Entrevista a Gato, futbolista de la Real Balompédica Linense

Antonio Jesús Ramos Rincón, Gato, (Loja, 22-02-1989) está siendo un futbolista importante esta campaña en las filas de la Real Balompédica Linense. Un club con el que cumple su tercera campaña, aportando calidad, compromiso y esfuerzo para que los suyos se sitúen en la pelea por los puestos de privilegio en el Grupo IV de Segunda División B. Eso sí, el futbolista se muestra con los pies en el suelo, centrado en el partido más inmediato. Muy amablemente atendió la llamada de El Córner del Sur, para valorar la actualidad de la escuadra blanquinegra y sus sensaciones en este curso 2018-2019.

La Real Balompédica Linense consiguió reencontrarse con la victoria el pasado fin de semana, rindiendo visita al Atlético Malagueño. ¿Cómo vivió el partido?

La verdad es que fue un partido bastante intenso. Sabíamos que aunque estuvieran en última posición nos iban a poner dificultades y así fue. En la primera parte, la ocasión más clara la tuvimos nosotros, pero ellos estuvieron físicamente bien y con un ritmo de partido alto. Desde que llegó el nuevo míster, Manolo Sanlúcar, han conseguido buenos resultados. Lo que pasa es que claro, hicieron una primera vuelta tan mala que ahora lo único que les vale es sumar de tres en tres para salir de la zona de abajo.

Fue un partido complicado. Cuando nos quedamos con uno menos supimos sufrir como equipo, como bloque. Y al final tuvimos la recompensa de llevarnos los tres puntos, que era lo que veníamos buscando: lograr los tres puntos ante un gran rival como era el Atlético Malagueño.

¿Qué sabor de boca les dejaron estos tres puntos, que les permitieron truncar una dinámica un tanto irregular?

Muy buenos. Cuando te quedas con uno menos, es verdad que piensas que con el empate te puedes dar con un canto en los dientes. Después de haber estado once contra once, el partido tenía pinta de haber acabado con 0-0 o de decantarse en los últimos minutos en cualquier acción individual o de estrategia. Cuando nos quedamos con uno menos pensamos que el 0-0 nos iba a fortalecer como equipo, como grupo. Había que estar juntitos, replegados y  hacerlo lo que estuviera al alcance de nuestra mano para que la portería se quedara a cero. Así lo hicimos y luego vino el gol de córner de Sana. El sabor de boca que se te queda es muy bueno porque acabas reventado y consigues los tres puntos: creo que mayor satisfacción no hay.

Por el momento, la Real Balompédica Linense se sitúa ubicada en sexta posición, a cinco puntos del play-off de ascenso. ¿Cómo está viviendo la batalla por la zona privilegiada de la competición?

Nosotros tenemos que estar con los pies en el suelo. Hemos tenido una racha mala y parecía que todo era muy negativo, que íbamos a perder esa oportunidad… Ahora, que hayamos ganado ante el Atlético Malagueño no quiere decir que vayamos a estar peleando por el play-off. Tenemos que ir poco a poco, partido a partido como dice el míster. Esta semana viene la UD Melilla, que es un rival complicado. Un rival más o menos directo, al que si ganamos conseguiremos recortar puntos. Son tres puntos importantes, pero de igual manera que los que conseguimos ante el Atlético Malagueño. Debemos intentar sumar de tres en tres en nuestra casa, que ya nos toca sumar de local de tres en tres. Cuando queden tres, cuatro o cinco jornadas, ya hablaremos del objetivo que nos marcamos en esa fecha. Ahora mismo hay que pensar poco a poco. El partido más cercano es el de la UD Melilla, buscaremos conseguir los tres puntos y después, a pensar en la próxima semana ante el Sevilla Atlético.

En líneas generales, ¿cómo valora la temporada realizada hasta el momento por la Real Balompédica Linense?

