Entrevista a Dolores Gutiérrez, futbolista del Atlético Guadalquivir

Dolores Gutiérrez Moreno cumple su primera campaña en las filas del Atlético Guadalquivir. Un club al que llegó para continuar con su trayectoria deportiva, dispuesta a aportar su veteranía y conocimiento de la categoría. La temporada ha acabado resultado plenamente exitosa, pues el equipo se consagró campeón de la Segunda Andaluza Femenina de Córdoba. Una de las claves, de acuerdo con la futbolista, es el gran grupo que conforma el club: desde el Presidente, pasando por el cuerpo técnico y todas las compañeras del plantel. Actualmente, el equipo se encuentra inmerso en la fase de grupos de la Copa Diputación, logrando una valiosa victoria el fin de semana pasado. Muy amablemente, la jugadora atendió la llamada de El Córner del Sur para hablar de esta campaña y de sus sensaciones.

Háblenos de su trayectoria en el mundo del fútbol.

Empecé a jugar bastante tarde, cuando vine a Córdoba, con 25 años. Ahora la cosa está mucho más fácil con el tema del fútbol, pero cuando yo era pequeña en mi pueblo no dejaban a las niñas jugar al fútbol. Así que jugaba al baloncesto, hasta los 25 años que llegué aquí. Empecé jugando a fútbol sala y al año siguiente, en Califa con Raúl, que era el entrenador: ese año jugamos a Fútbol 7. Ganamos la Liga y me fui a la AD El Naranjo, que actualmente es el Córdoba CF.

Cuando yo llegué estaba terminando la temporada y conseguimos subir a Nacional. Estuve jugando en esa categoría hasta que lo dejé porque era mucho sacrificio y llegué a una edad en la que había que valorar otras cosas. Seguí jugando en Provincial con la AD El Naranjo hasta el año pasado. No jugué porque no me venía bien. Y este año empecé a jugar en el Atlético Guadalquivir.

¿Cómo se definiría como futbolista?

Juego de central. Creo que por mi edad soy tranquila: tranquila de cabeza, luego soy bastante inquieta. Sobre todo soy tranquila, hago mucho desgaste en los partidos… Me vacío en los partidos y al final, en los equipos hay que tener de todo: gente más buena y gente que trabaje más. Creo que soy más de las del trabajo sucio de los equipos.

Esta temporada ha sido, como ha comentado, la primera que pasa en el Atlético Guadalquivir. ¿Qué fue lo que le atrajo de la posibilidad de llegar a este equipo?

Tenía muchas amigas en común en el equipo. También había otras jugadoras con las que no había jugado pero a las que conocía porque en el fútbol cordobés nos conocemos todas. Sabía que había un grupo muy apañado de gente: gente muy comprometida y que entendía el fútbol como yo. Luego también, vine por el entrenador, Jesús Hidalgo. Sabía cómo trabajaba, cómo era y me apetecía pasar una temporada con él.

Por el momento, ha podido participar en 18 compromisos entre la Liga y la Copa. ¿Cómo se está sintiendo sobre el terreno de juego?

Gracias a Dios, este año me han respetado las lesiones y no me he perdido ningún partido. Creo que, además del año que jugué en Fútbol 7, está siendo el año que más a gusto estoy en Fútbol 11. Tenemos una línea defensiva que nos entendemos perfectamente. Con mi compañera Lidia me entiendo perfectamente: solo con mirarnos. Para llevar solo un año juntas, la línea de atrás nos llevamos muy bien jugando. Es algo muy importante. Se nota, porque al final cuando ves las estadísticas, se nota cuándo un equipo juega bien y está bien con las que tienes al lado: se aprecia en los goles que no nos marcan.

Actualmente el Atlético Guadalquivir se encuentra inmerso en la fase de grupos de la Copa Diputación. ¿Cómo valora el desempeño de su equipo en esta instancia de la competición copera?

Es verdad que la Liga la terminamos con algunas jugadoras lesionadas, con alguna operación pendiente que tenían que hacerse. Y ya que tenemos la fase de ascenso en mayo, era el momento para que la gente que tuviera algo pendiente se lo hiciera. Tenemos algunas bajas importantes, que estamos notando.

Empezamos la Copa ganando en Doña Mencía, que es uno de los campos más difíciles de la categoría. Pero luego hemos tenido un bajoncillo. Es verdad que nos ha faltado mucha gente, aunque no es excusa. La realidad es esa. Con el Córdoba CF perdimos en nuestro campo y la semana siguiente perdimos ante Paquillo Moreno, que no nos lo esperábamos. Este año está habiendo mucho nivel y partido al que no llegues al 100%, partido que lo puedes acabar perdiendo.

El fin de semana pasado su equipo pudo superar al Atlético Menciano por 3-0. ¿Cómo recuerda el partido?

