Entrevista a Paco Baena, entrenador del CD Fútbol Aficionado de Écija

Francisco Gómez Baena, Paco Baena, afronta una nueva campaña a los mandos del equipo Senior del CD Fútbol Aficionado de Écija. Un conjunto que, por segunda temporada consecutiva, compite en la Segunda Andaluza Femenina de Sevilla, cuajando buenas actuaciones. Sobre la evolución del equipo y lo que está dando de sí este curso 2018-2019, el técnico habló muy amablemente con El Córner del Sur.

Lo primero, cuéntenos su trayectoria en el mundo del fútbol.

Mi trayectoria contempla alrededor de 30 años. He estado siempre vinculado a las escuelas tanto en Alevines, Benjamines… Y desde hace ocho o nueve temporadas me dedico al fútbol femenino. Ya llevamos muchos años ligado a esto.

¿Cómo se produjo su llegada al equipo femenino?

Fue una cosa muy casual. Aquí en la Escuela, los módulos que habíamos tenido eran masculinos. Hubo un año en el que, por medio de una emisora de aquí en Écija alguien comentó que las niñas podían apuntarse también en las Escuelas Municipales de Fútbol. Empezaron a apuntarse unas cuantas chiquillas y hubo un boom, llegando 20 chavalas de edades distintas. El Director de la Escuela empezó a dirigirlas un poquito y se quedó un grupito de nueve o 10 niñas, que estaban interesadas en jugar al fútbol. Al final, como estaba más interesado en aquellos momentos, me adjudicaron el equipo femenino. Fue una casualidad.

En todos estos años, ¿cómo ha sido la evolución del equipo femenino?

Bastante buena y bastante favorable. Ha sido muy constante. Empezamos a trabajar con nueve o 10 niñas y poquito a poco se fue incrementando la cifra. Pudimos salir a competir a nivel de la comarca, saliendo a otros pueblecitos. Hasta que hace cinco temporadas federamos el equipo Senior. Por aquel entonces no estaban las categorías como hasta ahora y hasta la edad de Cadete te permitían jugar en los equipos Senior.

Estuvimos dos campañas compitiendo con el equipo Senior hasta que nos cambiaron las edades. Tuvimos que quitar el equipo Senior porque no teníamos suficientes niñas, pero sí teníamos tanto en Cadete como en Juvenil: creamos el equipo Juvenil y por detrás, un equipo Infantil de Fútbol 7. Estuvimos tres temporadas con estos equipos hasta que ya la pasada campaña algunas chicas volvieron a cumplir edades, tanteamos la comarca y volvimos a juntar el equipo Senior.

Además, dentro de lo que son las Escuelas Deportivas, en los módulos masculinos también hay niñas entrenando con los chicos: hasta los ocho años las tenemos jugando con los pequeños. Después pasan al módulo femenino, que también cuenta con 12 o 14 niñas en esas edades.

La pasada campaña el equipo Senior ya compitió en la Segunda Andaluza Femenina de Sevilla, finalizando en séptima posición. ¿Qué recuerdos le quedan del curso 2017-2018?

La temporada, para mí, fue bastante fructífera. Meterte en un grupo Senior, donde las chavalas que empezaron el año pasado eran prácticamente desconocidas entre ellas: tanteamos la comarca de los pueblos de alrededor e incorporamos a nueve jugadoras. La plantilla la formaron el resto de jugadoras de aquí. Fue una temporada bastante buena. Competimos y creamos la base poco a poco, para que las chicas de la comarca tuvieran donde jugar.

La experiencia del año pasado fue buena y la de este año, está siendo mucho mejor. Estamos en posiciones normalitas, luchando ante equipos como el CD Híspalis, el Azahar CF… Está siendo una progresión bastante buena.

¿Qué destacaría de las jugadoras que tiene a su disposición esta campaña?

Del grupo de jugadoras que tengo este año, lo que más destaco es el grupo. Hay grupo, hay equipo, hay una buena convivencia en el vestuario. No hay malos modos, el trato que se le da a las chicas que vienen de fuera es totalmente correcto para integrarlas lo más rápidamente posible. Creo que una de las cosas más sanas que tenemos es el vestuario.

¿Cómo es la rutina de entrenamientos que siguen en el equipo?

Entrenamos dos días a la semana. Estos años atrás entrenábamos tres días a la semana, pero con estas edades es muy difícil juntar un grupo tres días. Por eso llegamos al acuerdo de que este año los entrenamientos iban a ser martes y viernes. Los martes son los días en los que menos jugadoras podemos juntar, pero el viernes ya vienen las que estudian en Sevilla y podemos juntar los dos equipos, el Senior y el Juvenil.

El martes, mayormente, se da un tratamiento más físico y ensayo de cositas que nos hayan sucedido en partidos anteriores. Los viernes preparamos un poquito el plan de trabajo siguiente. Si jugamos ante un equipo en concreto, tratamos de trabajar para ver dónde podemos tratar su juego.

A usted como entrenador, ¿cómo le gustaría que jugara su equipo?

