Entrevista a Lina, futbolista de la UD Loreto Femenino

Foto: Baeza Fotografía

Catalina Pilar Muñoz González, Lina, es la capitana de la UD Loreto Femenino. Un equipo en el que se ha mantenido las últimas campañas, afrontando una nueva aventura en Fútbol 11. En este curso 2018-2019, la zaguera ha tenido la oportunidad de jugar 16 partidos, logrando dos goles. Muy amablemente, atendió la llamada de El Córner del Sur para hablar de su trayectoria y de la presente campaña en la Segunda Andaluza Femenina de Sevilla.

Lo primero, cuéntenos su trayectoria en el mundo del fútbol.

Realmente, yo empecé jugando al fútbol sala, en un pequeño pueblo de Ciudad Real en el que vivía antes, llamado Torre de Juan Abad. Como antes, no había niñas para jugar, yo tenía que jugar en un equipo masculino con mis amigos. Ese fue el primer equipo en el que empecé a jugar. Luego, cuando fui creciendo, los equipos mixtos no se pueden y me acabé yendo a otro equipo de fútbol sala, en Villanueva de los Infantes. Ahí sí el equipo era femenino, jugábamos en una Liga provincial: si no me equivoco, quedamos cuartas de Castilla-La Mancha.

Actualmente, como vivo en  Sevilla, me vine a un equipo que se llamaba Dos Hermanas Al-Ándalus. Me mudé, no encontraba equipo y encontré este, aunque estuve jugando seis meses o así. Era Fútbol 7, federado. De ahí pasé al Sevilla FC, en el que pude disfrutar dos temporadas y aprendí un montón. Tras esas dos temporadas, volví al fútbol sala: estuve jugando en Segunda División en el Estudiantes FSN, que estaba ligado con el Nazareno. El último año, el equipo descendió y desapareció. Las niñas, cada una se fue a un equipo diferente. En esa última temporada, el club y la UD Loreto iniciaron una colaboración, teniendo equipos en fútbol sala y en Fútbol 11. Ese año se creó y lo llevó mi actual entrenadora, Carmela. Y aquí estoy, en la UD Loreto.

¿Llegó a notar mucha diferencia entre todos esos cambios de pasar de jugar de fútbol sala a Fútbol 11?

Sinceramente, sí. Yo empecé a jugar a fútbol sala, pero cuando eres pequeña no aprendes aspectos tácticos: yo por lo menos no lo aprendí. Después me pasé a Fútbol 11 y luego, cuando ya empecé a jugar otra vez a fútbol sala en Segunda División, no tenía ni idea. Me di cuenta cuando una compañera me dijo: “Lina, corta” y yo me quedé que no sabía lo que era. Realmente sí que le cogí un poco de respeto, porque había un montón de cosas que no sabía. Poco a poco las fui captando gracias a la ayuda de mis compañeras, pero me quedé un poco en shock porque me parecía raro que hubiera cositas que no sabía porque había jugado toda mi vida al fútbol.

¿Cómo se definiría como futbolista?

Creo que la palabra que mejor me define es contundente. No sé si lo sabes, que juego de defensa central y a mí, por lo que me dice la gente, te digo la palabra. Me dicen: “eres fuerte, tú no tienes miedo, saltas arriba de cabeza sin miedo por lo que te pase…”, “te tiras como si no hubiera un mañana”… Creo que por lo que me dice la gente, es por lo que me podría definir. Me considero una persona contundente y que no me da miedo nada. Ya puedo llevar la pierna arrastrando, que yo voy al balón.

¿Qué supone para usted ostentar la capitanía?

Como te digo, yo entré en el club gracias a mi actual entrenadora. En el Estudiantes FSN era entrenadora de porteras y sabía que había jugado a Fútbol 11 y me lo comentó. De hecho, el mismo año que estuvieron ligados el Estudiantes FSN y la UD Loreto, yo podía jugar en ambos, tanto en fútbol sala como en Fútbol 11 si no se realizaba el partido en el mismo día. Poco a poco fui yendo… Las niñas, desde el primer momento, fueron a entrenar con un montón de ganas, por pasárselo bien y por disfrutar de lo que a todas nos gusta.

Mi entrenadora me comentó lo de la capitanía y le dije encantada que sí. Para mí, defender el escudo que actualmente estoy defendiendo es un  honor. Las niñas, desde el día que yo llegué, me respetaron un montón. Igual que ellas me quieren mucho a mí, yo las quiero mucho a ellas. Para mí la capitanía es muy importante, a pesar de que lleve un mes lesionada: ahora está la capitanía un poco cedida. Pero es un orgullo.

Sobre el terreno de juego,  ¿cómo se ha sentido esta temporada?

