El Granada CF subcampeón copero de 1959

El Granada CF afrontaba, a finales de la década de 1950, una nueva andadura en la máxima categoría del fútbol español. La temporada 1958-1959 fue la segunda de la segunda etapa del club en Primera División. Una campaña en la que el equipo buscaba seguir manteniéndose en la élite y en la que acabó protagonizando el mayor hito de su historia. No en vano, los nazaríes consiguieron alcanzar la gran final de la Copa del Generalísimo.

Sin sobresaltos en las primeras rondas del torneo del k.o.

La andadura del Granada CF en la Copa del Generalísimo de la temporada 1958-1959 comenzó en dieciseisavos de final, enfrentándose a doble partido al Elche CF. Los nazaríes no dieron opción a los franjiverdes en el primer duelo de la serie, venciendo por 8-1. Todo ello, con dobletes de Arsenio Iglesias, Benavídez, Loren y Mauri. El gol del honor ilicitano fue de Pauet. En la vuelta, los andaluces se vieron sorprendidos por su rival, cayendo por 5-1: Benavídez marcó el tanto granadino.

Posteriormente, en los octavos de final del torneo del k.o., el Granada CF se midió al Cádiz CF. Nuevamente, en la ida de la eliminatoria, el conjunto rojiblanco venció con autoridad: 6-0. Un set que tuvo como protagonistas a García Verdugo (con un autogol), Arsenio Iglesias (con un doblete), Vázquez y Carranza (con un doblete). También acabó con victoria nazarí el duelo de vuelta, disputado en territorio gaditano: 3-4. Los tantos visitantes fueron de Vázquez (en dos ocasiones), Loren y Carranza.

El Plus Ultra, filial del Real Madrid CF, fue el adversario granadino en cuartos de final. Los andaluces superaron al conjunto madrileño en los dos envites de la serie copera. En la ida, la victoria andaluza fue por 1-4: marcaron en dos ocasiones tanto Arsenio Iglesias como Carranza. En la vuelta, los granadinos vencieron por 3-1: anotaron Pellejero, Carranza y Arsenio Iglesias.

Intensas semifinales ante el Valencia CF

Así las cosas, el Granada CF fue capaz de acceder hasta la semifinal de aquella edición de la Copa del Generalísimo. Era la segunda ocasión en la que el combinado andaluz conseguía situarse entre los cuatro mejores de la competición copera: la anterior fue en el curso 1944-1945, midiéndose al Valencia CF. Curiosamente, los valencianistas volvieron a ser los rivales rojiblancos en esta ronda previa a la finalísima.

El duelo de ida de aquella semifinal de Copa del Generalísimo se disputó en territorio granadino. Los andaluces pudieron doblegar al Valencia CF por la mínima, merced al solitario tanto de Mauri. La vuelta, disputada en territorio valencianista, acabó con derrota granadina por 1-0: Ricardo logró el gol del triunfo che, en el minuto 21.

Fruto de ello, tuvo que disputarse un tercer encuentro de desempate, en el estadio Santiago Bernabéu. Un escenario en el que el Granada CF consiguió la victoria: superó 3-1 al Valencia CF para jugar la gran final de la Copa del Generalísimo. Arsenio Iglesias (en el minuto 10), Carranza (en el minuto 38) y Vázquez (en el minuto 75) consiguieron los goles granadinos. Para el cuadro valenciano anotó Ricardo, de penalti, en el minuto 35.

Una victoria para la historia, que propició que el Granada CF accediera a la primera final de su historia en la competición copera.

La gran final, ante el FC  Barcelona

El 21 de junio de 1959, el Granada CF se citó con el FC Barcelona en el estadio Santiago Bernabéu para jugar la gran final de la Copa del Generalísimo. Los dos equipos afrontaban el choque copero de forma distinta: los azulgranas, dirigidos por Helenio Herrera, habían conquistado previamente el título liguero; los granadinos, tenían pendiente la disputa de la promoción para permanecer en Primera División.

El once titular del FC Barcelona estuvo integrado por Estrems, Olivella, Gracia, Segarra, Rodri, Gensana, Tejada, Kocsis, Eulogio Martínez, Suárez y Villaverde. Por parte del Granada CF jugaron en aquel histórico encuentro Piris, Becerril, Larrabeiti, Ramoní, Vicente, Pellejero, Vázquez, Carranza, Loren, Benavídez y Arsenio Iglesias.

La suerte no estuvo del lado granadino. Y es que el FC Barcelona acabó logrando el título copero tras vencer por 4-1. Las redes del nazarí Piris se vieron perforadas por Eulogio Martínez (en el minuto 2), Kocsis (en el minuto 10 y en el minuto 76) y Tejada (en el minuto 67). Arsenio Iglesias fue el encargado de marcar el tanto andaluz, batiendo al barcelonista Estrems en el minuto 58 de juego.

Así las cosas, el Granada CF obtuvo el subcampeonato de la Copa del Generalísimo en el año 1959: el mayor hito de su historia hasta el momento. Todo ello, tras haber cuajado un brillantísimo torneo copero, a pesar de las dificultades previas en el campeonato liguero.