Entrevista a Alberto Vázquez, entrenador del Arcos CF

José Alberto Vázquez Romero afrontaba en este curso 2019-2020 un nuevo reto en su carrera en los banquillos, dirigiendo a un clásico del fútbol gaditano como el Arcos CF. Un equipo con el que, por el momento, está consiguiendo mantenerse en una zona tranquila en el competitivo Grupo X de Tercera División. Muy amablemente, el técnico atendió a El Córner del Sur para hablar de esta nueva etapa de su trayectoria.

El Arcos CF ha llegado al parón en el Grupo X de Tercera División en undécima posición. ¿Cómo valora el desempeño de su equipo hasta el momento en la categoría?

La valoración es positiva. Estamos dentro del objetivo marcado y con sensaciones muy favorables en la gran mayoría de encuentros. Podríamos tener algunos puntos más, pero en general bastante contento con el juego y el trabajo que hacen los jugadores.

Mirando a su equipo, ¿cuál diría que es la mayor virtud del Arcos CF sobre el terreno de juego?

En primer lugar la calidad humana del grupo, y por otro lado la capacidad de combinar competitividad con el descaro o la valentía.

El fin de semana pasado consiguieron una valiosa victoria ante la UD Los Barrios, por 0-1. ¿Cómo vivió el partido?

Con mucha intensidad, era clave para nosotros ganar en un campo muy complicado para seguir creciendo e irnos un poco más tranquilos al parón.

¿Dónde cree que pudo estar la clave de la victoria en un campo tan complicado como San Rafael?

Defensivamente se hizo un partido notable, concediendo pocas ocasiones y dominando los centros laterales y acciones a balón parado. No cometer errores y materializar las ocasiones.

¿Qué sabor de boca le dejaron los tres puntos conseguidos?

Siempre es motivo para estar contento cuando se suma en esta categoría tan complicada, si sumas de tres aún más y si encima es fuera de casa ya ni te digo, dejando la portería a cero y realizando un partido bastante completo.

En lo que a la categoría respecta, ¿cómo ve esta temporada el Grupo X de Tercera División?

Competida y complicada. Con grandes equipos, buenos jugadores y técnicos, cualquiera le puede ganar a cualquiera. Te hace dar la mejor de ti en el día a día si quieres estar a la altura de lo que requiere la competición.

¿Ha habido algún equipo que le haya podido sorprender especialmente?

Sin duda alguna el Antoniano. Manteniendo el bloque con el que consiguió el ascenso, está situado en puestos de play-off plantándole cara a cualquier equipo y si encima le sumas la clasificación en Copa del Rey… Hay que darles la enhorabuena por todo lo que están logrando.

En el plano personal, esta temporada ha marcado su llegada al banquillo del Arcos CF. ¿Qué fue lo que le atrajo de la posibilidad de hacerse cargo de este conjunto?

Es un gran club dentro de la provincia, una ciudad preciosa con mucho encanto y con un estadio de los mejores que te puedes encontrar. Siempre que había ido a ver partidos o a jugarlos, era un lugar que transmitía, se respiraba fútbol y para los que nos gusta esto es muy importante. Por otro lado, venían de unas temporadas un poco complicadas y como me gustan los retos, me propuse ayudar a que el club se estabilizara y devolver el entusiasmo a las gradas y en ello estamos.

A usted como entrenador, ¿cómo le gustaría que jugara su equipo?

Que supiese adaptarse en todo momento a las demandas del partido, intentando ser protagonistas con un juego alegre teniendo más ocasiones que el rival, teniendo en cuenta que no siempre puede ser así.

¿Piensa que se juega como se entrena?

Sí, para mí son muy importantes los entrenamientos y el trabajo diario, al partido se llega para disfrutar e intentar plasmar todo lo trabajado durante la semana.

Para acabar, ¿qué expectativas tiene tanto a nivel personal como a nivel colectivo de cara a esta temporada?

Seguir aprendiendo, disfrutando y creciendo en el día a día. Mejorar nuestro juego, conseguir los objetivos del club y que cuando termine la temporada cada jugador sea un poco mejor que antes de empezarla, que hayan aprendido algo y hayan crecido como personas. Si encima conseguimos que alguno llegue lejos, pues mejor que mejor.