Entrevista a Albertillo, futbolista del Atlético Mancha Real

Alberto Jesús Cruz Colmenero, Albertillo, afronta una nueva campaña enrolado en las filas del Atlético Mancha Real. Un equipo en el que este experimentado futbolista ya ha podido disputar 11 compromisos ligueros, marcando dos goles en el Grupo IX de Tercera División. Muy amablemente, atendió a El Córner del Sur para hablar de la actualidad de los suyos y de sus sensaciones con respecto al curso 2019-2020.

La pasada jornada, el Atlético Mancha Real sumó un valioso punto en su visita a El Palo FC. ¿Cómo vivió el encuentro?

Como tú bien dices, es un gran punto en un campo siempre complicado, pero nos fuimos con un sabor agridulce porque creo que fuimos superiores sobre todo en cuanto a ocasiones. Pero muy contento con el trabajo de todo el equipo y las sensaciones que nos llevamos, sabiendo que estamos en el camino correcto.

¿Dónde cree que pudo estar la clave del empate en San Ignacio?

Bueno creo que el equipo siempre estuvo ordenado defensivamente y mostró una actitud descomunal en todo momento. Después sabemos que con balón tenemos calidad para hacerle daño a cualquier equipo y si hubiéramos estado acertados de cara a portería tendríamos a buen seguro esos tres puntos.

¿Qué sabor de boca le dejó este punto?

Como te dicho antes, contentos porque siempre es bueno puntuar fuera y más en El Palo, pero al término del partido es cuando valoras lo conseguido y las caras de los compañeros mostraban poco conformismo: fuimos sabedores de que fue una gran oportunidad de habernos traído tres puntos.

Por el momento, su equipo se sitúa en duodécima posición en el Grupo IX de Tercera División. ¿Cómo valora el rendimiento del Atlético Mancha Real hasta ahora?

Pues los resultados mandan y por tanto el rendimiento no es bueno ni el esperado. Teníamos y tenemos la ilusión de estar más arriba, pero en el fútbol 2 + 2 no son cuatro y las cosas no han salido como quisiéramos. A buen seguro que vamos a seguir trabajando para estar lo más arriba posible y creo que en estos últimos partidos estamos demostrando que sí se puede.

¿Cuál diría que es la mayor virtud de su equipo sobre el terreno de juego?

El equipo creo que tiene muchas virtudes y no podría centrarme en ninguna, pero la unión que tenemos hace que haya compromiso, solidaridad, respeto… Cuando todas esas cosas se unen es muy difícil que algún equipo nos sobrepase, pero en este deporte lo que más valor tiene es el gol y es por desgracia donde tenemos un déficit importante.

¿Qué destacaría del trabajo realizado hasta el momento por su entrenador?

Pienso que lo está haciendo muy bien, independientemente de los resultados. Lo está dando todo para que salgan las cosas, siendo cercano con los jugadores para ayudarnos en todo lo que pueda estar en sus manos. Por horas que dedica nadie le podrá reprochar nada, ni a él ni al resto del cuerpo técnico. Además es del pueblo y sé que lo vive aún más si cabe y por lo tanto lo pasa mal cuando las cosas no salen, pero muy contentos con su trabajo.

Con respecto a la categoría, ¿cómo ve esta temporada el Grupo IX de Tercera División?

Pues otro año más con muchos equipos que luchan por estar en la zona de privilegio y donde va a ser muy duro estar ahí. Hasta el momento, de los cuatro primeros clasificados ninguno es un filial y deben también estar en esa zona, por  lo que vemos que además este año es más competitiva la liga y cualquier equipo te puede ganar. De momento no hay equipo como otros años que ya estén hundidos y deseando que termine la competición, así que todos los partidos si no los tomas como si fueran el último estás derrotado sea quien sea el rival.

Mucho se está hablando de que el Grupo IX de Tercera División es más duro que nunca esta temporada. A su juicio, ¿qué elementos han incrementado la dureza de la categoría con respecto a años anteriores?

Ha bajado el Almería “B”, que siempre es un filial que aspira a lo máximo.  También lo hizo El Ejido, que quiere volver lo antes posible a subir. Además, el año pasado no tuvieron la suerte ninguno de este grupo de poder hacerlo. A mi parecer, han mejorado su nivel los cuatro equipos, más el Motril, El Palo y algún otro equipo que siempre aparece hace que sea uno de los grupos más fuertes de la  Tercera División.

¿Ha habido algún equipo que le haya sorprendido especialmente?

Si te digo la verdad, hasta el momento ninguno. Ya son muchos años jugando y conoces a la mayoría de jugadores y más o menos estoy viendo lo que me esperaba. Sí es cierto que en cuanto a resultados, lo del Linares Deportivo no está siendo normal y está teniendo unos números fuera de lo normal. Pero en cuanto al juego de los equipos, al menos te hablo de nuestros partidos, no me ha sorprendido ninguno respecto a lo que yo esperaba de ellos.

En el plano personal, afronta una nueva temporada en el Atlético Mancha Real. ¿Qué significa este club para usted?

Bueno creo que el Atlético Mancha Real lo es y lo ha sido todo para mí a nivel futbolístico. Ha sido en el equipo donde he tenido mi mayor madurez futbolística, donde he tenido las mejores experiencias y resultados, donde me he hecho mejor persona y donde me he sentido y me siento muy valorado pese a que a veces no pasa uno por sus mejores momentos.  Así que solo tengo palabras de agradecimiento hacia el club y sobre todo para su junta directiva, que son excelentes y unas personas maravillosas y cercanas.

Ha jugado fases de ascenso a Segunda División B, ha podido jugar en la división de bronce… ¿Con qué se quedaría de todo lo vivido en estos años en el equipo?

Pues como he dicho anteriormente, ese ambiente en las liguillas de ascenso, no dormir los días previos, ver a tanta gente ilusionada, recorrer  cientos de kilómetros y volver directamente para ir a trabajar… Esas cosas no tienen precio. Son muchos recuerdos bonitos, pero por supuesto me quedo con los últimos minutos en Zamora, donde me pegué como 10 minutos llorando mientras jugaba, sabiendo que estaba el sueño cerca y escuchando a toda la afición cantar el himno de Andalucía… Aún se me pone los pelos de punta.

Mirando al presente, ¿cómo se está encontrando esta campaña sobre el terreno de juego?

Pues  no fue un comienzo muy prometedor, comenzando con dos partidos donde no me salía nada, luego una lesión donde me perdí otros cinco partidos y luego mientras he cogido de nuevo el ritmo… Pero ya estamos cogiendo mi nivel y cada día más contento y recuperando sensaciones. He pasado la verdad por momentos malos, pero al final el trabajo y la constancia te dan la razón y otra cosa no… Pero cabezón hasta que salgan las cosas sí que soy (risas)

Para acabar, ¿qué expectativas tiene tanto a nivel personal como a nivel colectivo esta temporada?

Siempre uno se marca unas metas altas y el equipo se ha hecho un nombre ya en el Grupo IX. Las expectativas al comenzar son estar arriba, no quizás como objetivo imperial como otros equipos, pero sí tener la ilusión de pelear por algo bonito y porqué no, volver a soñar con otra liguilla.  A estas alturas estamos lejos, el comienzo no ha sido el esperado, pero estoy segurísimo de que vamos a ir subiendo poco a poco y cuanto más arriba acabemos mejor será para todos, para el club y para cada uno de los jugadores.