Entrevista a David Campaña, entrenador del Lori FC

David Campaña Piquer (Málaga, 23-05-1974) ha asumido, en esta temporada 2019-2020 un nuevo y atractivo reto internacional. No en vano, el técnico andaluz aterrizó en el FC Lori de Armenia. Un equipo que está cuajando buenas actuaciones, situándose a escasa distancia del liderato. Muy amablemente, atendió a El Córner del Sur para repasar esta nueva aventura de su carrera en los banquillos.

En este curso 2019-2020 emprendió un nuevo reto internacional, recalando en el banquillo del Lori FC de Armenia. ¿Cómo vivió el proceso de formación de su plantilla?

Con mucha ilusión, puesto que el Lori FC de la temporada 2019/20 es un equipo creado desde cero. Construir un equipo requiere de mucho trabajo fino. Sobre todo, si te piden resultados a corto plazo.

¿Qué destacaría del grupo de futbolistas que tiene a su disposición en este curso 2019-2020?

Ilusión, su capacidad de trabajo, predisposición, que hace que estén rindiendo a gran altura, pese a no tener gran experiencia la mayoría. A la mayoría no se les ve techo por ahora, mejoran día a día.

¿Qué opinión le deja el campeonato armenio y la estructura del fútbol en este país?

El campeonato armenio es muy peculiar, fuerte físicamente, pues jugamos partidos cada cuatro días, pero a la vez disponen de mucha calidad técnica: hay equipos que juegan al futbol muy bien. Su punto débil es la capacidad de trabajo en equipo, son muy tradicionales y difíciles a la hora de adaptarse a diferentes situaciones, eso genera la no regularidad, por lo que sus momentos de forma cambian de un mes a otro. En cuanto a la estructura la liga, cada temporada avanza dando grandes pasos: más equipos, más nivel y mejores protocolos. En este sentido están esforzándose mucho.

En estos primeros compases del campeonato, el Lori FC ha logrado resultados bastante positivos. ¿Cómo valora el desempeño de su equipo hasta el momento?

Somos un equipo muy joven, con poca experiencia en Primera División la mayoría. No solo no se conocen, sino que tenemos más de 12 nacionalidades, diferentes idiomas, culturas antagónicas…

Pero todos compartimos el mismo objetivo e ilusión, eso hace que, de la dificultad, nos superemos día a día. Todos somos responsables, exponemos los contenidos a entrenar en dos o tres idiomas, hablamos en inglés, español, palabras en armenio, ruso…

En el campo todos leemos y entendemos lo mismo, eso hace que seamos un equipo muy competitivo, donde el trabajo en equipo es nuestra mayor virtud, en la actualidad estamos a cuatro puntos del líder, y nos enfrentamos a ellos el próximo partido, esto lo hubiese firmado cualquiera, a estas alturas de temporada estar donde estamos… Pero siempre queremos más, incluso podríamos estar más arriba.

¿Cuál diría que es la mayor dificultad del campeonato armenio?

El calendario es muy duro. Los partidos, aunque no son rápidos en cuanto a velocidad, son de los más duros que he visto en cuanto a disputas con el balón. Esto provoca muchos lesionados o jugadores con molestias, que apenas tienen tiempo para recuperar. Los servicios médicos de los que disponemos, privados, no están orientados para deportistas profesionales, por lo que cualquier problema se alarga en el tiempo. Nuestro fisio está desbordado y limitado, intentando hacer milagros.

¿Hay mucha diferencia entre el fútbol de Armenia y el de nuestro país? ¿Qué aspecto le ha podido llamar más la atención?

No es comparable, está mucho más desarrollado el futbol en España. Armenia es un país que lo ha pasado muy mal, donde el fútbol ha estado integrado en la antigua URSS. No obstante, están recortando distancias.

¿Cómo se vive el fútbol en Armenia?

Con pasión durante el partido, pero después no hay una cultura futbolística, de seguimiento. Como te he comentado, Armenia ha dado un salto de calidad a nivel social, económico etc… El fútbol vendrá después.

A lo largo de su trayectoria deportiva, ha tenido la oportunidad de vivir varias experiencias internacionales. La primera de ellas fue en China: ¿qué recuerdos le quedan de su paso por dicho país?

Una etapa de crecimiento personal, y como entrenador, mejorando todos los procesos. Encontrarte con un cambio absoluto, en todos los aspectos, trabajar día a día todas mis debilidades, ya que o mejoraba yo o no conseguía los objetivos que me había planteado.

Posteriormente, en 2017 pudo hacerse cargo del FK Utenis de Lituania, consiguiendo la permanencia en el campeonato liguero. Con el paso del tiempo, ¿qué valora del trabajo realizado allí?

Fue una etapa donde puse en práctica todo lo que desarrolle en China. Sin apenas presupuesto, en mitad de la temporada tuve que configurar un equipo nuevo. Sin duda cometí muchos errores, pero también hice cosas muy muy buenas, se consiguió la permanencia matemática mes y medio antes de terminar la liga. A partir de entonces, la directiva decidió ahorrar para el próximo año.

Me ofrecieron dos años más de contrato, pero los rechacé, buscaba más estabilidad deportiva, no solo contractual. Aprendí qué es lo que quiero y qué es lo que no quiero. Ahora tengo las cosas mucho más claras.

¿Qué cree que le han aportado, profesional y personalmente, estas aventuras internacionales?

Cualquier persona que viaje regularmente te lo podrá decir: aprender de otras culturas, de otras personas, comparar y añadir nuevas experiencias, te aporta muchísimos valores. Cuando además, no solo es viajar, sino que es trabajar, adaptarte, enseñar, ser líder de un grupo de personas, con muchos contrastes y diferentes orígenes, te enriquece personal y profesionalmente. Te quedas con lo mejor de cada fútbol, de cada país, de cada persona…¡Un lujo!

Para acabar, ¿qué expectativas tiene de cara a este curso 2019-2020 en el Lori FC?

¡Ay madre! Expectativas. Las expectativas son para los directivos, los aficionados, los periodistas. Yo me enfrento a una realidad muy tozuda cada día, donde entre lo deseado y lo ejecutado, siempre necesita de corrección y ajuste. Pero para responderte, mi única expectativa es que me dejen trabajar, para el club, clasificarnos para ronda UEFA próxima temporada.