciendo y aportando desde el terreno de juego. Sobre todo ello habló el futbolista, muy amablemente, en esta entrevista con El Córner del Sur.

Su primer club en Italia fue el Spoltore Calcio. ¿Qué recuerdos le quedan de aquella etapa?

Un recuerdo muy bonito. Mi primera experiencia fuera de casa y en un club muy familiar, donde me trataron como si estuviera en casa. Me sentí muy querido y me dieron la posibilidad de darme a conocer aquí y la oportunidad de seguir creciendo en clubes de más prestigio.

Posteriormente, la pasada campaña acabó jugando en el Chieti FC 1922, conquistando el campeonato liguero. ¿Cómo vivió el curso 2018-2019?

En Chieti fue un año muy bueno. Un equipo histórico, con un pasado en categorías siempre superiores y diseñado para arrasar en el campeonato. Tuvimos la suerte de salir campeones cuatro partidos antes de acabar la Liga. Me llevo muy buenos recuerdos de allí también.

¿Qué significó desde el punto de vista personal ese ascenso?

Para mí significó mucho en lo personal, ya que fui una pieza importante en un equipo del cual se esperaba mucho y pudimos conseguir los objetivos, pero sobre todo un pasito más para llegar a otro gran club como es el Martina.

Esta campaña continúa en Italia, defendiendo los colores del Martina Calcio 1947. ¿Cómo se produjo su fichaje por este conjunto?

Al inicio de verano se pusieron en contacto conmigo. La verdad que mi primera opción era continuar en Chieti, ya que habíamos logrado el ascenso pero allí al final hubo muchos problemas con la directiva, incluso el club estuvo a punto de no inscribirse en el campeonato. Así que cuando me llegó la oferta del Martina no me lo pensé, es otro club histórico de la zona, muy bien estructurado y de siempre mayor categoría como el Chieti.

¿Cómo resultó su adaptación al equipo?

Al principio me costó un poco, si te digo la verdad. Venía de un equipo que tenía un modo de jugar diferente al que me encontré al llegar aquí ,pero al final uno se adapta a las circunstancias y ahora estoy disfrutando mucho tanto del club como de la ciudad.

En líneas generales, ¿cómo valora el inicio de temporada de los suyos en este curso 2019-2020?

Aquí tenemos como objetivo también el salir campeón. Es cierto que el de la región de Puglia dicen que es el campeonato más complejo de Italia. Hemos empezado muy bien, estamos segundos con un punto menos que el primero y solo hemos perdido un partido. Pero tenemos una buena plantilla y confío en que de nuevo se puedan cumplir los objetivos.

¿Cuál diría que está siendo la mayor virtud de su equipo?

La mayor virtud está sobre todo en lo fuerte que nos hacemos en casa. Hemos ganado todos los partidos aquí y fuera también estamos obteniendo buenos resultados, pero sobre todo nuestra fuerza está en casa.

Su equipo compite en la Eccellenza. ¿Qué destacaría de la categoría?

La categoría es engañosa. Es verdad que es la quinta categoría de Italia pero por nivel se puede comparar con la Tercera División de España. Aquí todos los equipos tienen un par de jugadores que marcan la diferencia, desde el primero al último. Y al final todos los partidos son muy disputados: te puede ganar cualquiera.

¿Qué opinión le deja el fútbol italiano en el tiempo que lleva jugando allí?

Era más o menos lo que me esperaba. Un fútbol diferente al español, más agresivo, más táctico y algo menos técnico. Yo, gracias a Dios, me he adaptado muy bien desde el primer año y me encuentro muy cómodo a pesar de que haya cambiado un poco mi posición en el campo.

¿Hay mucha diferencia entre el fútbol modesto de Italia y el de nuestro país? ¿Qué aspecto le ha podido llamar más la atención?

La diferencia sobre todo es en lo económico. Aún no le encuentro explicación a cómo puede haber tanta diferencia de presupuestos en equipos modestos entre un país y el otro. Y no es que digamos que Italia está mucho más avanzado ni mucho menos, yo diría todo lo contrario. Por ponerte un ejemplo, el presupuesto de mi equipo se podría comparar con el de un Tercera División muy fuerte de España o incluso un Segunda B de los normales.

En cuanto a la afición, ¿cómo se vive el fútbol en Italia?

Aquí me duele reconocerlo, pero en Italia el fútbol modesto se vive mucho más: aquí a un partido normal como por ejemplo el de este domingo pasado van al campo 1500 personas… Teniendo en cuenta que es la quinta categoría no está nada mal. Y después a cada campo que vas a jugar cada equipo tiene su afición que aprieta. En eso creo que están un poco por delante de nosotros.

En el plano personal, ¿cómo se ha encontrado en los partidos en los que ha tenido participación?

En este inicio de campeonato me estoy encontrado diría que a mi mejor nivel. Como te dije antes, desde el año pasado me cambiaron la posición a estar un poco más atrasado en el campo y la verdad que me he adaptado fenomenal a la posición. Me estoy sintiendo importante en el equipo y la verdad es que estoy disfrutando mucho.

¿Qué le está aportando futbolística y personalmente esta aventura en Italia?

Me está aportando mucho más de lo que me esperaba. Como todos sabemos, éstos son los números uno tácticamente y he tenido la suerte de tener tres grandes entrenadores que de todos he aprendido muchísimo. Aún quiero seguir mejorando y creciendo, pero es verdad que me siento un jugador más completo.

Para acabar, ¿qué expectativas tiene tanto a nivel personal como a nivel colectivo de cara a este curso?

Las expectativas son altas. Tenemos la exigencia de estar lo más arriba posible y creo que esa exigencia es buena para todos, ya que tenemos plantilla para ello. Ahora ha entrado en la sociedad un nuevo socio con mucho potencial económico y social y creo que será un empujoncito más para llegar donde nos hemos marcado. Y en lo personal seguir al mismo nivel que estoy ahora o incluso mejorarlo. Pero sobre todo que respeten las lesiones.