Entrevista a Jaime Navarro, entrenador del CD Ogíjares Fútbol Sala Femenino

Jaime Navarro Luzón afrontó en esta temporada 2018-2019 el reto de hacerse cargo del CD Ogíjares Fútbol Sala Femenino. Un club que ha hecho su debut en la Segunda Andaluza Femenina de Granada, cuajando buenas actuaciones a medida que ha avanzado la competición. El técnico se muestra satisfecho con el trabajo y la evolución de sus jugadoras en este curso. Sobre todo ello, habló en esta entrevista con El Córner del Sur.

Lo primero, cuéntenos su trayectoria en el mundo de los banquillos.

La verdad es que mi trayectoria es muy corta. Llevo entrenando dos años. Hace tres llevaba un equipo Juvenil masculino en Cuarta Andaluza. El año pasado estuve un poco más desvinculado del mundo del fútbol por tema de estudios y ya esta temporada he vuelto, cogiendo al equipo femenino. En años anteriores estuve como delegado, pero como entrenador este es mi segundo año.

Esta campaña ha sido la primera en la que el CD Ogíjares Fútbol Sala ha competido en la Segunda Andaluza Femenina de Granada. ¿Qué fue lo que le atrajo de la posibilidad de asumir este reto?

Digamos que, en este caso, una amiga mía llevaba a este grupo de jugadoras y nos ofreció la posibilidad de cambiarnos al CD Ogíjares Fútbol Sala, siendo yo el entrenador. Para mí era un reto importante porque considero que el fútbol femenino es enriquecedor desde el punto de vista psicológico. Considero más difícil, psicológicamente, llevar un equipo femenino que masculino. Y para mí era un reto.

¿Cómo vivió el proceso para conformar la plantilla?

En este caso, se hicieron varias jornadas de captación de las que salieron varias jugadoras. Se cerró la plantilla en 20 jugadoras, aunque después tuvimos que hacer varias incorporaciones debido a que sufrimos lesiones de larga duración.

¿Qué destacaría de las jugadoras con las que cuenta a día de hoy en el equipo?

Su evolución y su juventud. Tengo una media de jugadoras en torno a los 20 o 21 años. A pesar de ello, estamos colocadas en mitad de la tabla. Con este avance, tenemos más opciones de meternos en la parte alta de la clasificación de cara al futuro. Este año no va a ser posible porque es una Liga que está dividida en dos niveles de competición: los que se han disputado el campeonato y los que se han disputado la zona media-baja. Dentro de ese segundo grupo estamos en la zona alta, lo que va siendo la mitad de la tabla.

¿Cómo es la rutina de entrenamientos que siguen en el equipo?

Sobre todo, trabajamos muchas situaciones de juego reducido. En mi caso, le doy mucha importancia al análisis del rival. Suelo visualizar muchos partidos a nivel de vídeos o de desplazamientos que hago para ver a los rivales. A partir de ahí, trabajamos mucho el qué hace el equipo rival. A nivel ofensivo no variamos mucho nuestro modelo de juego, aunque lo condicionamos al tipo de defensa que nos podemos encontrar. Con respecto a la defensa, es exactamente lo mismo: cómo defender el juego del equipo rival.

A usted como entrenador, ¿cómo le gustaría que jugara su equipo?

Siempre, desde el minuto 1, intentamos ser protagonistas con el balón. En la zona defensiva tratamos de conservar la pelota para llevar de la mejor forma posible a la finalización. A partir de ahí buscamos la ocupación de espacios libres: si el equipo rival me defiende arriba, tendremos que ocupar espacios detrás de la defensa; si defiende atrás, avanzamos buscando superioridades. Cuando perdemos el balón, el objetivo es recuperarlo lo más rápido posible para seguir con él.

Actualmente, el CD Ogíjares Fútbol Sala ocupa la séptima posición del campeonato liguero, con 33 puntos. ¿Cómo valora la temporada realizada por su equipo?

A día de hoy estoy muy satisfecho con los resultados del equipo. Empezamos bastante mal, aunque tuvimos mala suerte con el calendario pues nos tocó jugar ante tres equipos de la zona alta de la tabla. El equipo estaba muy verde y nos costó derrotas bastante dolorosas. A partir de ahí, hicimos un buen trabajo para aislarnos como equipo de las zonas que nos podían afectar psicológicamente para empezar a crecer. Al principio se buscaba un objetivo nada deportivo. Todo el objetivo era de un modelo de juego, hacer las cosas bien y, a partir de ahí, se irían consiguiendo los resultados deportivos.

¿Cuál ha podido ser el mejor momento de la temporada para ustedes?

El mejor momento fue la victoria ante la UD Maracena, que estaba luchando por la parte alta de la clasificación. A partir de esa victoria en su campo, por 2-3, el equipo creció anímicamente y también, la UD Maracena perdió toda disputa por el liderato.

Esta pasada jornada consiguieron tres valiosos puntos ante el Ciudad de Chauchina “B”. ¿Cómo recuerda el encuentro?

Creo que ha sido uno de los mejores que hemos realizado esta temporada. Sobre todo, por el dominio de las distintas fases del juego. El Ciudad de Chauchina “B” tuvo uno o dos tiros a puerta durante el partido, sin dar la sensación de que podían marcarnos. La mayor satisfacción que saco de este partido es el dominio de las distintas fases del juego. En cuanto a finalizaciones, se trata de un resultado engañoso puesto que se falló mucho de cara a portería.

¿Cómo considera que es a día de hoy la salud del fútbol femenino en la provincia de Granada?

A día de hoy, muy buena. Y cada vez, mejor. Esta semana el Granada CF “B” ha ganado la Liga y con seguridad jugará la fase de ascenso. Si este equipo consigue subir, supondrá un enriquecimiento para la provincia. Cada vez más hay más equipos, más fichas, más chicas con ganas de aprender… Y sobre todo, más entrenadores que apuestan por el fútbol femenino. Entrenadores, además, cada vez más formados.

Para finalizar, ¿qué espera de cara a lo que queda de competición?

Sobre todo, acabar con buenas sensaciones para comenzar la Copa Federación. Nos quedan tres partidos y el objetivo ahora no es deportivo: el objetivo tiene que ser seguir dominando y creciendo sobre las fases del juego. La toma de decisiones de las jugadoras son las que más condicionan los partidos y, si no somos capaces de dominar esas situaciones, se nos pueden complicar.