El ‘nuevo’ Granada CF gana pero no convence

El Granada CF recibía al Numancia con ganas. Tras la tempestad en la que se ha visto el club envuelto esta semana tras la destitución de Oltra y las numerosas bajas del equipo, los nazaríes y su nuevo entrenador, Pedro Morilla, tenían una oportunidad de oro para resurgir y demostrar que el equipo merece estar en lo más alto de la tabla. El resultado (1-0) ha sido favorable para los rojiblancos pero el juego no ha convencido, repleto de imprecisiones y sin apenas ocasiones.

La primera alineación del nuevo entrenador tenía cuatro cambios con respecto al partido jugado la semana anterior contra el Oviedo debido en gran parte a las ausencias de jugadores habituales.

El partido comenzó con un Granada CF dubitativo, sin un control claro del juego y con falta de claridad en los pases. El Numancia por el contrario, se mantenía firme en defensa y salía con cierto peligro pero sin ocasiones claras. No era suficiente para el conjunto nazarí tener la posesión del balón, ya que no conseguían llegar con facilidad al área rival, mientras que sus adversarios casi lograron abrir el marcador en el 29’ a través de un tiro de un Markel Etxeberría que casi consiguió materializar el primer gol.

Los minutos seguían pasando y los rojiblancos continuaban sin conexión y sin apenas ideas. Así acabó la primera parte, con malas sensaciones para el conjunto nazarí.

La segunda mitad comenzó sin cambios. La primera ocasión fue para el Granada CF en el minuto 46, pero Puertas no acertó a batir al portero del Numancia cuando se quedó solo y lanzó incomprensiblemente el balón fuera. El juego continuaba sin brillo, por ello Morilla con el objetivo de darle otro aire al equipo realizó sus primeros cambios: en el minuto 57 dio entrada a Pedro (jugador que en las últimas semanas había dejado de contar para José Luis Oltra) por Hjulsager, que lo había intentado por su banda sin fortuna, y minutos más tarde, entró Espinosa por Agra. Cambios que parecieron surgir efecto ya que el cuadro local comenzó a ser más incisivo por las bandas.

En el último cuarto de hora ambos equipos parecían estar más conectados y el partido comenzó a ser vibrante. Las llegadas a ambas áreas eran continuas pero seguía faltando el gol. Y aunque el Numancia parecía llevar más peligro, Joselu tuvo una clara ocasión en el 67’ pero Aitor Fernández se interpuso para que su balón no acabara en la portería.

El conjunto nazarí buscaba desesperadamente adelantarse en el marcador y cuando todo parecía perdido, Espinosa, tras un sensacional pase de Antonio Puertas, puso el gol que daría la victoria al equipo rojiblanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.