Entrevista a Antonio Troyano, futbolista del Atlético Espeleño

Antonio Jesús Troyano Escribano (Córdoba, 22-03-1987) regresó este verano a la disciplina del Atlético Espeleño. Un club con el que, en su anterior etapa, festejó un histórico ascenso a Tercera División. El objetivo, en esta nueva etapa en el cuadro de Espiel, no es otro que lograr la permanencia en el Grupo X. Su equipo se encuentra más cerca de poder abandonar los puestos de descenso, gracias a los dos triunfos consecutivos que ha logrado ante el Conil CF y la AD Ceuta. Para hablar del momento actual de este conjunto, El Córner del Sur se puso en contacto con el experimentado defensor, siendo el resultado esta entrevista.

El Atlético Espeleño consiguió una importantísima victoria esta jornada, visitando a la AD Ceuta FC. ¿Cómo recuerda el partido?

La verdad es que fue un partido muy completo. El míster planteó un partido serio. Si llegábamos al descanso con opciones, ellos se iban a poner nerviosos y así fue. Nos marchamos al descanso con 0-2, que incluso pudo hacer sido 0-3 con el tiro de Sergio Ortiz que dio en el palo. En la segunda parte sufrimos un poco, pero es normal: ellos metieron su gol, nos encerraron un poco. Si hubiéramos tenido algo más de efectividad arriba podríamos haber metido algún otro tanto cuando estaban volcados.

En su opinión, ¿dónde estuvo la clave para la consecución de los tres puntos?

Fue un partido muy completo. En la primera parte llevamos el control del partido y del balón. Creo que esa fue la clave. Sabíamos que iban a tratar de buscar la espalda de nuestros centrales y lo contrarrestamos bien.

Se trata de la segunda victoria consecutiva que consigue su equipo, que en la jornada 24 doblegó al Conil CF por 4-1. ¿Qué significa para ustedes poder lograr la victoria en los dos últimos partidos que han disputado en el Grupo X de Tercera División?

Lo necesitábamos. Más que nada, por el trabajo que se venía haciendo durante la semana estos meses atrás. Por h o por b, no llegaban los resultados y teníamos ganas de encadenar dos victorias que nos dieran ese puntito de confianza que nos hacía falta. Esas victorias han sido fruto del trabajo de muchas semanas, de muchos partidos que se nos acabaron yendo y hemos demostrado que podemos plantarle cara a cualquier rival.

¿Cómo está viviendo la dura batalla por la permanencia en la categoría?

Complicado, la verdad. Se pasa mal cuando te ves ahí abajo, que pasan las jornadas y aunque trabajas como el que más no sacas los puntos. Se sabía que iba a ser una Liga muy complicada: somos un equipo muy humilde, sabíamos por lo que peleábamos. Estábamos a 11 puntos y ahora, en cuestión de dos o tres partidos, estamos a seis. Lo que nos faltaba era ese puntillo de confianza y creo que, por este camino, vamos a conseguirlo.

Si tuviera que destacar, en estos momentos de competición, una virtud y un defecto del Atlético Espeleño, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Una virtud, el trabajo y el sacrificio de todo el equipo. No solo en los partidos, sino también en los entrenamientos. Como defecto, a lo mejor te diría que saber manejar mejor los partidos y saber matar los partidos como en muchos casos que se nos han acabado yendo con 1-0 a favor y al final nos han acabado empatando.

¿Qué destacaría de la labor realizada desde el banquillo por su entrenador?

Desde que llegó Garrido se ha visto un equipo con más intensidad, con mucha garra. Es lo que él nos transmite desde el primer momento. Y que cuando tengamos el balón, lo intentemos jugar porque hay equipo para ello. El fin de semana en Ceuta se vio a un equipo que tuvo el balón y gracias a eso se consiguieron los tres puntos.

Esta campaña se produjo su regreso al Atlético Espeleño. ¿Qué fue lo que le atrajo de la posibilidad de volver al club?

Ya había tenido varios contactos desde que me fui. Me llevo muy bien con el antiguo entrenador, Rafa Navarro y siempre hablábamos. Este año me llamaron y surgió la posibilidad de volver. Sabía a dónde iba: un club humilde, yo ya había estado aquí. Iba a estar complicado pelear por el objetivo, pero para eso nos metimos en este equipo. Espero que lo consigamos.

Durante su anterior etapa, consiguió ascender a Tercera División. ¿Qué recuerdos le quedan de aquel ascenso?

Son muy bonitos. Fue un año espectacular. Estuvimos casi toda la temporada primeros y segundos, peleando junto con el Antoniano. Fue una temporada en la que se disfrutó bastante. Vine con el objetivo de conseguir llevar al club a Tercera División y la satisfacción de conseguirlo… Llevaban varios años en los que se les estuvo escapando por temas de puntos, goles… Al final, se consiguió.

 Volviendo al presente, en este curso 2018-2019 ha tenido la oportunidad de participar en 20 compromisos ligueros. ¿Cómo se está sintiendo sobre el terreno de juego?

La verdad es que cómodo. Tanto con Salva Serrano como con Garrido estoy disfrutando de su confianza y estoy viendo minutos. En ese aspecto estoy contento y en el campo, bastante cómodo con los compañeros.

Para usted, ¿cuál ha podido ser el mejor momento de la temporada?

Creo que lo estamos consiguiendo ahora. No tanto a nivel personal, sino a nivel colectivo. Se lleva trabajando bien desde la pretemporada, pero no salían las cosas. Había partidos en los que jugábamos bien y no ganábamos, otros en los que no jugábamos bien y los ganábamos… No encadenábamos victorias consecutivas, que era lo que podía dar confianza. Ahora estamos a un buen nivel y espero que sigamos así a medida que vayamos recuperando jugadores. Ese ha sido uno de los lastres de la temporada, porque hemos llegado a ir a los partidos 12 o 13 futbolistas.

Para finalizar, ¿qué le pide deportivamente a este año 2019?

Está claro. Que mantengamos la categoría. Ese es el principal objetivo y esperemos que así sea.