Entrevista a Borja Velázquez, entrenador del CD Churriana

Francisco de Borja Velázquez García Andrade (Madrid, 21-12-1983) afronta un atractivo reto en este curso, dirigiendo al CD Churriana. Un equipo con el que consiguió ascender a División de Honor Andaluza la pasada campaña y con el que se encuentra en una cómoda situación en la actualidad: los suyos ocupan la décima plaza, con 13 puntos. Muy amablemente, el técnico atendió a El Córner del Sur para repasar lo que está dando de sí esta temporada.

El CD Churriana ha tenido que afrontar, en esta última semana, dos compromisos ligueros en el Grupo II de División de Honor Andaluza. A su juicio, ¿cuál es la mayor dificultad de hacer frente a dos encuentros en tan corto espacio de tiempo? 

Lo primero es que no da tiempo a recuperarse por completo para poder afrontar el segundo partido con garantías físicas. Y por otro lado el desgaste que generan los viajes. No es una liga comarcal. Esto va en perjuicio del estado fisco de los jugadores.

El primero de esos partidos fue entre semana, ante el Atarfe Industrial. ¿Cómo lo vivió?

Adelantamos el encuentro al jueves pensando en tener un día más de descanso y nos vino todo en contra. No supimos afrontar el partido. El Atarfe fue mejor y nosotros no competimos como normalmente somos capaces.

Ya en el fin de semana, su equipo recibió la visita del CD Villanueva. ¿Dónde cree que pudo estar la clave del partido?

Precisamente ese día de descanso de más se notó. Estuvimos más frescos que ellos y pudimos ponernos por delante en el marcador muy rápido. Y a su vez ir gestionado. La calidad de nuestros jugadores se impuso en el campo. Y el resultado fue corto.

En líneas generales, ¿cómo valora el rendimiento del CD Churriana en estas primeras 11 jornadas del campeonato? 

Nos costó mucho las primeras jornadas adaptarnos a la categoría. A día de hoy estamos en el puesto décimo. El equipo va a más cada jornada. El margen de mejora es grande y no queremos conformarnos.

¿Cuál diría que es la mayor virtud del CD Churriana sobre el terreno de juego?

Somos muy intensos y no nos dejamos nada. El equipo se vacía cada partido.

El CD Churriana es un recién ascendido al Grupo II de División de Honor Andaluza. ¿Ha notado su equipo el salto de categoría?

Muchísimo, en esta liga prima el no fallar. Con ello llega el no arriesgar y por lo tanto hay mucho menos juego asociativo. Es entendible, pero ver equipos con buenos presupuestos y con plantillas extraordinarias solo jugar directo, afea mucho el espectáculo.

¿Cómo ve en esta temporada 2019-2020 el Grupo II de División de Honor Andaluza?

Tremendamente competida. No existe rival fácil. Hay varios equipos con claras aspiraciones al ascenso, con esos es muy difícil competir. Y luego estamos el resto que nunca sabes quién puede imponerse.

¿Ha habido algún equipo que le haya podido sorprender especialmente?

El CD Alhaurino me parece el mejor equipo de la categoría, tiene todo para volver a Tercera. Y el Juventud de Torremolinos tiene una plantilla impresionante.

En el plano personal, lleva trabajando las últimas campañas en el CD Churriana. ¿Qué le ha aportado como entrenador su paso por este club?

El club me ha dado la tranquilidad y la confianza de poder hacer las cosas a mi forma. De esta manera es muy fácil gestionar la parcela deportiva. 

¿Cómo vivió el ascenso conseguido la temporada pasada?

Con mucha ilusión. Fuimos capaces de imponernos de manera clara en el campeonato. Y no nos pesó el cartel de favoritos.

A usted como entrenador, ¿cómo le gusta que jueguen sus equipos?

Me gusta el juego asociativo. Y me encanta poder llevar el control. Este año es complicado poder hacerlo, pero no por ello nos encerramos en una sola idea. Salir a correr en las contras y ser más vertical es divertido. La capacidad de poder adaptarse a diferentes estilos es un plus.

¿Piensa que se juega como se entrena?

 Sí, es la única forma de demostrar el trabajo de la semana.

Para acabar, ¿qué expectativas tiene tanto a nivel personal como a nivel colectivo de cara a esta temporada?

A nivel personal cumplir con los objetivos del club y disfrutar de cada partido.

A nivel colectivo quiero que cada uno de mis jugadores se sienta importante.

Los protagonistas son ellos, y deben disfrutar siempre.