No sé exactamente qué es lo que hicimos diferente, porque fueron todos los partidos iguales. Pero nada más empezar, ya sabíamos que el equipo estaba bien. Era de estos partidos en los que estabas cómoda, que no te crean un desgaste físico grande. Todo el mundo funcionó bien: el centro del campo, las de arriba creaban peligro fácilmente… Hemos trabajado bien esta semana.

La verdad es que, después de ganar la Liga, quizás nos confiáramos un poco. Los dos partidos que perdimos nos han servido para ponernos las pilas otra vez. Creo que el equipo está otra vez bastante arriba. A ver si con suerte podemos acabar como segundas de grupo para poder afrontar los cruces.

¿Qué sabor de boca les dejó esta segunda victoria en la fase de grupos de la Copa Diputación?

Lo necesitábamos. Ha sido un sorbo de aire fresco para el equipo porque llevábamos dos partidos perdiendo y eso, anímicamente, se nota. Lo que pasa es que tenemos un grupo muy bueno y cuando se pierde es cuando más valor se le da a esto. Cuanto más perdemos, más vamos a entrenar y más serias estamos en el partido siguiente. Nos ha venido como agua de mayo, porque ahora tenemos un partido muy complicado ante el Córdoba CF: si hubiéramos tenido otra derrota, anímicamente se hubiera complicado la preparación de ese partido. Además, ahora empezamos a recuperar a algunas de las compañeras que teníamos lesionadas y eso siempre viene bien: cuantas más somos, más fuertes estamos.

Asimismo, en la competición liguera, consiguieron hacerse con el título tras haber cuajado una gran remontada. ¿Cómo vivió la consecución del campeonato liguero?

La temporada la empezamos un poco… Tuvimos empates que luego, viendo la clasificación, fueron bastante buenos. En el calendario nos tocaron todos los partidos fuertes al principio. Llegó un momento en el que nosotras estábamos muy abajo, pero no habíamos perdido ningún partido: empatamos y ganamos ante los rivales directos. A partir de ahí empezamos a remontar: los otros equipos se enfrentaron entre ellos y ya no solo es que nosotras sumáramos, sino que el resto dejara de sumar de tres en tres. Eso fue lo que nos hizo estar un poquito más fuertes al final.

Personalmente, ¿qué supuso para usted el título?

Bueno, después de un año parada y otros años más complicados, este ya se presentaba ilusionante. Cuando ves a tu equipo entrenar, ya sabes más o menos la calidad que tiene en comparación con los rivales: intuyes a qué nivel estás. Es verdad que al ser un equipo nuevo, hemos tardado un poquito más en acoplarnos. Con el entrenador también… Luego, hay gente que por trabajo ha tenido que empezar más tarde; ha habido compañeras que tienen que hacer un esfuerzo muy grande para entrenar porque vienen de fuera. Nos ha costado un poquito más. Pero, desde que empezamos, sabíamos que había un buen equipo.

¿Cómo considera que es la salud del fútbol femenino en la provincia de Córdoba?

La salud del fútbol femenino es un poco reflejo de la situación general: cada vez mejor. Cada vez ves niñas pequeñas con un nivel mayor, ves más clubes que apuestan por el fútbol femenino… El mayor referente era el Córdoba CF, que no tenía equipo femenino. Ha sido un paso grandísimo porque ahora todas las niñas a las que les guste el fútbol van a querer jugar allí. Es un llamamiento y esto va a ir a más.

Cada vez es más normal que una juegue al fútbol, cada vez los padres llevan más gustosos a las niñas a que jueguen al fútbol… Antes, ya te digo que yo no podía jugar al fútbol en mi pueblo. Y eso ahora va a cambiar. Cada vez irá a mejor. Siempre ha sido Córdoba una de las provincias más potentes: se ve en las fases de ascenso. Junto con Sevilla, ha sido una de las provincias que más equipos ha tenido en categorías nacionales. Quizás no en Primera División, pero sí en Segunda. Creo que va a ir a mejor y a más.

Para finalizar, ¿qué expectativas tiene tanto de cara a lo que queda de Copa Diputación como de cara a la fase de ascenso?

Nosotras, con todas las bajas que hemos tenido en la Copa, vamos a intentar ganarlo todo. Pero como objetivo último, la fase de ascenso nos hace muchísima ilusión. A unas porque, tras llevar mucho tiempo en esto, es como un regalito que no te esperabas. A otras, porque no han tenido aún la suerte de haberla jugado y que tienen la ilusión de disputarla por primera vez. Jugar contra equipos a los que nunca te has enfrentado, nuevos y que no conoces… A todas nos hace muchísima ilusión.

Con respecto a la Copa, vamos a ir a por ella. Con los cruces, intentaremos quedar segundas porque no creo que se pueda dar el caso de ganar el grupo. Intentaremos seguir donde estamos ganando todo lo que nos queda. Y luego, en los cruces, si podemos ganarla, lo vamos a intentar. Creo que tenemos opciones, pero como tienen todos los equipos. Como nosotras jugamos y que creo que hemos pasado la fase de lesiones, estamos en buena disposición de hacer un buen papel.