Cuarta victoria de la temporada por 1-0 para el Málaga CF

El Málaga CF superó la dura prueba que tuvo que afrontar en la decimoctava jornada de la Liga 1,2,3 ante el Cádiz CF. Un rival al alza, que acumulaba la friolera de siete triunfos de forma consecutiva en la competición liguera. Pese a todo, los boquerones demostraron que La Rosaleda es una fortaleza esta campaña, al vencer al Submarino Amarillo por 1-0. Sin duda, un resultado más que habitual este curso en el feudo blanquiazul, ya que se había visto anteriormente en otras tres ocasiones.

La primera de estas victorias por la mínima para el Málaga CF llegó en la segunda jornada. Un duelo que supuso el estreno de los blanquiazules en La Rosaleda en este curso 2018-2019, recibiendo la visita de la AD Alcorcón. El choque, de gran igualdad, acabó decantándose del lado local gracias a un gol de Gustavo Blanco: el argentino acertó a perforar las redes de los alcorconeros en el minuto 82.

No hubo que esperar demasiado para volver a ver al Málaga CF conseguir una victoria por la mínima en La Rosaleda. No en vano, en la cuarta jornada de la Liga 1,2,3, los boquerones volvieron a imponerse en casa por 1-0. En aquella ocasión fue ante el CD Tenerife, nuevamente gracias a un gol del argentino Gustavo Blanco. El ariete dio el triunfo a los suyos tras batir a Dani Hernández a los 35 minutos de juego.

El CF Rayo Majadahonda fue el siguiente rival al que el Málaga CF pudo vencer por 1-0 en este curso 2018-2019. Los majariegos comparecieron en La Rosaleda por primera vez en su historia en la séptima jornada, sucumbiendo por la mínima. Todo ello, con un gol de Jack Harper: el canterano blanquiazul perforó, en el minuto 10, las redes del visitante Basilio.

En esta decimoctava jornada de la Liga 1,2,3, el Málaga CF ha conseguido su cuarta victoria de la temporada por 1-0. Un triunfo de máxima importancia para los malaguistas, que en La Rosaleda pudieron doblegar por la mínima al Cádiz CF. Fede Ricca anotó el único gol del envite, batiendo a Alberto Cifuentes a 20 minutos para el pitido final.