El Real Betis, superado con estrépito por el Levante UD

El Real Betis sumó un nuevo despropósito en esta negativa temporada 2019-2020, rindiendo visita al Levante UD. Un equipo que pasó por encima de los verdiblancos, que nada pudieron hacer por evitar la derrota en el estadio Camilo Cano. Los granotas llegaron a tener una renta de cuatro goles al comienzo del segundo período. Fue entonces cuando la escuadra andaluza maquilló algo el resultado final: un 4-2 que no tapa las carencias del equipo.

Y eso que el arranque del partido no fue nada negativo para el Real Betis. Los béticos, manteniendo el dibujo del primer encuentro de Alexis Trujillo ante el RCD Espanyol, buscaron dominar y encerrar al Levante UD. Muy activo estuvo Nabil Fekir, que fue el primer futbolista verdiblanco en probar al meta granota: un Aitor Fernández que se mostró enorme bajo palos.

Así, el portero del Levante UD abortó el primer intento bético en botas de Nabil Fekir con un buen despeje con los pies. Posteriormente, Aitor Fernández también amargó a Sergio Canales, que pudo haber anotado de no haber sido por la soberbia intervención del meta granota.

Suele decirse que quien perdona, lo paga. Eso le pasó al Real Betis, que pecó de falta de efectividad ante el portero rival. Todo lo contrario que el Levante UD, que tradujo sus dos primeras llegadas claras en gol. El primero, en el minuto 21, en botas de Borja Mayoral. El segundo, en el minuto 34, obra de Bardhi.

Dos goles que supusieron una pesadísima losa para los béticos, que no pudieron reaccionar. Tras la reanudación mejoró la imagen heliopolitana: de hecho, el equipo vio cómo le era anulado un gol a Juanmi por fuera de juego. Sin embargo, a renglón seguido llegó el tercer mazazo del Levante UD: Morales colocó el 3-0 en el electrónico en el minuto 49. Nueve minutos más tarde, los valencianos volvieron a marcar: esta vez, el gol fue de Rochina.

A partir de ahí el partido quedó roto, con el Real Betis buscando maquillar el resultado mientras que el Levante UD intentaba ampliar su renta al contragolpe. Fueron los béticos los que acabaron marcando dos goles: el primero, obra de Sergio Canales; el segundo, obra de Juanmi. Todo ello, para que el resultado final fuera de 4-2.