Entrevista a Chelsea Ashurst, portera del Málaga CF Femenino

Foto: Málaga CF.

Chelsea Ashurst (Leeds, 22-04-1990) es la guardiana de la portería del Málaga CF Femenino. Un equipo con el que está cuajando una gran campaña bajo palos, aportando su granito de arena en la consecución de buenos resultados en el regreso del equipo a la máxima categoría. Aprovechando el parón en la competición liguera por la fecha FIFA de noviembre, El Córner del Sur entrevistó a la guardameta, que muy amablemente repasó la actualidad del combinado boquerón y habló de su trayectoria en el club.

Una vez alcanzado este nuevo parón en la Liga Iberdrola, ¿qué balance hace de la temporada realizada hasta el momento por el Málaga CF Femenino?

Bueno, el balance de la temporada se puede decir que vamos bien. En los partidos ante rivales más directos ha sido en los que hemos puntuado. Creo que hay que seguir trabajando, queda mucho por delante. Mirando la tabla vamos bien: vamos décimas, empatadas a puntos con las sextas. Todavía queda mucho y creo que podemos hacer muchas cosas este año.

¿Llegó a notar al principio el equipo el salto de categoría?

Sí, pero no solo la categoría en sí. Somos una plantilla completamente nueva, con 12 incorporaciones. El salto de categoría también se notó: veníamos de Segunda, esto es otro nivel. Hasta que hemos cogido ritmo y nos hemos conocido las jugadoras creo que se han visto los resultados. Van saliendo las cosas hacia adelante.

¿Cómo fueron esos primeros encuentros en los que la victoria se les resistía?

Es duro y es complicado. Duele el ver que en los tres primeros partidos no salía nada. Pero todas teníamos los pies en el suelo. Sabíamos de dónde veníamos, sabíamos que éramos un equipo completamente nuevo. Tuvimos paciencia, seguimos trabajando y no nos rendimos. Esas fueron cosas que nos hicieron ganar nuestro primer punto ante el Valencia CF. Somos realistas: sabemos de dónde venimos y que somos un equipo recién ascendido. Trabajamos día a día para intentar conseguir los resultados cuando llegue el domingo.

La primera victoria llegó ante el RCD Espanyol Femenino, en casa. ¿Qué supusieron para ustedes esos primeros tres puntos de la temporada?

Después de todo, también fue un plus. Creo que nosotras, el cuerpo técnico y la afición ya nos merecíamos los tres puntos. Los primeros tres puntos, en una categoría nueva y recién ascendidas… Lo celebramos, claro. Ahí nos dimos cuenta de que podemos. Ahora hay que pensar que hasta un punto es válido en esta categoría, así que hay que trabajar para tratar de intentar a por los tres puntos. Pero como te he dicho, también tenemos que pensar que un punto también es válido.

Antes del parón, el Málaga CF Femenino volvió a lograr la victoria ante un rival directo como es el Madrid CFF. ¿Cómo fue aquel partido?

El partido ante el Madrid CFF, en la primera parte creo que fue un poco más espesa por nuestra parte. Todas nos dimos cuenta y en la segunda parte salimos con hambre. Éramos conscientes de que no se nos podía escapar, porque si perdíamos podíamos entrar en descenso y si ganábamos nos poníamos con los mismos puntos que el sexto. El equipo, como te he dicho antes, trabaja día a día. Somos un equipo competitivo, una familia y eso nos hizo salir en el segundo tiempo a por los tres puntos: conseguimos que los tres puntos se quedaran en Málaga.

Hablando del parón en la competición, ¿cómo cree que puede venirle al Málaga CF Femenino?

Creo que bien. Después de este parón tenemos una semana dura de trabajo. Vamos a visitar al Levante, después jugamos entre semana con el Sevilla FC en casa y después el fin de semana jugamos el partido de casa. Creo que vendrá bien que las niñas desconecten, vean a sus familias… Desconectar para llegar el lunes con las pilas recargadas y seguir trabajando.

¿Cómo está viendo la Liga Iberdrola en esta temporada 2018-2019? ¿Ha notado muchos cambios en la competición con respecto a la última ocasión en la que usted compitió en ella?

Se puede ver: puede caer cualquier equipo. Hay mucha categoría en esta Liga, que cada año va creciendo y va creciendo. No hay ningún partido fácil: todos son complicados. Hay que trabajar durante un año entero para conseguir puntos y volver a estar al año siguiente en Primera.

Ahora es mucho más profesional, los clubes apuestan realmente por el fútbol femenino. También hay muchas jugadoras extranjeras que vienen a España a jugar. La selección española también ha crecido muchísimo. Hay mucha diferencia, mucha más categoría, todo más profesional… Eso es mérito de las niñas y de los clubes.

En el plano personal, ¿cómo se está sintiendo esta temporada bajo palos?

La verdad es que con mucha confianza. Tengo que aprovechar la oportunidad que me está dando Antonio de jugar yo. Tengo que seguir trabajando, no me puedo conformar porque lo mismo que ahora estoy, en varios partidos no puedo estar. Hay que seguir trabajando. También tengo que destacar que tengo a un gran profesional como entrenador de porteros como es Paco Ruiz: con él aprendemos día a día. Estoy muy contenta y muy segura de mí misma. Eso sí, con los pies en el suelo y dispuesta a seguir trabajando.

Ya tuvo la oportunidad de formar parte de la plantilla del Málaga CF Femenino en su anterior etapa en la máxima categoría. ¿Cómo recuerda aquellos años?

Era una niña. Recuerdo que teníamos un equipo muy competitivo. Ahora los clubes han apostado más por el fútbol femenino, pero esos años fueron muy buenos. Agradecerles a esas personas que estuvieron apoyándonos durante tantos años. Fueron mis primeros años aquí y por eso creo que le tengo tanto cariño a este escudo. Aquí me siento como en casa.

¿Cuál pudo haber sido para usted el mejor momento en aquella primera etapa en el Málaga CF Femenino?

Creo que el mejor momento, si no recuerdo mal, fue cuando fuimos a Valencia y en el último partido habíamos perdido, ya descendíamos y pasó un milagro. Perdió un equipo que no debería haber perdido contra el rival ante el que jugó y nos salvamos por los pelos. El entrenador nos llevó a comernos una paella a la playa… Imagínate, estábamos hundidas anímicamente y al ver el resultado, que estábamos otro año más en Primera, nos alegramos mucho.

La pasada campaña fue la del ansiado regreso a la Liga Iberdrola. ¿Dónde estuvo la clave del éxito tanto en la fase regular como en la liguilla?

Hicimos un grupo muy bueno. Muchos cambios, entrenador nuevo… Cada entrenador tiene su forma de trabajar y él trajo a jugadoras que veía adecuadas para el equipo. Fue un cambio muy grande y nos pusieron los pies en el suelo. Como él nos dijo desde el principio: si entrenamos como un equipo de Primera estando en Segunda, seremos de Primera. Y bueno, hasta el día de hoy.

¿Qué significó personalmente aquel ascenso?

Creo que fue una experiencia que nunca había vivido. Fue algo precioso, ese ascenso. Más sabiendo que era con mi club, con el club al que tengo cariño. Fue algo que te puedo decir que nunca olvidaré.

Volviendo al presente, ¿qué espera de cara a esta temporada tanto en el plano personal como en el plano colectivo?

En el plano colectivo, seguir trabajando todas juntas e intentar acabar el año en la mejor posición posible. En cuanto a lo personal, seguir trabajando y que Antonio vea que puede confiar en mí en la portería: nunca me voy a rendir, nunca voy a echar los brazos abajo y voy a seguir trabajando día a día.