El Málaga CF alcanzó un acuerdo para la rescisión del contrato de Andrés Prieto

Andrés Prieto no continuará formando parte de la plantilla del Málaga CF. El cancerbero alicantino ha alcanzado un acuerdo con la entidad para la rescisión de su contrato, tras una campaña en la que su rol en el equipo había quedad muy complicado: por delante tenía a Munir Mohand y a Pawel Kieszek. Así las cosas, pone fin a su etapa en La Rosaleda tras año y medio en el club.

“Andrés Prieto y el Club acuerdan el fin de su relación contractual. El joven guardameta, que llegó al Málaga CF procedente de la cantera del RCD Espanyol, se desliga del Club para continuar con su crecimiento profesional”, indicó al respecto el Málaga CF a través de un comunicado de prensa difundido en sus medios oficiales.

Los primeros pasos de la carrera de Andrés Prieto se dieron en la cantera del Real Madrid CF. Así, en la temporada 2012-2013, el alicantino consiguió debutar en Segunda División con el filial madridista. Una campaña más tarde integró la plantilla del Real Madrid CF “C”, con el que jugó en Segunda División B. Fue un curso de aprendizaje para él, llegando a disputar cinco encuentros en la categoría de bronce.

A partir de la temporada 2014-2015, Andrés Prieto jugó en el filial del RCD Espanyol, en el Grupo III de Segunda División B. Una campaña en la que consiguió hacerse con la titularidad en la puerta del filial catalán, siendo el cancerbero más utilizado por Lluís Planagumá durante la competición. En el Grupo III de Segunda División B, el alicantino disputó 22 encuentros, acumulando 1911 minutos en activo. Tiempo en el que vio cuatro tarjetas amarillas y encajó 21 goles.

Una campaña más tarde, Andrés Prieto mantuvo su rol determinante en la portería del RCD Espanyol “B”. Nuevamente a las órdenes de Lluís Planagumá, el cancerbero mejoró sus prestaciones en el filial periquito, gozando de mayor continuidad bajo palos. Así, durante la competición liguera en el Grupo III de Segunda División B fue alineado en 28 encuentros, acumulando 2530 minutos. En esos encuentros, el portero encajó 37 goles y vio tres tarjetas amarillas.

El curso 2016-2017 fue el último en el que Andrés Prieto permaneció enrolado en las filas del RCD Espanyol. Una campaña que se saldó con sabor amargo, ya que el filial periquito acabó descendiendo en el Grupo III de Segunda División B. Pese a ello, el portero fue indiscutible bajo palos: David Gallego lo alineó en 30 partidos. Acumuló 2700 minutos de juego, encajando 38 goles y viendo cinco amonestaciones.

Con este bagaje, Andrés Prieto llegó la temporada pasada al Málaga CF. Un conjunto en el que en el pasado curso 2017-2018 ostentó el rol de segundo portero, disputando seis partidos: cuatro en la Liga Santander y dos en Copa del Rey. Esta campaña, el alicantino se mantuvo en el equipo boquerón pese a tener a dos grandes porteros por delante. Ahora, ha alcanzado un acuerdo para la rescisión de su contrato.