El Granada CF, cuarto equipo andaluz con presencia en la UEFA Europa League

El Granada CF paseará su nombre por Europa la próxima campaña. En la última jornada de la Liga Santander, los nazaríes consiguieron hacerse con la codiciada séptima plaza: última que daba acceso a la UEFA Europa League. Todo ello, tras haber goleado sin miramientos al Athletic Club en Los Cármenes, con goles de Roberto Soldado, Antonio Puertas, Carlos Fernández y Ángel Montoro.

Los granadinos tendrán que afrontar la ronda previa de la UEFA Europa League: el paso previo para acabar estando en la fase de grupos de la segunda competición continental. Un camino donde el equipo de Diego Martínez Penas tratará de lucir sus grandes virtudes y sus ingentes dosis de trabajo y sacrificio para seguir haciendo soñar a los suyos.

Será la primera ocasión en su historia en la que el Granada CF pueda disfrutar de la experiencia de competir en Europa. Lo hará en una UEFA Europa League en la que, por el momento, han pasado previamente otros tres clubes andaluces: el Sevilla FC, el Real Betis y el Málaga CF.

El Sevilla FC fue el primer equipo andaluz en tener presencia en la UEFA Europa League (por aquel entonces,  denominada como Copa de la UEFA). Fue en la temporada 1982-1983, consiguiendo alcanzar la tercera eliminatoria. En su debut, los sevillistas pudieron derrotar tanto al Levski Sofía (por un global de 6-1) como al PAOK (por un global de 4-2). Menos suerte tuvieron en la siguiente eliminatoria, cayendo a manos del Kaiserslautern alemán: el resultado final de la serie fue de 4-1 para los germanos.

En esa misma temporada 1982-1983 debutó otro equipo andaluz en la UEFA Europa League: el Real Betis. La andadura heliopolitana en la competición fue más breve, ya que en la primera eliminatoria acabó cayendo ante la SL Benfica. Las águilas se impusieron en las dos mangas de la serie, siendo el resultado final de la misma de 4-2 para sus intereses.

Hasta ahora, el último club andaluz en conseguir jugar la UEFA Europa League había sido el Málaga CF. Lo hizo de la mano de Joaquín Peiró, tras haber conquistado en verano la extinta Copa Intertoto de la UEFA, en la temporada 2002-2003. En su estreno en el certamen continental, los boquerones llegaron hasta cuartos de final: una ronda en la que cayeron ante el Boavista, en la tanda de penaltis. Previamente, los blanquiazules superaron a rivales como el FK Zeljeznicar, el Amica Wronki, el Leeds United o el AEK de Atenas.