Entrevista a Antonio Martín, futbolista del ONCE Málaga

Antonio Jesús Martín Gaitán (Málaga, 22-04-1982) conquistó esta semana con el ONCE Málaga el Campeonato de España. Un torneo en el que los cuatro mejores equipos midieron sus fuerzas, saldándose con la conquista del certamen para el cuadro malagueño. El atacante tuvo un destacado papel, anotando nueve dianas a lo largo del torneo para que los suyos acabaran añadiendo un nuevo entorchado a sus vitrinas. Muy amablemente, atendió la llamada de El Córner del Sur para valorar la participación de su equipo en el Campeonato de España.

El ONCE Málaga conquistó el Campeonato de España en Granada. ¿Cómo valora el rendimiento de su equipo durante el torneo?

La verdad es que el rendimiento del equipo estuvo por encima de las expectativas que yo llevaba. Ha sido un año bastante complicado: ha habido gente que no ha podido entrenar por temas de trabajo, lesiones o temas familiares. A eso, hay que sumarle que hay jugadores que no son de Málaga, por lo que prácticamente no entrenamos juntos nunca. Con respecto a equipos como Alicante o Madrid, que entrenan todas las semanas juntos… Eso, sumado una semana a otra y a otra, a lo largo de la competición, se nota.

Personalmente, iba con bastante incertidumbre al Campeonato de España. Pero a la vez, pensaba que cada partido era una historia y que había que competir de tú a tú. Al final, el torneo nos colocó en la final y supimos aprovecharlo.

El primer partido de la competición fue ante Tarragona, logrando la victoria por 4-0. ¿Cómo lo recuerda?

Creo que fue, de los cuatro partidos, el más cómodo. Nos pusimos rápido por delante y la verdad es que Tarragona tenía la baja de José López, un jugador bastante importante en ataque. Estuvimos bastante bien, con bastantes ocasiones y ellos nos crearon poco. Tuvimos un buen comienzo para empezar el torneo, que en un campeonato corto es fundamental.

Anímicamente, ¿qué supuso esta primera victoria?

Empezar el primer partido ganando y vas a la segunda jornada, que era el sábado por la mañana, con tres puntos. Era un partido a muerte ante Madrid, con el objetivo de tratar de conseguir los tres puntos para por la tarde tratar de descansar un poco. El Campeonato de España es muy exigente. Son cuatro partidos en menos de 48 horas: entre el físico y los golpes, es fundamental poder descansar un poco.

Posteriormente, cayeron derrotados ante Madrid, por 5-3. ¿Qué destacaría de aquel partido?

Fue un partido en el que empezamos bien, adelantándonos con un gol de penalti. Pero no supimos aprovechar la superioridad en el marcador: fue sacar de centro, pitaron otro penalti y nos empataron. Fue todo muy rápido. Creamos bastantes ocasiones y creo que fue un resultado bastante abultado para lo que se vio. Madrid aprovechó fallos nuestros en los córners: siempre hacían la misma jugada y casi siempre les salía. Nosotros sabíamos lo que iban a hacer, pero aún así seguían haciéndolo. Crearon mucho peligro así. La mayoría de sus goles fueron a balón parado, que fue como nos crearon peligro. Nosotros tuvimos ocasiones, también marcamos a balón parado; su portero detuvo más acciones en jugada.

En el último choque de la liguilla, pudieron remontar para superar a Alicante por 3-2. ¿Qué significó para ustedes esa remontada?

Íbamos por la tarde a afrontar una nueva final. Nos valía tanto el empate como la victoria, teníamos dos resultados posibles. Empezamos rápido perdiendo, con 2-0. Creo que estuvimos jugando bien, pero ellos aprovecharon sus ocasiones. Al borde del descanso, recibí un pase de Marcelo que aproveché para quedarme ante el portero y marcar.

Después, Alicante tuvo el infortunio de la lesión de Sergio Alamar, que era el futbolista que marcaba las diferencias. Nosotros aprovechamos esa circunstancia y en la segunda parte fuimos muy superiores. Remontamos bastante bien, con bastantes ocasiones. Ellos prácticamente no creaban peligro. Creo que fuimos justos vencedores al final. Conseguimos pasar como primeros de la liguilla y nos enfrentamos a Tarragona en la final.

La gran final la jugaron ante Tarragona. ¿Dónde cree que pudo estar la clave para la conquista del campeonato?

Creo que la clave estuvo en la portería y en la pegada. Ellos tuvieron ocasiones, la primera parte fue equilibrada. Nos fuimos al descanso con 0-0. En la segunda parte, metimos el 1-0 rápido. Después, ellos tuvieron un tiro al palo y un par de paradas de nuestro portero. Acabamos consiguiendo el segundo gol y ellos tuvieron que abrirse un poco. Aprovechamos los espacios, quedó el partido 4-0. La diferencia la marcamos en las áreas, tanto en nuestra portería como en ataque.

Echando la vista atrás, ¿cuál cree que pudo ser el momento clave del Campeonato de España?

Siempre digo que en torneos cortos, hay circunstancias que las cosas vayan hacia tu lado o hacia el otro. Creo que la lesión de Sergio Alamar nos facilitó bastante. Nunca se sabe, porque con Sergio les ganamos el último partido de Liga. Pero el tener que dedicarnos únicamente en atacar, porque ellos sin su jugador insignia bajaron sus posibilidades de ataque… No me alegro porque no jugara por lesión, pero aprovechamos esa circunstancia. Con el empate nos valía, pero personalmente creo que nos venía mejor jugar la final ante Tarragona que ante Madrid. Conseguimos remontar el partido, conseguir la victoria y buscar, entre comillas, una final más cómoda para nosotros. Aunque un partido ante Tarragona nunca es cómodo.

¿Cuál diría que ha podido ser la mayor virtud del ONCE Málaga en este Campeonato de España?

La virtud es que siempre hemos ido súper unidos. Sobre todo, en momentos cuando las cosas no han ido bien. Imagínate: empiezas ganando, todo el mundo con buena moral, pensando en ganar el siguiente partido para poder descansar por la tarde y pasas de eso a perder 5-3 y en 10 minutos, perder por 2-0 en el último partido. Fue fundamental que no perdiéramos la calma y que confiáramos en nosotros mismos. Los pequeños detalles que otras veces nos han venido en contra, en este Campeonato de España nos salieron.

En el plano personal, cuajó una gran actuación, logrando nueve goles. ¿Cómo se sintió sobre el terreno de juego?

La verdad es que empecé el torneo de menos a más. El primer día no estaba bastante cómodo con el balón. Poco a poco fui entrando en el Campeonato de España. Me suele pasar siempre, que suelo empezar de menos a más. Al final me encontré bastante bien, conseguí goles que era lo que el entrenador me pedía. Creo que en ese aspecto, he ayudado bastante al equipo.

Para acabar, ¿qué significó para ustedes conquistar este Campeonato de España en Granada?

Hacía ya siete años que no ganábamos. Habíamos jugado varias finales, siempre estábamos metidos en la pomada… Fue un sabor especial. No era como otros años, porque ninguno de nosotros nos creíamos favoritos. Eso nos hizo aprovechar más cuando tuvimos la final e incluso después, porque era algo con lo que no contábamos casi ninguno. Destacaría la imprevisibilidad del torneo en sí, que no íbamos con una gran confianza y al final, nos metimos en la final y fuimos bastante superiores.

Fotografía: Verónica Manzanares.