Entrevista a Alberto Segura, futbolista del Poli Almería

Alberto Segura García (Almería, 29-03-1994) llegó esta temporada al Poli Almería, para afrontar una nueva aventura en el Grupo IX de Tercera División. Una categoría en la que, con anterioridad, tuvo la oportunidad de jugar tanto con Los Molinos CF como con el CD El Ejido. Experiencia que está poniendo al servicio de su nuevo club, que por el momento está sabiéndose mantener fuera de la zona de peligro. El defensor ha disputado seis encuentros y ha anotado un gol en estos primeros pasos en su nuevo club. Para repasar la actualidad de su equipo de cara a esta semana cargada de compromisos ligueros, muy amablemente atendió a El Córner del Sur.

Esta temporada es la primera que pasa en las filas del Poli Almería. ¿Qué fue lo que le atrajo de la posibilidad de jugar en este club?

Fueron varios aspectos. Lo primero, estaba sin equipo y tenía muchas ganas de jugar. En un principio no tenía pensado jugar este año por asuntos personales, pero al final las ganas y la gran familia que es el Poli Almería me acabaron convenciendo. De momento, todo genial.

¿Cómo ha resultado su adaptación al Poli Almería?

Me lo han puesto muy fácil a la hora de integrarme en el equipo. Desde el primer día me hicieron sentirme uno más. Me acogieron de una manera espectacular y se lo agradezco muchísimo.

Hasta la fecha, ha disputado seis partidos y ha conseguido un gol. ¿Cómo se está sintiendo sobre el terreno de juego?

Bien, me siento muy cómodo. Ya te digo, a pesar de que desde abril estaba parado y físicamente no estaba muy rodado, me han ayudado mucho mis compañeros a adaptarme tanto al sistema como al equipo. He ido cogiendo ritmo poco a poco y la verdad es que me siento muy cómodo.

El pasado fin de semana, el Poli Almería consiguió una importante victoria visitando a la UD San Pedro. ¿Cómo recuerda el partido? ¿Dónde cree que pudo estar la clave del triunfo?

Era un partido ante un equipo que sabíamos que era un rival directo por la posición en la que estábamos los dos en la tabla: teníamos que sacar puntos sí o sí. Se nos puso el partido muy pronto de cara, con el primer gol a los 2 minutos y el segundo a los 15 minutos. Era muy importante, porque en la jornada anterior ante el Antequera CF fuimos nosotros los que encajamos tres goles en los primeros 15 minutos.

La clave del triunfo estuvo en salir desde el principio a por el partido, a tope, y sin estar dubitativos en ningún momento. Luego, el encajar un gol justo antes del descanso nos hizo salir en la segunda parte con las alertas puestas y aguantar la segunda parte los arreones de ellos.

Esta semana su equipo afrontará dos compromisos ligueros, ante Loja CD y Real Jaén. ¿Cómo encara esta semana cargada de compromisos ligueros? ¿Qué espera de esos encuentros?

Físicamente, sabemos que va a ser muy exigente. Tenemos que estar muy bien preparados, descansar mucho y cuidarnos la alimentación para llegar a los dos partidos en el mejor estado posible. Además, hay que tener en cuenta que son dos rivales muy difíciles, que juegan muy bien. El primer partido, en casa, es el que tenemos que tratar de ganar como sea; en el segundo, debemos conseguir aunque sea un empate para que podamos estar alejados de las posiciones de descenso.

Resulta inevitable preguntarle, ¿qué opinión le merece el hecho de que en una categoría como es Tercera División tengan que afrontar tantos partidos en una misma semana?

A mí me da la idea de que la planificación este año ha sido un poco mala. Se está viendo que nos están metiendo con calzador jornadas: gente que no somos profesionales, porque no nos ganamos la vida con esto, tenemos que renunciar a otras cosas. Tenemos que partirnos el tiempo con la familia, para estudiar y para el trabajo, para poder afrontar estas jornadas de más. Eso es lo que pienso yo: que no está bien planificada y nos está perjudicando a todos.

¿Qué valoración hace del rendimiento del Poli Almería en el Grupo IX de Tercera División hasta el momento?

Creo que vamos de menos a más. La mayoría del equipo es la primera vez que está en Tercera División. Somos un equipo muy joven y es normal que en las primeras jornadas cometiéramos algunos errores. Partido tras partido hemos ido aprendiendo tanto de nuestros errores como de nuestros aciertos y creo que estamos siendo un equipo muy fuerte atrás, con las cosas claras.

¿Cómo valora el trabajo realizado por su entrenador?

Excelente: no es fácil llegar a una categoría nueva, tan difícil y prácticamente con el mismo bloque desde las categorías inferiores de aquí en Almería. El trabajo de Jorge está siendo excelente.

Si tuviera que destacar una virtud y un defecto del Poli Almería sobre el terreno de juego, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

La virtud principal que tenemos, pienso yo, es que no damos nunca nada por perdido. Tenemos genes guerreros: siempre luchamos cada balón, cada partido, cada jugada… Pensamos que es importante y eso es lo que nos hace sumar los puntos. Como defecto, creo que la falta de experiencia en la categoría es lo que ahora mismo más nos está pesando a la hora de competir.

¿Cómo ve esta temporada el Grupo IX de Tercera División? ¿Ha notado muchos cambios con respecto a su anterior etapa en la categoría?

Lo veo equilibrado. En dos jornadas puede cambiar la tabla totalmente: alguien que esté como favorito para entrar al play-off puede caer abajo y uno que esté jugándose el descenso pueda luchar por los puestos de arriba. Es lo que hace tan bonita esta competición, que hace que este año tenga tanto valor. Por eso disfrutamos tanto jugando en esta categoría.

Sí, pienso que está mucho más igualada que otros años. Otros años, desde la primera jornada se veía quién luchaba por ascender y quién por descender. Sin embargo, este año en muy pocas posiciones hay muchos equipos juntos.

¿Qué expectativas tiene de cara a esta temporada tanto a nivel personal como a nivel colectivo?

En el plano personal, lo único que quiero es ayudar al equipo: cumplir el objetivo, poder estar lo más arriba posible y que yo sea partícipe de ello. A nivel colectivo, pues asegurar la permanencia y madurar la categoría de cara a otros años para que nos vaya cada vez mejor.