Pues bueno, creo que es una temporada buena. Cuando empezó la Liga ganamos al UCAM, luego empatamos ante el FC Jumilla y la UD Almería “B”, ganamos ante el Atlético Malagueño y perdimos ante la UD Melilla. Ahora hemos empezado la segunda vuelta un poco peor, pero si ganamos a la UD Melilla sumaríamos siete puntos: en la primera vuelta llevábamos ocho o nueve en las primeras cinco jornadas. Esto es muy largo y hasta mayo no termina: hay rachas buenas, hay rachas malas. Hemos tenido rachas muy buenas de victorias consecutivas, que nos hizo estar arriba; hemos pasado una racha mala ante rivales como el FC Cartagena o el UCAM Murcia, que nos ganaron en casa. El sabor de boca que me deja la temporada es bueno, pero todavía queda mucho. Hay que seguir luchando, conseguir la salvación cuanto antes y una vez lo consigamos ya podremos pensar en otros objetivos.

Si tuviera que destacar una posible virtud y un posible defecto de su equipo sobre el terreno de juego, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Como virtud, creo que somos un equipo. Todo el mundo mira por el que está al lado. Todos remamos en una misma dirección y tratamos de acentuar nuestras virtudes y camuflamos los posibles puntos flacos corriendo, luchando y peleando. Sobre todo, somos un equipo y que peleamos al 100%: corremos como cabrones, con perdón de la palabra.

En cuanto a defecto, quizás de cara a gol nos está faltando un poco de más maldad para  hacer más goles de los que estamos haciendo. Pero bueno, teniendo la portería a cero como hemos hecho en muchos partidos sabemos que tenemos muchos puntos a favor. Si conseguimos meter goles, tendremos los tres puntos. Por decirte algo, a lo mejor nos tenemos que poner las pilas los de arriba de cara a gol, porque esto al final es un problema de todo el equipo.

¿Qué destacaría de la labor realizada desde el banquillo por su entrenador, Jordi Roger?

Estamos luchando contra equipos que nos duplican o que nos  triplican en presupuesto. Él ha venido aquí con un proyecto. Vamos todos de su mano, nos saca el máximo rendimiento a todos: corremos muchísimo, terminamos los partidos reventados de correr. Nos está sacando el máximo rendimiento y nos ha abierto los ojos de que en esta categoría nosotros, que somos un club humilde, tenemos que correr más que ninguno para sacar los puntos. Su labor es muy buena.

En el plano personal, cumple su tercera campaña en las filas de la Real Balompédica Linense. ¿Qué cree que le ha aportado futbolísticamente jugar en el cuadro blanquinegro?

Sobre todo, felicidad por estar jugando en un club como la Balona y por estar cerca de mi casa. Vivo en Málaga y estoy cerca: estoy feliz, estoy a gusto. Deportivamente han sido años complicados porque hemos estado peleando por la salvación hasta el último momento. Espero que este año no tengamos esa necesidad y que podamos disfrutar de algo bonito. Creo que me lo merezco yo, se lo merece la afición y compañeros que lo han pasado mal estos años. Me ha hecho más fuerte como futbolista y he crecido mucho vistiendo la camiseta de la Balona, sabiendo lo que representa en el Campo de Gibraltar.

En este curso ha tenido la oportunidad de disputar 23 partidos en el Grupo IV de Segunda División B, anotando tres goles. ¿Cómo se está sintiendo sobre el terreno de juego?

La verdad es que importante. El míster me lo ha demostrado, poniéndome como titular todos los domingos. También creo que me lo estoy ganando en los entrenamientos y en los partidos. Pero bueno, creo que me ha dado mucha confianza: soy el jugador de campo que más minutos lleva. Agradecer al míster la confianza y el hacer que me sienta importante. Eso es lo más destacado, tener la confianza del míster.

He metido tres goles. Creo que he podido meter alguno más. También he dado tres o cuatro asistencias. Bueno, serían cuatro goles con el que nos quitó el árbitro del Almería, que luego lo vi en vídeo y no era fuera de juego para nada porque estoy completamente por detrás del lateral y del central. Pero bueno, me quedo con que me siento importante dentro del equipo y con muchas ganas de seguir para hacer un buen año.

Para finalizar, ¿qué espera del próximo compromiso liguero que deben afrontar, recibiendo a la UD Melilla?

Tenemos que hacer lo que hemos hecho hasta ahora. Ser un equipo sólido, correoso, haciéndonos fuertes desde atrás para mantener la portería a cero. Tenemos que pelear cada balón como si fuera el último y así tendremos muchas oportunidades de lograr la victoria, que es lo que queremos todos. Queremos ir poco a poco para conseguir la permanencia cuanto antes y ya después, poder pensar en otros objetivos.