Entrevista a Belén Mora, futbolista del CD El Palo Femenino

Ana Belén Mora Bejarano afronta una nueva campaña en las filas del CD El Palo Femenino. Un conjunto con el que pelea en la zona noble de la Segunda Andaluza Femenina de Málaga, para tratar de conquistar el título liguero. Por el momento ha disputado 10 partidos, alternando su rol en el terreno de juego como ayudante del técnico del equipo. Sobre estos temas y sobre su trayectoria en el equipo, habló muy amablemente en esta entrevista a El Córner del Sur.

Cuéntenos un poco cómo ha sido su trayectoria en el mundo del fútbol.

Un poco de todo. Empecé de pequeña, hasta ahora que tengo 26 años he pasado por muchos equipos. El último ha sido el CD El Palo Femenino. Entre los 16 y 17 años tuve lesiones de rodilla, en el ligamento cruzado y en el menisco. Desde entonces, estoy yendo a trancas y a barrancas, haciendo lo que quiero porque me gusta.

¿Cómo se definiría como futbolista?

Soy una jugadora muy luchadora. Normalmente juego de centrocampista, de pivote. Pero también con Jesús he llegado a jugar como central. Pero la zona que más me gusta es en el medio, de pivote o un poco más adelante como mediapunta. Creo que lo que más me define son las ganas que le pongo, la competitividad que tengo… No me gusta perder, aunque si se pierde no pasa nada.

Ha estado jugando en el CD El Palo Femenino las últimas temporadas. ¿Qué le ha aportado su paso por este equipo a nivel futbolístico?

Me ha aportado mucho. He aprendido mucho: he pasado por muchas jugadoras, conociendo mucha gente. Me ha aportado trabajo, sacrificio, lo importante que es ver las cosas: llevaba mucho tiempo parada y me permitió volver, tener ilusión, competir de una manera, luchar… Siempre hemos estado arriba y queremos jugar la liguilla de ascenso.

¿Qué significa este club para usted?

He pasado por muchos clubes, pero la verdad es que este es el que puedo decir que es todo. Si tengo que hacer algo, lo voy a hacer por las niñas, por el club y por Jesús, que me ha ayudado en todo momento en los cinco o seis años que he estado aquí. Es como una familia. Hemos pasado muchas niñas, he conocido a mucha gente y he aprendido mucha de todas y mucho, mucho de Jesús. Él ha sido una de las personas que más me ha enseñado y que más me ha ayudado.

Echando la vista atrás, ¿cuál ha podido ser el mejor momento que le ha tocado vivir con este equipo?

Momentos tengo muchos. Este equipo ha pasado de estar luchando por el ascenso, por ganar la Liga, de quedarnos a un par de puntos de no ser campeonas… El año pasado quedamos campeonas, pero no pudimos jugar la liguilla porque estábamos sancionadas porque un año no la pudimos jugar. Por eso estamos luchando: las cinco o seis temporadas que llevo, siempre hemos estado arriba. Pero nunca hemos podido jugar la liguilla y luchar por ascender.

Mirando al presente, esta campaña ha disputado 10 partidos, anotando dos goles. ¿Cómo han sido sus sensaciones sobre el terreno de juego?

La verdad es que muy buena. Un poco asustada por lo que te he comentado antes, del tema de las lesiones. En eso me está ayudando mucho el equipo. Me voy metiendo cuando veo que me encuentro un poquito mejor. Las sensaciones son buenas, aunque siempre con un poco de cuidado aunque siempre que juego trato de darlo todo para ayudar al equipo.

También integra el cuerpo técnico del equipo, como ayudante de Jesús Sánchez Galo. ¿Cómo compagina ambos roles?

Como jugadora, por tema de las lesiones, él me dio esa confianza. Y he aprendido mucho. Se aprende y se ven las cosas desde otra óptica: no tiene nada que ver cómo se ven las cosas siendo jugadoras a estar con él desde fuera. Te pones en la situación de una cosa y de otra y es muy diferente. Ahora, en muchos aspectos, lo entiendo. Y muchas veces, se lo digo.

En líneas generales, ¿qué valoración realiza de la temporada del CD El Palo Femenino en la Segunda Andaluza Femenina de Málaga hasta la fecha?

La valoro bastante buena. Todavía no ha terminado y espero que el equipo siga luchando por lo que está luchando ahora, por el primer puesto. Nada es imposible. De lo que viene siendo la Liga, siempre hay altibajos: momentos más buenos, momentos más malos… Pero en general veo la temporada bastante buena.

¿Cómo están viviendo la batalla por el campeonato con rivales como CD Algaidas, Puerto de la Torre o CD La Unidad?

Son partidos importantes. Todos lo son, pero cuando te enfrentas a esos equipos, que tienen niñas buenas, te vienes arriba y te motivas más porque peleas por un puesto con ellas. Siempre es bueno.

Si tuviera que destacar, en estos momentos de curso, una virtud y un defecto del CD El Palo Femenino sobre el terreno de juego, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Como virtud, que cuando de verdad tenemos que ser un equipo, lo demostramos sobre el terreno de juego. Vamos todas a una. Como defecto, no veo ninguno en sí del equipo. Siempre estamos al 100%, pensando en el rival, en el partido y en hacer algo bueno.

¿Qué destacaría de la labor realizada desde el banquillo por su entrenador?

Su lucha, su constancia… Ha hecho un gran trabajo en estos años en el club. Siempre hace lo máximo por el equipo. Ya no es solo una relación de entrenador y jugadoras: somos una familia y él lo demuestra en todo momento. Siempre que puede ayudar, lo intenta. Como todo entrenador tiene equivocaciones: todos nos equivocamos. Pero siempre intenta hacer que el equipo esté bien y que estemos arriba. En cada partido siempre consigue sacar lo mejor de cada una.

¿Cómo ve en esta temporada 2018-2019 la Segunda Andaluza Femenina de Málaga?

La veo con buen nivel. Hay equipos bastante buenos, luchando por el primer puesto para tratar de ascender. Con pocos equipos, eso sí. Es algo que siempre pasa. No solo en Málaga, en Andalucía en sí pasa. Es una pena porque hay muchísimas niñas, aunque no se vea, que juegan al fútbol y que podrían estar en equipos, para hacer más grande la Liga femenina.

¿Qué aspectos considera que deberían mejorarse en el fútbol femenino en la provincia de Málaga?

Creo que para mejorarlo, haría falta que saliera más el tema del fútbol femenino. Desgraciadamente, sale poco. Se está viendo un poquito más, es verdad. Pero hace falta un empujoncito de la gente, para que sea igual que el masculino. Hay muchas niñas muy buenas, que tiene nivel y que deberían poder jugar para aprender del fútbol.

Para finalizar, ¿qué expectativas tiene de cara a lo que queda de competición?

Espero quedar campeonas. Es lo que espero. Se va a luchar, aunque está difícil. Como se ha visto en este equipo, nada es imposible. Espero que se pueda sacar algo bueno de esta temporada, confío en todas. Llevo todo el año motivándolas; a mí misma también para poder jugar algo más. Sobre todo, para ayudar a Jesús a creer que sí se puede, que siempre hay esa esperanza. A partir de ahí, ir hacia arriba.