Entrevista a Germán Ruiz, futbolista del Odra Opole

Germán Ruiz González (Ronda, 13-03-1996) juega desde enero de este año en el fútbol polaco. La primera parada del futbolista en este país fue el Olimpia Grudziądz, con el que consiguió ascender a Segunda División tras cuajar muy buenas actuaciones en el plano personal. Esta campaña cambió de aires, recalando en el Odra Opole, de la categoría de plata. Muy amablemente, atendió a El Córner del Sur para repasar cómo está siendo esta nueva aventura de su carrera.

La pasada campaña se produjo su llegada al fútbol polaco, de la mano del Olimpia Grudziądz. ¿Cómo se produjo su llegada a dicho club?

Contactaron conmigo a través de un agente. Me hicieron varias ofertas para jugar en Polonia y la del Olimpia Grudziądz fue la que más me interesó y acerté de pleno. Me fue muy bien, estuve muy contento allí y conseguimos el ascenso a la Segunda División. Ahora cambié de club por problemas que tuvo el anterior por temas económicos, de la directiva y tuve que buscar una salida.

¿Qué fue lo que más le atrajo de la posibilidad de jugar en Polonia?

Nunca me esperaba jugar en Polonia. Pero bueno, me llegó esa oferta y vi que podía tener opciones en otro país de estar en Primera División y después, poder volver a España o saltar a un país más cercano. Ese fue el principal motivo por el que vine aquí.

¿Cómo resultó su adaptación al campeonato polaco?

Mi adaptación fue rápida. En los primeros partidos marqué gol, no me costó mucho trabajo adaptarme. Es un fútbol más físico. La gente se prepara mucho físicamente. Es un estilo más parecido al inglés, pero me fue muy bien, me adapté rápido. Teníamos una buena plantilla y un buen entrenador, que eso me ayudó mucho.

Como ha comentado, la temporada pasada consiguió el ascenso con el Olimpia Grudziądz. ¿Cómo lo vivió y qué supuso este éxito para usted?

Tengo una anécdota. Hace un par de años tuve una lesión y justamente, el mismo día que acabamos consiguiendo el ascenso a la Segunda División de aquí. Para mí significó mucho. Además, llegué en enero a un país extranjero sin haber salido nunca de España. Llegar a otro país, poder hacer goles, que todo vaya genial y que encima, ascienda el equipo… Fue una experiencia bonita.

Esta campaña cambió de aires, recalando en el Odra Opole. ¿Cómo ha vivido el cambio de club?

Ha sido a finales de agosto. Tenía varias ofertas de Primera División de otros países, pero al final no se consiguieron cerrar. El Odra Opole y varios clubes más de Segunda División se interesaron por mí y a última hora decidí venirme aquí. Ahora mismo estamos en una situación complicada. Hubo un cambio de entrenador a principio de temporada, el equipo no conseguía buenos resultados… Pero en los últimos partidos está cambiando la cosa, estamos sumando puntos. Esperemos salir de esta situación.

Mirando a su equipo, ¿cómo valora el rendimiento en el campeonato hasta ahora? ¿Qué cree que les ha podido faltar para conseguir resultados más positivos?

El equipo, como te he comentado, empezó muy mal. Creo que tenemos una buena plantilla, pero en fútbol cuando empiezas los dos o tres primeros partidos perdiendo, entras un poco en bucle y los resultados no salen. Han faltado goles: si no marcas, no ganas partidos. Eso ha sido lo principal. El equipo no jugaba mal. En los últimos partidos hemos conseguido puntuar y esperemos que vaya todo hacia adelante. Queda mucha Liga, esperemos salir de esta situación.

¿Cuál diría que es, a día de hoy, la mayor virtud del Odra Ople sobre el terreno de juego?

Creo que el equipo, con los resultados que ha tenido, sigue luchando y sigue entrenando cada día súper intenso. A mí me ha sorprendido porque viendo los entrenamientos es un equipo con mucho nivel. Creo que los resultados acabarán saliendo.

En cuanto a la categoría, ¿ha encontrado mucha diferencia con la que jugó la pasada campaña con el Olimpia Grudziądz?

Un poquito. Tampoco es que haya una diferencia muy grande. Pero sí que hay un poquito de diferencia, en cuanto a que las plantillas son un poco más completas y a que hay jugadores con un poco más de calidad. Son categorías similares. No he notado mucha diferencia de una categoría a otra.

En cuanto a la forma de vivir el fútbol, ¿cómo es el ambiente en Polonia?

Hay mucha afición, a la gente le gusta mucho el fútbol. A los aficionados les gusta mucho cantar. Es bonito porque en casi todos los campos hay gente. Sobre todo aquí, en los campos de Segunda División, los equipos suelen ser de ciudades no muy grandes y mucha gente va a ver a sus equipos. La verdad, es que es bastante bueno.

A nivel personal, se encuentra esperando el momento de su debut. ¿Cómo lo encara?

He tenido unos pequeños problemas musculares. Me incorporé a finales de agosto y no pude tener una buena pretemporada. Por esos problemas musculares no he podido debutar, pero ya estoy bien. Esta semana he estado entrenando y como no tenemos Liga, me viene bien para ponerme a punto para la próxima semana y poder debutar.

¿Qué cree que le está aportando tanto a nivel futbolístico como a nivel personal esta aventura en Polonia?

A nivel futbolístico siempre creces. Juegues donde juegues, siempre creces. Aquí es todo un poco más físico y estoy evolucionando en ese sentido. Y después, mentalmente y personalmente también. Al final cambias de aires, conoces otro idioma, otras personas… Creces mucho en ambos aspectos. Personalmente, más: un país tan diferente, vienes solo sin saber cómo son estas Ligas. Estoy contento.

Para acabar, ¿qué espera de este curso 2019-2020?

Esta temporada espero que el equipo salga de esta situación y, si puede ser, con goles míos y asistencias, muchísimo mejor. Espero disfrutar de la experiencia y de la Liga, para hacerlo lo mejor posible. Y nada, el año que viene veremos la situación y a ver si puedo volver a España o ir a otro país más cercano. Al final, siempre se echa de menos la casa.

Fotografías: Cortesía de Germán Ruiz.