El retorno de Quique Setién al estadio Benito Villamarín

El Real Betis recibirá una visita muy especial en esta vigésimo tercera jornada de la Liga Santander. No en vano, este duelo marcará el retorno de Quique Setién al estadio Benito Villamarín. El cántabro, que se hizo cargo del combinado heliopolitano durante dos campañas, se sentará en esta ocasión en el banquillo visitante, dirigiendo nada más y nada menos que al FC Barcelona.

Un equipo al que llegó en enero, tras la tormenta generada por la eliminación ante el Club Atlético de Madrid en las semifinales de la Copa del Rey de Arabia Saudí y que propició la destitución de Ernesto Valverde. Quique Setién acabó siendo el elegido para entrenar al cuadro blaugrana, con el objetivo de ganar y convencer. Circunstancia que, en bastantes ocasiones, pudo alcanzar en los dos años en los que fue el timonel del Real Betis.

En el Real Betis, Quique Setién afrontó su segunda aventura en los banquillos en Primera División. Una categoría en la que debutó en 2015, tras reemplazar a Paco Herrera a los mandos de la UD Las Palmas. Antes, pasó por equipos como Racing de Santander (logrando un ascenso a Primera División en el curso 2001-2002), Poli Ejido, CD Logroñés y CD Lugo. Tras temporada y media en el estadio de Gran Canaria, fue el elegido por Lorenzo Serra Ferrer para dirigir al cuadro bético.

Su primera campaña resultó muy satisfactoria, puesto que de la mano de Quique Setién el Real Betis pudo regresar a Europa: finalizó la temporada en sexta posición. Su saldo fue de 18 victorias, seis empates y 14 derrotas. En Copa del Rey, los béticos cayeron en dieciseisavos de final ante el Cádiz CF. Uno de los grandes méritos de esa temporada fue la apuesta por canteranos como Junior Firpo, Francis o Loren Morón, fundamentales para acceder a la UEFA Europa League.

En cuanto la pasada temporada 2018-2019, la irregularidad fue más patente. El Real Betis acabó en la competición liguera en décima posición, con un saldo de 14 victorias, ocho empates y 16 derrotas. En la UEFA Europa League fue eliminado en dieciseisavos de final, mientras que en Copa del Rey llegó hasta las semifinales. La mala dinámica del equipo en 2019 acabó propiciando la marcha del cántabro del banquillo del estadio Benito Villamarín, al que ahora volverá como visitante a los mandos del FC Barcelona.