El San Fernando CD y el Club Recreativo Granada, cara a cara una vez más en Segunda B

En el estadio Iberoamericano 2010 se vivirá este fin de semana un intenso choque entre dos equipos andaluces en situaciones opuestas. Por un lado, el San Fernando CD: peleando por el play-off. Por otro lado, el Club Recreativo Granada: luchando por la salvación. Dos equipos que en los últimos tiempos han vivido varios duelos en el feudo isleño, sonriendo la suerte a los intereses azulinos.

La primera ocasión en la que los caminos de estos equipos se cruzaron en el Grupo IV de Segunda División B fue en la trigésimo tercera jornada de la temporada 2013-2014. Fue un choque de máxima igualdad, en el que el San Fernando CD acabó dejando los tres puntos en casa tras el 1-0 final. Todo ello, gracias al solitario tanto de Germán Sánchez: el zaguero perforó las redes nazaríes en el minuto 72.

Hubo que esperar hasta la temporada 2016-2017 para vivir un nuevo choque entre estos conjuntos en  la división de bronce. Sucedió en la vigésimo séptima jornada, finalizando el duelo con 2-2 en el marcador del estadio Iberoamericano 2010. Por parte del San Fernando CD, los goleadores fueron Carralero (en el minuto 42) y Zelu (en el minuto 43); por parte del Club Recreativo Granada, Tomás Sánchez anotó los dos goles: fue en los minutos 16 y 30 cuando marcó el lateral.

Un resultado que se repitió en el curso 2017-2018, en la que el San Fernando CD y el Club Recreativo Granada se enfrentaron en la sexta jornada. Nuevamente un empate a dos goles: Óscar Martín (en el minuto 67) y Carri (en el minuto 77) marcaron por los locales; Grande (en el minuto 63) y Juancho (en el minuto 89) firmaron los tantos del filial granadino.

En cuanto al pasado campeonato liguero, su cara a cara en el estadio Iberoamericano 2010 se produjo en la trigésimo tercera jornada del Grupo IV de Segunda División B. Un choque de máxima igualdad, en el que los dos equipos acabaron firmando las tablas tras el 0-0 final. De este modo, tanto el local Rubén Gálvez como el visitante Lejárraga acabaron manteniendo los cerrojos en sus respectivas porterías.