Entrevista a Fernando Pastrana, Coordinador de Fútbol Femenino del Río San Pedro CD

Fernando Pastrana Ramos (13-07-1997) alterna dos importantes roles esta campaña dentro del Río San Pedro CD Femenino. Por un lado, desarrolla labores de Coordinación de Fútbol Femenino junto a su compañero José María Junquera. Por otro lado, dirige al equipo Cadete femenino. Sobre todo ello habló, muy amablemente, en esta entrevista con El Córner del Sur.

Esta temporada ejerce de Coordinador de Fútbol Femenino dentro del Río San Pedro CD. Háblenos de las labores que realiza en el club.

En primer lugar, quisiera destacar que la Coordinación la llevamos dos personas: tanto yo como mi compañero José María Junquera, aunque le ponga yo un poco voz al trabajo que realizamos entre los dos. Realizamos labores puramente deportivas, como pueden ser la coordinación de los tres equipos que tenemos en cuanto a horarios de entrenamientos, subir jugadoras a un equipo o a otro y el seguir una línea metodológica en los tres equipos, para que no se note el cambio de categoría año tras año. Luego, una función más administrativa, en la que hacemos de vínculo con el órgano administrativo del club: controlando el tema de documentación para las fichas, el pago o las inscripciones, los kits de ropa… Entre los dos nos repartimos estas funciones.

¿Cuáles son los aspectos más gratificantes de su trabajo para usted? ¿Y los aspectos más complejos?

Creo que después de todo el trabajo realizado, personalmente diría ver en los entrenamientos y en los partidos la cara de felicidad de estas chicas, que disfrutan haciendo este deporte. Es lo más gratificante.

Un poco, el administrar bien el tiempo entre las tres categorías para que ninguna se quede atrás: que todas sean capaces de funcionar correctamente y al mismo nivel de eficacia.

Además, esta temporada dirige al equipo femenino Cadete. ¿Cómo compagina ambos roles?

Como se suele decir, sarna con  gusto no pica. Saco tiempo para alternar las funciones un poco más relacionadas con la gestión con las puramente deportivas. Como graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, no me resulta muy difícil compaginar los entrenamientos con las labores de gestión de clubes, por así decirlo.

¿Cómo es la relación con las instituciones para desarrollar el trabajo dentro de la parcela femenina del club?

La verdad es que cada año son mejores. Estamos cogiendo un peso importante. De un año para otro hemos pasado de tener un solo equipo, con 15 o 16 jugadoras, a tener tres equipos con medio centenar de jugadoras. Cuando el número es mayor, la repercusión en este tipo de instituciones también es un poco más mayor y te hacen un poco más de caso.

El Río San Pedro CD cuenta con un equipo femenino Cadete y otro Alevín. ¿Qué importancia tiene la cantera dentro del club?

Creo que es lo más importante, asegurar que por debajo siempre haya cantera para que año tras año las distintas categorías se vayan surtiendo de jugadoras y que ningún año se quede ninguna promoción más floja que otra. Es importante que sea un ciclo continuo y sin problemas en cuanto a número de jugadoras.

Mirando al equipo femenino Senior del Río San Pedro CD, ¿cómo valora el arranque de la temporada?

La verdad es que, a pesar de los resultados, está siendo muy gratificante. Hay un  grupo humano muy importante, que no se está dejando influenciar por los resultados y que sigue trabajando como el primer día para que dichos resultados lleguen. Destacaría el grupo humano que tenemos y la plantilla a nivel personal que tenemos. Es un equipo de primera creación, completamente nueva y no es fácil que todas las piezas encajen a las primeras de cambio.

¿Cuál considera que es la mayor dificultad a la hora de empezar un  equipo completamente nuevo?

Depende de la categoría. Considero más difícil la captación de jugadoras con una edad más avanzada. Con las peques no es tan difícil al tener la colaboración de los padres. Cuando hablamos de un equipo Senior, con un abanico tan amplio de edades como el que tenemos aquí en la provincia de Cádiz, esto puede hacer que sea un poco más difícil. No todas han tenido esa educación deportiva tan necesaria en estas categorías mayores de edad.

¿Cómo ve esta campaña la Segunda Andaluza Femenina de Cádiz?

Cada año que pasa, todas las categorías son más competitivas. Eso es buena señal: hay más equipos, más licencias y el nivel de la categoría crece. Como el nuestro, hay equipos de nueva creación. Es una categoría difícil, pero con equipos de distintos niveles: cada uno opta a lo que su plantilla puede llegar a hacer. Tanto los equipos de arriba tienen su propia competición para quedar arriba como los que están abajo tienen la suya, para los equipos de nueva creación,  que les llevan a trabajar día a día para conseguir sus objetivos.

En cuanto al equipo Cadete que usted entrena, ¿qué destacaría del grupo de jugadoras que tiene a su disposición?

De este equipo, que trabajo de primera mano, destacaría el grado de implicación tanto de las jugadoras como de los padres. Es el equipo que más años lleva funcionando y destacaría el grado de unión existente entre plantilla, familia y cuerpo técnico.

¿Cómo es la rutina de entrenamientos que siguen?

El Cadete femenino entrena tres días en semana, lo que suele entrenar un equipo de la categoría de la zona. Intento trabajar de una forma integrada, sin separar conceptos. Buscamos objetivos semanales, planificando a raíz de los errores que cometemos en el fin de semana en los partidos para corregir esos errores y potenciar los aciertos que hemos tenido.

¿Qué valoración hace del arranque de la temporada?

Lo catalogaría de inmejorable. Después de una primera temporada con ellas un poco difícil, en el sentido de que había mucho trabajo por hacer, todo ese trabajo se vio premiado en la recta final de la temporada pasada y en el inicio de esta. Además de los resultados, el grupo trabaja muy bien en el día a día. No conocemos la derrota y lo catalogaría como muy gratificante.

¿Y del equipo Alevín? ¿Qué destacaría?

El equipo Alevín, pese a tener en su totalidad a chicas que no habían practicado el fútbol a nivel competitivo, quisiera destacar la rápida adaptación tanto de jugadoras como de padres a este tipo de equipos. Más allá de los partidos, implica un compromiso a la hora de asistencia a los entrenamientos. Creo que están haciendo muy buenas migas en la plantilla. Es un equipo de futuro, que hará que el fútbol femenino suba de nivel a medida que se vaya subiendo de categoría.

En su opinión, ¿cómo es el estado actual del fútbol femenino en la provincia de Cádiz?

Creo que cada año el fútbol femenino de la provincia crece. Está creciendo en todas las categorías, pero es un crecimiento moderado. Estamos viendo cómo suben los números de equipos y de licencias: ojalá se pueda conseguir hacer más categorías. La idea es subir el número de categorías, ya que jugar en una categoría Cadete y encontrarte jugadoras que son Infantiles o Cadetes de segundo año, creo que son diferencias muy grandes. Me parece que goza de buena salud, pero confío en que mejore con el número de categorías.

Para acabar, ¿qué expectativas tiene de cara a este curso 2019-2020?

Sin centrarme en ninguno de los equipos, espero que las jugadoras estén contentas y que este inicio del proyecto continúe su camino con el paso de los años.