Diego Tristán, un goleador implacable

Diego Tristán Herrera (La Algaba, 05-01-1976) fue uno de los mejores goleadores que hubo en el fútbol español a comienzos de siglo. El delantero fue pieza clave tanto en el RCD Mallorca como en el RC Deportivo, donde vivió sus mejores años vestido de corto. Además, también probó fortuna tanto en la Premier League como en la Serie A italiana, jugando en las filas de West Ham y Livorno.

Su carrera profesional arrancó en las filas del filial del Real Betis, con el que debutó con apenas 19 años en el Grupo IV de Segunda División B en la temporada 1995-1996. Una campaña en la que Diego Tristán ya dio muestras de su olfato goleador, al convertir 11 dianas en 38 partidos. Cifras anotadoras que el artillero sevillano mantuvo en los dos siguientes cursos, en los que se mantuvo en la disciplina del segundo equipo verdiblanco.

Posteriormente, dio un giro a su carrera comprometiéndose con el RCD Mallorca. Un club con el que, sin embargo, comenzó jugando en el filial. Eso sí, lo hizo en Segunda División. En la temporada 1998-1999, Diego Tristán se erigió en una de las grandes figuras del segundo equipo bermellón, que no pudo mantenerse en la categoría de plata. Y eso, a pesar de que el andaluz cuajó una gran campaña: no en vano, materializó 15 dianas a lo largo de los 39 partidos que disputó.

Un rendimiento que le valió para dar el salto al primer equipo en el curso 1999-2000. Una campaña en la que, de la mano de Fernando Vázquez, se erigió en la gran referencia en ataque del RCD Mallorca. En el año de su debut en la élite del fútbol español, Diego Tristán deslumbró desde el principio: anotó un gol en su primer partido, ante el CD Numancia. Este estreno exitoso fue el preludio de una gran campaña, en la que llegó a marcar 23 dianas entre el campeonato liguero y la Copa de la UEFA.

Pronto, los grandes del fútbol español se interesaron por su situación. Muy cerca estuvo de ir a parar al Real Madrid CF, llegando a tener un precontrato firmado con Lorenzo Sanz. Sin embargo, este acuerdo se rompió tras perder este las elecciones a la presidencia blanca, que ganó Florentino Pérez. Esta circunstancia fue aprovechada por Augusto César Lendoiro para incorporarlo a la disciplina del RC Deportivo.

En Riazor, Diego Tristán vivió los mejores años de su carrera deportiva. Durante seis campañas, el delantero andaluz defendió los colores de un RC Deportivo con el que consiguió títulos y también jugar en la UEFA Champions League. En la máxima competición continental pudo marcar ante rivales de la talla del PSG, el Manchester United FC, el Arsenal FC, la Juventus FC o el AC Milan. Además, en la temporada 2003-2004 alcanzó las semifinales, donde su equipo fue eliminado por el FC Porto de José Mourinho.

Antes de eso, Diego Tristán consiguió hasta tres títulos como deportivista. El primero de ellos, la Supercopa de España en la temporada 2000-2001, tras vencer al RCD Espanyol. Aquella campaña, el sevillano anotó 23 goles en 46 compromisos oficiales. Un rendimiento que mejoró de cara a la temporada 2001-2002, en el que festejó 32 dianas en 52 partidos: en el campeonato liguero acabó alzándose con el trofeo Pichichi. Asimismo, conquistó la Copa del Rey en el ya célebre Centenariazo ante el Real Madrid CF. Su último entorchado como blanquiazul llegó en el curso 2002-2003, con la conquista de una nueva Supercopa de España.

Su etapa en el RC Deportivo finalizó en la temporada 2005-2006. A partir de ahí, Diego Tristán inició un peregrinaje por distintos equipos, en los que no volvió a brillar igual. En el curso 2006-2007 regresó al RCD Mallorca, pasando prácticamente de puntillas. Una campaña más tarde probó fortuna en Inglaterra, enrolándose en las filas del West Ham. Su siguiente parada estuvo en Italia, jugando para un Livorno que acabó descendiendo a la Serie B.

La última aventura de la carrera de este futbolista estuvo en el Cádiz CF. En la temporada 2009-2010 Diego Tristán se convirtió en el fichaje estrella del conjunto gaditano, que acababa de retornar a la categoría de plata. No pudo evitar el descenso del Submarino Amarillo, pese a anotar ocho goles.

Paralelamente, Diego Tristán tuvo la oportunidad de jugar con la selección española. Con la Roja, el andaluz disputó un total de 15 partidos, consiguiendo cuatro goles. Integró la convocatoria de José Antonio Camacho de cara al Mundial de Japón y Corea de 2002, llegando a jugar dos partidos antes de caer lesionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.