Bien. Al principio de temporada fue un poco difícil, porque la pretemporada cuesta un poco tras estar un par de meses sin  jugar al fútbol. Un poco de altibajos, pero conforme se ha ido desarrollando la Liga un poquito mejor hasta hace apenas un mes, que me lesioné. Creo que no he jugado mucho porque luego en diciembre he estado trabajando, entre los exámenes… Este año ha sido un poco raro, no he tenido una progresión. Estoy como un poco estancadilla.

¿Cuál ha podido ser, desde el punto de vista personal, el mejor momento de la temporada para usted?

Para mí, uno de los partidos que más se me han quedado grabados ha sido el que nos enfrentó al CD Mairena Femenino en la primera vuelta. Lo jugamos en casa y nos pusimos perdiendo… Me acuerdo muchísimo de aquel partido porque con el coraje que tengo, llegué a empatar y a remontar el partido. Metí el gol del empate y casi al final del partido, marqué el gol de la remontada y de la victoria. Fue un subidón porque, imagínate, de ir perdiendo a poder remontar y ganar un partido, fue una pasada.

Actualmente, la UD Loreto Femenino se sitúa en duodécima posición en la Segunda Andaluza Femenina de Sevilla. ¿Cómo valora la temporada realizada por el equipo?

Sinceramente, creo que estamos muy abajo en la tabla para los partidos que hemos hecho. Ha habido situaciones en las que, casi al mes de temporada, nos hemos encontrado con seis o siete jugadoras ya lesionadas. No sé los demás equipos de la Liga, pero el mío es el más trabajador: aquí casi todas trabajamos o estudiamos. Pese a ello, a entrenar casi todas las que pueden ir están ahí al pie del cañón. Trabajamos en hostelería, que es lo que te rompe los esquemas y los fines de semana. A muchos partidos nos hemos presentado con ocho jugadoras… Al del fin de semana pasado ante el CD Mairena Femenino fueron 10 jugadoras. Creo que eso ha sido lo que más nos ha perjudicado a la hora de ganar puntos. Pero, hablando en nombre de todo el equipo, considero que la cara nos la hemos dejado.

También hay que tener en cuenta que nuestra Liga está un poco dividida. Los primeros equipos de la tabla están por un lado: el Sevilla FC, el Real Betis, el Ciudad de Alcalá, el CD Honeyball… Y luego nos encontramos los demás: Azahar CF, CD Híspalis, UD Loreto, CD Mairena, Huévar CF, CD Utrera… Son los equipos ante los que realmente hay enfrentamientos. Tú juegas ante un Sevilla FC o un Real Betis y es una goleada, pero luego juegas ante un equipo más igualado y es un partidazo. No hay tanto desnivel, hay más igualdad.

Si tuviera que destacar una virtud y un defecto de la UD Loreto Femenino sobre el terreno de juego, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Virtudes tenemos muchas. Pero me quedo con el compañerismo. En mi equipo, el compañerismo y la amistad son las primeras cosas que se llevan. Mis compañeras son las mejores. En cuanto a un defecto, no te voy a poder responder porque no le encuentro ninguno.

¿Qué destacaría del trabajo desarrollado desde el banquillo por su entrenadora?

La verdad es que es bueno. Como te he dicho, todo lo relaciono con la temporada en sí: de presentarnos en pretemporada con 25 fichas y de tener ahora menos de la mitad… Olé por ella. Porque tanto ella como mi delegada, que también hace funciones de segunda entrenadora, de preparadora física, han sabido llevar a cabo el trabajo muy bien. Me pongo en su situación y te digo una cosa, me habría echado las manos a la cabeza en cuanto hubiera visto que en un partido había solamente ocho o 10 jugadoras… Pero ellas han sabido salir adelante con lo que tenían. Olé por ellas.

En su opinión, ¿cómo es la salud del fútbol femenino en la provincia de Sevilla?

Ahora mismo estamos avanzando, que ya era hora. Se puede ver en la Liga Iberdrola, creo que el Real Betis y el Sevilla FC están en representación de la ciudad y los respeto un montón. A ver si poco a poco, aunque hayamos dado un pasito más hacia adelante, podamos dar tres. Admiro un montón el fútbol femenino, pero va poquito a poquito… Creo que si todos ponemos de nuestra parte y lo apoyamos y lo fomentamos, sería lo mejor para su desarrollo.

Para acabar, ¿qué espera de cara a estas jornadas que restan para la conclusión del certamen liguero?

Si no me equivoco, nos quedan los partidos ante la UD Villaverde, el Huévar CF y el Real Betis. Nosotras vamos a ir a por los tres puntos, sea quien sea el equipo ante el que nos enfrentemos. Vamos a ir a darlo todo: se podrá jugar mejor o peor, pero a por esos nueve puntos vamos sí o sí. Ya sea ante la UD Villaverde o el Real Betis que es nuestro último partido: nosotras no vamos a regalar nada, aunque vayamos a jugar ocho a los partidos.