Trato de inculcarles siempre que el balón tiene que ir por el suelo. No me gusta el fútbol de patadón; me gusta que se trate bien el balón y que sea el juego lo más vistoso posible. Este juego directo, de que saque la portera para que corra la delantera nunca me ha gustado. He tratado inculcarles que traten el balón lo mejor posible, aunque hay chicas a las que les cuesta más trabajo que a otras. Pero tratamos de que el juego sea vistoso y siempre jugando a ras de suelo.

¿Cómo ve la Segunda Andaluza Femenina de Sevilla en este curso 2018-2019?

La categoría es competitiva. Hay un manojito de equipos muy interesante. Dejando un poco al margen a Real Betis, Sevilla FC y Ciudad de Alcalá, que son los más punteros, luego hay un ramillete de seis o siete equipos que están muy competidos. Se dan resultados en los que en un momento dado te pueden ganar, luego les puedes ganar tú… Por detrás hay un grupito de equipos nuevos a los que les cuesta un poco más de trabajo. Cada vez que voy a jugar a un campo de esos se lo digo, que esto no es cosa de un día y que hay que luchar unos cuantos años para poder disfrutar de la progresión y de que las niñas disfruten jugando al fútbol, que es lo que tratamos.

El CD Fútbol Aficionado de Écija se sitúa, en estos momentos, en séptima posición en la tabla. ¿Cómo valora la temporada realizada por las suyas?

Bien. En cuestión de clasificación no me gusta mirarlas porque no tenemos unas miras grandes de luchar por los tres punteros por el ascenso, porque es imposible. Quizás eche en falta cuatro puntos de partidos en los que hemos podido ganar, pero son situaciones del fútbol: cuando no te entra la pelota y el otro equipo se defiende bien. Son circunstancias del fútbol. Por lo demás, veo al equipo bien y con ganas de seguir adelante. Lo más importante es que hablas con las chicas de cara a la temporada que viene y siguen ilusionadas por seguir jugando al fútbol. Son chavalas que quieren que sepamos que contamos con ellas. En ese tema, veo bastante bien al equipo de esta temporada y con muchas ganas de hacer cositas.

¿Cuál ha podido ser el mejor momento de la temporada para ustedes?

El comienzo de la temporada fue bastante bueno. Quitando una derrota que tuvimos, creo que fue ante el Sevilla FC, tuvimos un inicio de temporada bastante bueno. Ganamos tres partidos seguidos, perdimos uno y empatamos otro. Después, hemos tenido rachas: unas buenas, con victorias consecutivas y otras, con resultados un poco más negativos. Pero a estas alturas, te diría que la temporada, en líneas generales, ha ido bastante bien.

Este fin de semana pasado tuvieron descanso. ¿Cómo cree que le ha podido venir a su equipo esta semana de inactividad?

Creo que bastante bien. El fin de semana anterior tuvimos Carnavales e hicimos todo lo posible por adelantar los partidos del Senior, del Juvenil… Con tal de que no hubiera nada que nos entorpeciera. Sé lo que pasa con estas edades, que cuando llegan estas festividades, lo que quiere es divertirse. Yo he sido joven también y lo comprendo. Ese parón de dos fines de semana, prácticamente, se vieron más ganas de trabajo. Vino un chaval que está haciendo prácticas con nosotros y el martes les hizo el entrenamiento súper bueno, dinámico…

En su opinión, ¿cómo es la salud del fútbol femenino en la provincia de Sevilla?

Creo que es bastante buena. Pienso que ahora mismo se está adelantando a pasos agigantados en muchos temas. Desde nuestros comienzos, en los que la Liga la componían seis o siete equipos a ahora… En categorías inferiores, no existían ni Juvenil ni Infantil y gracias a Dios ya hay categorías con 14 o 15 equipos compitiendo. Además, se ha creado una pequeña liga de Cadetes, que se le ve el auge. Otra cosa que tú ves es que vas a cualquier campo y ves grupos de chiquillas jugando al fútbol. La salud está bastante bien.

¿Que quizás se necesitarían más apoyos? Pues quizás, porque esto no tiene el mismo apoyo que tiene el fútbol masculino: tenemos que ir pasito a pasito y creciendo. Pero mientras siga así, pienso que esto seguirá adelante.

Para finalizar, ¿qué expectativas tiene tanto a nivel personal como colectivo de cara a lo que queda de temporada?

Hombre, la expectativa principal es terminar las tres competiciones dignamente. El equipo Senior, que acabe entre la octava o la sexta plaza, que es la que más o menos podemos abarcar. El equipo Juvenil empezó bastante bien, pero se ha desinflado un poquito porque ha tenido dos o tres lesiones bastante fuertes de chicas que van a tener que operarse. Ese equipo me hubiera gustado que acabara el año cuarto. El equipo Infantil este año va último, pero la circunstancia es que todas las jugadoras del año pasado cumplieron edad de Cadete y todas las que están este año son todas Alevines menos una. Lo están notando mucho, aunque hace dos semanas ganaron su primer partido.

Las aspiraciones son esas. Que las pequeñas sigan aprendiendo, que sepan lo que son los conceptos del fútbol y de compañerismo. Que el equipo Juvenil siga aprendiendo: esperamos que el año que viene den un pequeño salto de calidad. Y con el equipo Senior, empezar la próxima temporada lo mejor posible, abarcando la mayor cantidad de chicas posibles de la comarca. Ese es el futuro y el proyecto que hay dentro del equipo femenino.